Gi­rau­do de­fen­dió la siem­bra di­rec­ta y el uso del gli­fo­sa­to

"No hay evi­den­cia que mues­tre pro­ble­mas en la sa­lud hu­ma­na o el me­dio am­bien­te", di­jo la fun­cio­na­ria de Agroin­dus­tria y ex­ti­tu­lar de Aa­pre­sid.

La Nueva - - ECONOMÍA - Grue­da@la­nue­va.com

UN TE­MA CON CAR­GA PO­LÉ­MI­CA Guillermo D. Rue­da “En lo que se re­fie­re al gli­fo­sa­to, no hay nin­gu­na evi­den­cia en el mun­do que mues­tre al­gún pro­ble­ma en la sa­lud hu­ma­na o el me­dio am­bien­te por su uso. Nos ba­sa­mos mu­cho en eso, so­mos res­pe­tuo­sos de la re­gla­men­ta­ción, in­ves­ti­ga­mos y ha­ce­mos se­gui­mien­to to­do el tiem­po. Si en al­gún mo­men­to hay evi­den­cia de que fue­ra no­ci­vo, so­mos los pri­me­ros que que­re­mos sa­ber­lo, ya que es­ta­mos en contacto di­rec­to”.

Tal de­cla­ra­ción co­rres­pon­de a Ma­ría Bea­triz (Pi­lu) Gi­rau­do, coor­di­na­do­ra de Po­lí­ti­cas para Pro­duc­ción Sus­ten­ta­ble del mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción y ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta.

“La IARC (Agen­cia In­ter­na­cio­nal para la In­ves­ti­ga­ción del Cáncer), que de­pen­de de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, al de­cir que (el gli­fo­sa­to) es pro­ba­ble­men­te can­ce­rí­geno no di­ce que hay prue­bas, sino que podría lle­gar en al­gún mo­men­to a evi­den­ciar po­si­bi­li­da­des de ser can­ce­rí­geno, así co­mo lo pos­tu­la tam­bién para el ca­fé o la yer­ba ma­te. Es una pro­ba­bi­li­dad, no es que ten­gan prue­bas y co­mo no las tie­nen, no lo pue­den de­cla­rar”, agre­gó.

En mar­zo de 2015, la IARC con­clu­yó que el gli­fo­sa­to, de ca­te­go­ría 2A, es pro­ba­ble­men­te can­ce­rí­geno para las per­so­nas, una ca­te­go­ría que in­clu­ye pro­fe­sio­nes ta­les co­mo pe­lu­que­ros y co­ci­ne­ros de fri­tu­ras.

“La con­clu­sión de la IARC en­tra en con­flic­to con el con­sen­so de los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res y las or­ga­ni­za­cio­nes cien­tí­fi­cas al­re­de­dor del mun­do, co­mo la EPA (Agen­cia de Pro­tec­ción al Am­bien­te), la cual con­clu­yó que no hay evi­den­cia de car­ci­no­ge­ni­ci­dad”, di­jo Don­na Far­mer, de Pro­duct Pro­tec­tion & Nu­tri­tion Lead.

“El gli­fo­sa­to, y los her­bi­ci­das a ba­se de gli­fo­sa­to, es­tán en­tre los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios más mi­nu­cio­sa­men­te pro­ba­dos y eva­lua­dos en el mun­do. Su his­to­rial de 40 años de uso se­gu­ro es­tá sus­ten­ta­do por una de las ba­ses de datos de sa­lud hu­ma­na, re­si­duos de cul­ti­vos y me­dio am­bien­te más am­plias que se han re­co­pi­la­do has­ta aho­ra so­bre cual­quier fi­to­sa­ni­ta­rio”, agre­gó Far­mer so­bre el te­ma.

“En lo que se re­fie­re a mal­for­ma­cio­nes –con­tó Pi­lu Gi­rau­do a "El Es­pec­ta­dor", de Co­lom­bia-- no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca, en nin­gu­na par­te del mun­do, que pue­da re­la­cio­nar un pro­ble­ma de ese ti­po con el uso del gli­fo­sa­to”.

“Es lla­ma­ti­vo es que no se lo vin­cu­la para lo que real­men­te se usa. Y por eso los es­tu­dios tie­nen que ser en ese sen­ti­do”, sos­tu­vo.

Gi­rau­do di­jo que el gli­fo­sa­to es un her­bi­ci­da de am­plio es­pec­tro, que se usa ex­clu­si­va­men­te para com­ba­tir ma­le­zas que com­pi­ten con el cul­ti­vo y que tie­ne un mar­co de seguridad a cum­plir.

“En la Ar­gen­ti­na, por los ata­ques y re­gla­men­ta­cio­nes que es­tá su­frien­do el uso de es­te pro­duc­to, te­ne­mos me­di­cio­nes en dis­tin­tas es­ta­cio­nes. Lo lle­va­mos ade­lan­te con el mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía y nos sor­pren­de que, en to­das las eva­lua­cio­nes que ha­ce­mos en la san­gre en las per­so­nas, las que Des­de San­ta Fe Con­vo­ca­to­ria. Ma­ría Bea­triz (Pi­lu) Gi­rau­do tie­ne una ex­ten­sa tra­yec­to­ria en el sec­tor agro­pe­cua­rio. En 2014 asu­mió la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res de Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid) y se re­ti­ró ha­ce unos me­ses, para asu­mir funciones en Agroin­dus­tria. Co­mu­ni­ca­ción. Gi­rau­do es oriun­da de la lo­ca­li­dad san­ta­fe­si­na de Ze­nón Pe­rey­ra, de­par­ta­men­to de Castellanos. A par­tir de su pa­sión por la siem­bra di­rec­ta, en los úl­ti­mos años su pre­sen­cia re­sul­tó cla­ve por po­ner en un pri­mer plano a la co­mu­ni­ca­ción del sec­tor. Ca­rre­ra. Ade­más de pre­si­dir Aa­pre­sid (ac­tual­men­te lo es en for­ma ho­no­ra­ria), Gi­rau­do se desem­pe­ñó co­mo se­cre­ta­ria del Ban­co de Ali­men­tos de Ve­na­do Tuer­to; se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Ci­vil Ma­na (per­te­ne­cien­te a la Red Co­nin); miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo Dar­se Cuen­ta, pro­duc­to­ra y ase­so­ra de em­pre­sas agro­pe­cua­rias. tra­ba­ja­mos en el cam­po, no te­ne­mos res­tos de pro­duc­tos que nos ge­ne­ra­rían al­gún pro­ble­ma”, ex­pli­có.

“En el ca­so de las gran­des ciu­da­des, el uso de pro­duc­tos del ho­gar es mu­cho más no­ci­vo. En es­te sen­ti­do, hay que ha­cer un gran tra­ba­jo de co­mu­ni­ca­ción para que la gen­te es­té tran­qui­la”, di­jo.

El gli­fo­sa­to es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la siem­bra di­rec­ta. En ese sen­ti­do, tam­bién dio ex­pli­ca­cio­nes.

“Es una co­ber­tu­ra que va ali­men­tan­do el sue­lo y lo man­tie­ne fér­til. Se com­bi­na con el uso res­pon­sa­ble de fi­to­sa­ni­ta­rios, en­tre otras al­ter­na­ti­vas, para con­for­mar un pa­que­te de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, que nos dan tran­qui­li­dad de es­tar al­can­zan­do el au­men­to de pro­duc­ción de ali­men­tos, al tiem­po que cui­da­mos el me­dio am­bien­te y la sa­lud hu­ma­na”, de­ta­lló Gi­rau­do.

“Es para to­dos los cul­ti­vos. Lo úni­co que hay que ha­cer son las adap­ta­cio­nes para ca­da pro­duc­ción y ca­da zo­na agroecológica. Es una tec­no­lo­gía muy in­tere­san­te, so­bre to­do en es­tos tiem­pos en que vivimos preo­cu­pa­dos con el cam­bio cli­má­ti­co y la seguridad ali­men­ta­ria. Al re­du­cir el uso de combustibles de ori­gen fó­sil, la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro se mi­ni­mi­za. Ade­más, ese car­bono es se­cues­tra­do en el sue­lo y nos da la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar los sue­los, y los man­ten­ga­mos o me­jo­re­mos”, ex­pre­só.

"Con­si­de­ra­mos a la bio­tec­no­lo­gía co­mo una he­rra­mien­ta cla­ve para pro­du­cir ca­da vez en ma­yor can­ti­dad y me­jor ca­li­dad de ali­men­tos", di­jo Gi­rau­do.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

"A la SD se la vin­cu­la con el gli­fo­sa­to por­que es una tec­no­lo­gía que nos per­mi­tió usar­la en for­ma ma­si­va, ya que es de am­plio es­pec­tro", sos­tu­vo Gi­rau­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.