En la pri­me­ra mi­tad del año, la eco­no­mía vol­vió a fo­ja ce­ro

El ex­ce­si­vo gra­dua­lis­mo y la fal­ta de un or­de­na­mien­to de las cuen­tas pú­bli­cas más con­tun­den­te son res­pon­sa­bles de que la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal de­mo­re tan­to en lle­gar, y, con ello, la re­cu­pe­ra­ción de la macroeconomía.

La Nueva - - ECONOMÍA -

EVA­LUA­CIÓN Las vís­pe­ras del bi­cen­ta­na­rio de la In­de­pen­den­cia sor­pren­de al Go­bierno vol­vien­do al mis­mo pun­to de arran­que don­de se hi­zo car­go del país.

La tra­ma ju­di­cial que en­vuel­ve a los ajus­tes de ta­ri­fas en los ser­vi­cios de gas y luz, de­ja al Te­so­ro sin otros ins­tru­men­tos para aten­der esos gas­tos, más que ma­yor emi­sión mo­ne­ta­ria o en­deu­da­mien­to.

Ca­da bar­co de GNL o de Gas Oil que ama­rra en es­tas pla­yas y ca­da mi­llón de BTU que se in­yec­ta des­de Bo­li­via o Chi­le de­be ser can­ce­la­do al mo­men­to y para eso es pre­ci­so con­tar con las di­vi­sas.

La gran apues­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri de dis­mi­nuir el dé­fi­cit fis­cal he­re­da­do me­dian­te la dis­mi­nu­ción de los sub­si­dios a los ser­vi­cios pú­bli­cos, se es­fu­mó y con ella la po­si­bi­li­dad de ha­cer más atrac­ti­va las con­di­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas.

Vol­ver a em­pe­zar. El gra­dua­lis­mo apli­ca­do des­de el Pa­la­cio de Ha­cien­da re­sul­tó es­té­ril para con­tro­lar el dé­fi­cit fis­cal y la in­fla­ción. To­do ter­mi­nó muy rá­pi­do y con un agra­van­te: la eco­no­mía se pa­ra­li­zó y el en­deu­da­mien­to au­men­tó.

La deu­da en pe­sos subió 58.000 mi­llo­nes y el en­deu­da­mien­to en dó­la­res au­men­tó 37.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que in­clu­yen las emi­sio­nes pro­vin­cia­les.

Ma­cri no se ani­mó a des­ar­mar la gro­se­ra red de sub­si­dios y pre­ben­das que exis­ten en la pro­duc­ción na­cio­nal y que mo­to­ri­zan la in­fla­ción.

Por ca­so, los in­cre­men­tos de combustibles res­pon­die­ron li­sa y lla­na­men­te al man­te­ni­mien­to de un alto ni­vel de vi­da en la re­gión pa­ta­gó­ni­ca -una de las de ma­yor in­gre­so per cá­pi­ta-, y al fi­nan­cia­mien­to de los dé­fi­cit pro­vin­cia­les, en de­tri­men­to del res­to del país.

Tam­po­co Ma­cri dio por tie­rra con las mul­ti­mi­llo­na­rias trans­fe­ren­cias que ha­ce to­do el país ha­cia el "po­lo ator­ni­lla­dor" de Tie­rra del Fue­go que ven­de al mer­ca­do do­més­ti­co, pro­duc­tos más ca­ros y de me­nor desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que sus si­mi­la­res im­por­ta­dos.

La in­fla­ción acu­mu­la­da al pri­mer se­mes­tre su­pera am­plia­men­te la hi­pó­te­sis pre­vis­ta por Al­fon­so Prat-Gay para to­do el 2016 y na­da ha­ce pre­ver una brus­ca fre­na­da de los pre­cios que trans­for­me esa ve­lo­ci­dad en ne­ga­ti­va.

La mar­cha iner­cial de los pre­cios arro­ja­ría una ta­sa anual que se ubi­ca­ría cer­ca del 35 por cien­to.

Pe­ro el gran mo­tor de la in­fla­ción con­ti­núa fun­cio­nan­do a pleno por­que se si­gue ali­men­tan­do con el com­bus­ti­ble que lo ali­men­ta que es el gas­to pú­bli­co.

Un vie­jo pro­ble­ma

El gas­to cre­ció en la pri­me­ra mi­tad del año a un rit­mo su­pe­rior al 34 por cien­to mien­tras que los in­gre­sos lo hi­cie­ron por de­ba­jo del 30 por cien­to.

La AFIP no da abas­to a re­cau­dar mien­tras por otra vía los re­cur­sos se es­fu­man en gas­to im­pro­duc­ti­vo. En tan­to, el BCRA au­men­ta el dé­fi­cit cua­si fis­cal ex­pan­dien­do el stock de LEBAC para con­te­ner a un mer­ca­do que se mues­tra im­pa­cien­te y re­nuen­te fren­te a la ba­ja de ta­sas.

De no ha­ber si­do por las trans­fe­ren­cias de la An­ses y del Ban­co Cen­tral -en es­te úl­ti­mo ca­so por ga­nan­cias con­ta­bles no rea­li­za­das-, el des­equi­li­brio hu­bie­ra si­do ma­yor.

Si se mi­de de ma­ne­ra in­ter­anual, los sub­si­dios al sec­tor pri­va­do tre­pa­ron 63 por cien­to, muy por en­ci­ma de la in­fla­ción del pe­río­do que ron­da el 45 por cien­to y el dé­fi­cit ope­ra­ti­vo de las em­pre­sas es­ta­ta­les -bá­si­ca­men­te Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas Fe­rro­ca­rri­les y AySA-, su­peró el 125 por cien­to.

Es­tos nú­me­ros des­bor­da­ron las hi­pó­te­sis de Mar­cos Pe­ña y Prat Gay, en­car­ga­dos del ma­ne­jo de la ha­cien­da pú­bli­ca.

Ma­cri no se ani­mó a po- Aler­ta Cues­tión de ci­fras. La se­ma­na an­te­rior, al di­fun­dir las Cuen­tas Na­cio­na­les co­rres­pon­dien­tes al pri­mer tri­mes­tre de es­te año, el IN­DEC re­co­no­ció que la eco­no­mía na­cio­nal es­tá téc­ni­ca­men­te en re­ce­sión, pues en­ca­de­na tres tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos (el pri­me­ro fue el ter­ce­ro del año pa­sa­do) de re­tro­ce­so en la se­rie deses­ta­cio­na­li­za­da del PBI. Ma­la no­ti­cia. De acuer­do con la con­sul­to­ra FM & Aso­cia­dos la ma­la no­ti­cia es que es­ti­ma­cio­nes pre­li­mi­na­res pro­pias su­gie­ren que la re­ce­sión se ha­bría pro­fun­di­za­do de ma­ne­ra no­to­ria en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año. Si en­tre el ter­cer tri­mes­tre de 2015 y el pri­me­ro de 2016 el PBI acu­mu­ló una con­trac­ción cer­ca­na a 1,3%, en el tri­mes­tre que aca­ba de cul­mi­nar la re­trac­ción ha­bría si­do su­pe­rior a 2%. Ur­gen­te. Ana­lis­tas pro­va­dos in­sis­ten en que la ad­mi­nis­tra­ción de Mau­ri­cio Ma­cri ne­ce­si­ta de ma­ne­ra ur­gen­te fre­nar la in­fla­ción, para con­te­ner la caí­da de los in­gre­sos y as­pi­rar a la es­ta­bi­li­za­ción del ni­vel de ac­ti­vi­dad en el 2º se­mes­tre. Si bien des­de el BCRA ba­ja­ron las ta­sas por po­si­bles se­ña­les de des­ace­le­ra­ción, se es­pe­ra ma­yor evi­den­cia de con­so­li­da­ción de la mis­ma. ner en ca­ja el dé­fi­cit y el gra­dua­lis­mo lle­vó a la eco­no­mía a la ban­qui­na.

¿Pe­ro la fiesta con­ti­núa? Aho­ra, la gran apues­ta es aho­ra el blan­queo de ca­pi­ta­les y la es­pe­ran­za de po­der con­tar con re­cur­sos ex­tra­or­di­na­rios a par­tir de los nue­vos in­gre­sos por la ma­ni­fes­ta­ción de bie­nes.

Sin em­bar­go, el ju­bi­leo pre­vi­sio­nal ame­na­za con ab­sor­ber to­dos esos re­cur­sos.

Es­te ni­vel de gas­to es in­sos­te­ni­ble en el tiem­po. Para ha­cer sus­ten­ta­ble es­tas ero­ga­cio­nes ha­ce fal­ta que la ac­ti­vi­dad pri­va­da arran­que y con es­ta pre­sión fis­cal pa­re­ce po­co pro­ba­ble que ocu­rra.

El gas­to pú­bli­co va a au­men­tar con el plan de obras que lan­zó el Go­bierno.

Si bien, los re­cu­ros au­men­ta­rán -vía blan­queo y un ma­yor con­su­mo de­ri­va­do de los au­men­tos de suel­dos y del pa­go de los agui­nal­dos-, el gas­to tam­bién su­birá por el pa­go a los ju­bi­la­dos y de las nue­vas obras pú­bli­cas, to­do ello en un con­tex­to de ma­yor ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­mien­to fis­cal y de una ace­le­ra­ción in­fla­cio­na­ria.

Con to­do, ¿el dó­lar se­gui­rá a 15 pe­sos?

Ma­cri no se ani­mó a des­ar­mar la gro­se­ra red de sub­si­dios y pre­ben­das que exis­ten en la pro­duc­ción na­cio­nal y que mo­to­ri­zan la in­fla­ción".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.