El pe­ro­nis­mo en es­ta­do de­li­be­ra­ti­vo

La Nueva - - EL PAÍS -

El kirch­ne­ris­mo es­tá muer­to y no hay Cris­to ca­paz de re­su­ci­tar­lo. Pe­ro a mu­chos la cues­tión no les pa­re­ció tan cla­ra. Cre­ye­ron que la Fer­nán­dez, tras un eclip­se mo­men­tá­neo, po­día vol­ver por sus fue­ros en el su­pues­to de que la ad­mi­nis­tra­ción de Cam­bie­mos no die­se pie con bo­la. Es más, lue­go del show que pro­ta­go­ni­zó la viu­da de Kirch­ner cuan­do de­bió pre­sen­tar­se en Co­mo­do­ro Py, re­cla­ma­da por el juez Clau­dio Bo­na­dio, no fal­ta­ron quie­nes es­pe­cu­la­ron con una suer­te de re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos por par­te de los K. No se da­ban cuen­ta de que cuan­to veían eran tan so­lo los sal­dos y re­ta­zos de una co­rrien­te po­lí­ti­ca peronista des­ti­na­da, de ma­ne­ra inexo­ra­ble, a aban­do­nar la es­ce­na.

Ca­si podría de­cir­se que, a es­ta al­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos, el kirch­ne­ris­mo es lo de me­nos. Es cier­to que la mi­tad del país desea­ría ver pre­sos a Cris­ti­na Fer­nán­dez, a Ju­lio De Vi­do, a Cristóbal López y a Aní­bal Fer­nán­dez. Para que ello ocu­rra -lo cual no es se­gu­ro, ni mu­cho me­nos­de­be­rá to­da­vía co­rrer mu­cha agua ba­jo los puen­tes. Mien­tras tan­to, se en­cuen­tra en jue­go la suer­te de un jus­ti­cia­lis­mo que no ter­mi­na de ha­cer pie y que, des­de 1983, nun­ca ha en­fren­ta­do ta­ma­ña ad­ver­si­dad.

En­tién­da­se bien, se ha­lla, con diag­nós­ti­co re­ser­va­do, no el pe­ro­nis­mo so­cio­ló­gi­co sino sus elen­cos di­ri­gen­cia­les. La par­te del pue­blo dis­pues­to a se­guir­lo y a vo­tar­lo, in­clu­si­ve en me­dio de la tor­men­ta, si­gue fir­me. En cam­bio, los je­fes no apa­re­cen. Ter­mi­na­do el li­de­raz­go de Cris­ti­na Fer­nán­dez, hay una le­gión ano­ta­da para su­ce­der­la. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de que, a di­fe­ren­cia de lo acon­te­ci­do des­pués de la de­rro­ta que les in­fli­gie­ra Raúl Al­fon- sín ha­ce trein­ta y tres años, fal­tan en es­ta ins­tan­cia los Ca­fie­ro, Gros­so, Saa­di y Me­nem que, más allá de sus fa­len­cias, eran muy su­pe­rio­res a los Pi­chet­to, Ur­tu­bey, Gio­ja, Ran­daz­zo y com­pa­ñía. No só­lo eso. En el cor­to y me­diano pla­zo, los con­ten­dien­tes ac­tua­les no tie­nen for­ma de di­ri­mir su­pre­ma­cías. Las elec­cio­nes de oc­tu­bre del año pró­xi­mo pue­den, en la me­jor de las hi­pó­te­sis, ofre­cer un in­di­cio. Na­da más.

Mien­tras du­ró la he­ge­mo­nía in­dispu­tada del san­ta­cru­ce­ño y lue­go la de su mu­jer, en el mo­vi­mien­to na­ci­do a ins­tan­cias de Juan Domingo Pe­rón, el 17 de oc­tu­bre de 1945, na­die abrió la bo­ca – sal­vo para en­to­nar una loa en ho­me­na­je del ma­tri­mo­nioy a na­die se le ocu­rrió la idea de con­sul­tar na­da con las au­to­ri­da­des par­ti­da­rias. Cuan­do hay un je­fe, en el pe­ro­nis­mo las ins­ti­tu­cio­nes son pu­ro de­co­ra­do. Pe­ro cuan­do la au­sen­cia del que man­da se ha­ce no­tar, en­ton­ces sí co­bran re­le­van­cia los con­gre­sos, las in­ter­nas y las con­ven­cio­nes.

Por tercera vez des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia en 1983, el pe­ro­nis­mo se en­cuen­tra en un lu­gar que siem­pre le ha re­sul­ta­do in­có­mo­do. En el llano, le­jos de Bal­car­ce 50, de­be asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo fuer­za opo­si­to­ra. Pe­ro co­mo el llano es el re­sul­ta­do de la de­rro­ta y los re­ve­ses elec­to­ra­les se pa­gan ca­ro, a si­mi­li­tud de 1983 y, en me­nor me­di­da, de 1999, el jus­ti­cia­lis­mo se ha­lla huér­fano de un je­fe y, por ló­gi­ca con­se­cuen­cia, fal­to de la uni­dad que es la con­di­ción ne­ce­sa­ria para in­ten­tar un re­gre­so, en el 2019, a la Ca­sa Ro­sa­da.

El pe­ro­nis­mo asam­bleís­ta –por de­no­mi­nar­lo así- ha re­co­bra­do alien­to co­mo ins­tru­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.