Los nue­vos gla­cia­res de Cris­ti­na

La Nueva - - EN PRIMER PLANO - Es­cri­be Fer­nan­do Mo­na­ce­lli fmo­na­ce­lli@la­nue­va.com

El juez Bo­na­dio le con­ge­ló los bie­nes a Cris­ti­na Fer­nán­dez. Pa­va­di­ta de gla­ciar se pue­de for­mar con tan­ta gui­ta con­ge­la­da. ¡Y el rui­do que va a ha­cer cuan­do se quie­bre tan­to hielo! Por­que al­re­de­dor de to­do eso, al­guno se va a que­brar, co­mo se quie­bra siem­pre el Pe­ri­to Mo­reno. Los gla­cia­res Lázaro Báez, Jo­sé López o el gla­ciar de la efe­dri­na Pé­rez Co­rra­di son des­de ha­ce unos me­ses gran­des atrac­cio­nes turísticas que la Ar­gen­ti­na ofre­ce al mun­do.

Una es­pe­cie de pos­tal co­mo las que se di­fun­den al­re­de­dor del Pe­ri­to Mo­reno y que tan­to le gus­ta­ban a Ella. Gen­te aten­ta a que se quie­bren y se de­rrum­ben los puen­tes de hielo de la com­pli­ci­dad; y a con­ti­nua­ción el hun­di­mien­to de los res­tos y el agua he­la­da lle­ván­do­se al que se ten­ga que lle­var.

Ima­gino la es­ce­na. Mú­si­ca tris­te de Te­re­sa Pa­ro­di de fon­do y De Vi­do hun­dién­do­se en las con­ge­la­das aguas de los bie­nes de CFK, con la mi­ra­da tris­te co­mo Leo­nar­do Di Ca­prio en Ti­ta­nic, mien­tras Ella lo ve des­apa­re­cer, muer­ta de frío, sa­cu­di­da por un bre­ve olea­je, ba­jo las estrellas su­re­ñas, ape­nas flo­tan­do so­bre la puer­ta de una ca­ja fuer­te que, por su­pues­to, tam­bién se va a ir al fon­do. To­dos hun­di­dos pa­re­ce un buen fi­nal. Un gran fi­nal.

Pe­ro igual, mien­tras es­pe­ra­mos el desen­la­ce de la pe­lí­cu­la (que mos­tró has­ta aho­ra las es­ce­nas más in­ve­ro­sí­mi­les de la his­to­ria de la reali­dad), no hay que ol­vi­dar­se que te­ner los bie­nes con­ge­la­dos con el ta­ri­fa­zo de gas tam­po­co es có­mo­do... Qué frío le de­be co­rrer por la es­pal­da, po­bre se­ño­ra de Kirch­ner.

En eso pa­re­ce hu­ma­na. ¿Quién no tie­ne frío en la es­pal­da en es­tos días... El ta­ri­fa­zo de gas nos con­ge­ló co­mo Bo­na­dio a Cris­ti­na. Y la luz nos apa­gó...Y el agua nos hun­dió... Y el su­per no nos de­ja le­van­tar vue­lo... Pe­ro bas­ta. No le sa­que­mos pro­ta­go­nis­mo a la pre­sa. ¿Eh? ¿Fu­tu­ra pre­sa? Es­tá bien, pe­ro en reali­dad, no qui­se de­cir pre­sa, sino sor­pre­sa. Fue una sor­pre­sa el em­ba­te ju­di­cial con­tra CFK, a pe­sar del abru­ma­dor apo­yo po­pu­lar y aquel glo­rio­so día en Co­mo­do­ro Py, los com­pa­ñe­ros, sus sol­da­dos, to­do re­ple­to, una fiesta po­pu­lar, “si la to­can a Cris­ti­na qué qui­lom­bo se va a ar­mar”. Qué ac­ti­to, ma­mi­ta... ¿Có­mo? ¿Que eso fue a prin­ci­pio de año? ¿Que aho­ra es­ta­mos en el se­gun­do se­mes­tre y el pre­cio de Cris­ti­na se de­rrum­bó? Esa sí que fue una de­fla­ción mo­nu­men­tal, de je­fa de un mo­vi­mien­to his­tó­ri­co a lí­der de una sec­ta. La SeK­ta.

Ca­si podría de­cir­se que, des­de que asu­mió “Su­ba­mos”, di­go, “Cam­bie­mos”, lo úni­co que ba­jó es el pre­cio de Cris­ti­na. No es po­ca co­sa, ojo.

Lo que pa­sa es que ese es un lo­gro po­co mar­que­ti­nea­do por los chi­cos Pro, pe­ro es un lo­gro gi­gan­te. Por ejem­plo, tal vez hu­bie­ran em­pa­pe­la­do las en­tra­das a los su­per­mer­ca­dos con car­te­les que di­gan, “An­tes que na­da la de­fla­cio­na­mos a Cris­ti­na” o “Pi­den con­ge­la­mien­to de pre­cios, les da­mos con­ge­la­mien­to de bie­nes K”. Es­ta­ble­cer un or­den de prio­ri­da­des. Des­pués de to­do, los de an­tes se la lle­va­ron to­da y ca­da dó­lar que vue­la por en­ci­ma de la pa­red de un mo­nas­te­rio, o hu­ye a una cuen­ta sui­za o des­apa­re­ce en una bó­ve­da en­te­rra­da en el sur es un pe­so que fal­ta de nues­tros bol­si­llos. In­de­pen­di­zar al país de es­ta ban­da no pa­re­ce po­ca co­sa, creo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.