So­bre ma­ne­jos y pro­teí­nas

La Nueva - - ECONOMÍA -

Los re­sul­ta­dos y la eco­no­mía

“Por de­ba­jo de 10,4% de pro­teí­na es muy di­fí­cil ha­cer pan, por lo que es im­por­tan­te en­ten­der que no ven­de­mos trigo, sino un in­su­mo para una in­dus­tria que quie­re pro­du­cir ha­ri­na to­do el año”, di­jo Da­vid Hughes, pre­si­den­te de Ar­gen­tri­go, en el úl­ti­mo sim­po­sio so­bre ce­rea­les de Syn­gen­ta ,en Mar del Pla­ta.

“De­be­mos ha­cer un aná­li­sis para sa­ber qué pro­duc­to te­ne­mos y ven­dér­se­lo al que lo ne­ce­si­ta. Se ha­bla de ca­de­na por­que sir­ve para ra­cio­nar des­de la de­man­da y no para em­pu­jar los pro­duc­tos des­de la ofer­ta”, agre­gó.

“Hay re­gio­nes en el mun­do pro­duc­to­ras y otras con­su­mi­do­ras de trigo. Un ejem­plo es el de Ar­gen­ti­na, que tie­ne un ex­ce­den­te, y Bra­sil, que es de­fi­ci­ta­rio. De­be­mos pen­sar en otros mer­ca­dos po­ten­cia­les para cui­dar y desa­rro­llar”, di­jo.

Aña­dió Hughes que to­do trigo que se ven­de tie­ne de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­li­dad, que em­pie­za con la ge­né­ti­ca del cul­ti­vo, y si­gue con el ma­ne­jo, tec­no­lo­gía, al­ma­ce­na­mien­to y cui­da­dos.

“El re­sul­ta­do eco­nó­mi­co no de­be ser el úni­co in­di­ca­dor para de­ci­dir ha­cer o no trigo. De­be con­si­de­rar­se efi­cien­cia del sis­te­ma, ba­lan­ce de car­bono, di­ver­si­dad mi­cro­bia­na, ma­ne­jo del sue­lo y ma­ne­jo de ma­le­zas”, di­jo Ma­tías Er­má­co­ra, de Crea Nor­te de Bue­nos Ai­res.

“En nues­tra zo­na pen­sa­mos ha­cer tri­gos de ca­li­dad 2 y 1, eva­luan­do pro­duc­ti­vi­dad, al­ma­ce­na­mien­to y co­mer­cia­li­za­ción”, agre­gó.

“En la zo­na se­rra­na, so­bre to­do en los ba­jos, las he­la­das son muy li­mi­tan­tes. Hay zo­nas con un 10% de ries­go de he­la­da en flo­ra­ción, y otras con 70% de ries­go”, sos­tu­vo Mi­guel Re­do­lat­ti, de Crea sud­es­te de Bue­nos Ai­res.

“En re­gio­nes con in­fluen­cia ma­ri­na es­te ries­go es me­nor. El ma­ne­jo no es fá­cil, ya que para evi­tar he­la­das en zo­nas de ries­go se in­ten­ta sem­brar tar­de ci­clos lar­gos, pe­ro flo­re­ce tar­de, ha­cia el 20 de no­viem­bre, por lo que se pier­de po­ten­cial de ren­di­mien­to y au­men­ta el ries­go de gol­pe de ca­lor”, am­plió.

“Las pre­ci­pi­ta­cio­nes tie­nen efec­to so­bre las ma­le­zas", ase­gu­ró Ra­món Gi­gón.

"En años de se­quía ba­jan al­gu­nas es­pe­cies pe­ro au­men­tan otras, por lo que no só­lo los her­bi­ci­das ge­ne­ran pre­sión de se­lec­ción", di­jo.

"El efec­to del cul­ti­vo an­te­ce­sor tam­bién in­flu­ye y ha­cer un re­le­va­mien­to de ma­le­zas en mues­tras de se­mi­llas de trigo es im­por­tan­te con res­pec­to a la dis­per­sión”, agre­gó Gi­gón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.