La co­ci­na in­fi­ni­ta: la bús­que­da de la ca­li­dad

La trans­pa­ren­cia co­mo sím­bo­lo de lim­pie­za y cui­da­do con­for­ma es­ta sin­gu­lar pro­pues­ta de co­ci­na.

La Nueva - - SABADO -

CUI­DAR LA CO­MI­DA a co­ci­na si­gue sien­do un ám­bi­to que con­ci­ta la aten­ción de los pro­fe­sio­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra, que han asu­mi­do des­de ha­ce tiem­po el rol pro­ta­gó­ni­co que le co­rres­pon­de den­tro de la vi­vien­da fa­mi­liar, ex­ce­dien­do cla­ra­men­te su con­di­cio­nes de ser el es­pa­cio don­de se ma­ni­pu­lan los ali­men­tos. Pe­ro más allá de la con­cep­ción de ser un es­pa­cio de en­cuen­tro e in­ti­mi­dad, nun­ca se ha de­ja­do de con­si­de­rar su equi­pa­mien­to, al pun­to que los mue­bles des­ti­na­dos a su ar­ma­do siem­pre con­ci­tan la aten­ción y el in­te­rés de los usua­rios.

Una de las pro­pues­tas más in­no­va­do­ras es la pre­sen­ta­da por es­tos días en la Bie­nal de Venecia, en su edi­ción de 2016, una mues­tra que es con­si­de­ra­da de las más re­le­van­tes del mun­do y que se rea­li­za en esa ciu­dad ita­lia­na des­de 1895.

El es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­nis­mo MVRDV, con ofi­ci­nas cen­tra­les en Ro­terd­dam, ha pre­sen­ta­do In­fi­nity Kit­chen, una co­ci­na to­tal­men­te trans­pa­ren­te para Kit­chen Ho­me Pro­ject, re­la­cioan­da con el dia­rio vi­vir.

LLas for­mas

La pro­pues­ta de MVRDV bus­ca ima­gi­nar el si­guien­te ni­vel que al­can­za­rá el di­se­ño de co­ci­nas, crean­do me­sa­das, es­tan­te­rías, ar­ma­rios y gri­fos he­chos to­tal­men­te de vi­drio. La hi­pó­te­sis de la ofi­ci­na ho­lan­de­sa es que es­to aña­di­rá más trans­pa­ren­cia (li­te­ral­men­te) al pro­ce­so de co­ci­nar y vol­ve­rá más cons­cien­tes a las per­so­nas so­bre sus elec­cio­nes al co­mer, lim­piar y vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias cu­li­na­rias.

"Si ima­gi­na­mos que to­do es trans­pa­ren­te, cla­ro y limpio, ¿Eso no sig­ni­fi­ca que lo úni­co co­lo­ri­do y vi­si­ble se­ría nues­tra co­mi­da?", post ula Winy Maas, co­fun­da­dor de MVRDV, al ex­po­ner las ra­zo­nes de su pro­pues­ta.

Los au­to­res su­gie­ren que al ge­ne­rar más pro­ta­go­nis­mo a los pro­duc­tos para co­ci­na an­tes que al amo­bla­mien­to ser­vi­rá para me­jo­rar in­clu­so la ca­li­dad de la co­mi­da. "¿No se su­po­ne que nos ani­man a amar la co­mi­da, y de esa ma­ne­ra, que tal vez es­to in­clu­so se vuel­va más sa­lu­da­ble y sexy?", agre­ga.

La In­fi­nity Kit­chen pro­po­ne to­mar "la tí­pi­ca co­ci­na mo­du­lar y bus­car el desa­rro­llo de la ti­po­lo­gía para me­jo­rar la ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria y desafiar a la in­men­sa pe­ro ge­né­ri­ca in­dus­tria de la co­ci­na".

El pro­yec­to bus­ca ge­ne­rar con­cien­cia so­bre las can­ti­da­des de co­mi­da que al­ma­ce­na­mos y el vo­lu­men de ba­su­ra que ge­ne­ra­mos, ade­más del gra­do de lim­pie­za de nues­tros es­pa­cios al mo­men­to "en que ce­le­bra­mos el pla­cer de co­ci­nar". La idea es que al eli­mi­nar la di­vi­sión "en­tre be­lle­za y feal­dad", In­fi­nity Kit­chen le en­tre­ga­ría el con­trol al usua­rio.

"Es­ta co­ci­na es par­te de un sis­te­ma, si no una ciu­dad, trans­pa­ren­te y, por lo tan­to, ac­ce­si­ble", di­ce Maas. "Ima­gi­na que si no so­lo nues­tras co­ci­nas fue­ran trans­pa­ren­tes, sino tam­bién los mu­ros ha­cia el ve­cin­da­rio e in­clu­so ha­cia nues­tros ve­ci­nos. Es­to crea­ría in­fi­ni­tas pers­pec­ti­vas en nues­tras ciu­da­des. Crea­ría des­de nues­tros en­tor­nos claus­tro­fó­bi­cos vis­tas ha­cia el pai­sa­je ex­te­rior".

Es­ta "cla­ri­dad" que pre­go­na MVRDV ya se ha vis­to re­fle­ja­da en pro­yec­tos co­mo Crys­tal Hou­ses, una boutique de Cha­nel en Ámsterdam, don­de los blo­ques de la­dri­llo en la fa­cha­da ha si­do re­em­pla­za­dos por unos de vi­drio. La ofi­ci­na tam­bién ha abier­to re­cien­te­men­te una ofi­ci­na en Hong Kong con equi­pa­mien­to y mo­bi­lia­rio vi­dria­do.

El vi­drio ha ido ga­na­do es­pa­cio en el di­se­ño y la cons­truc­ción. A pe­sar de su apa­ren­te frial­dad con­ju­ga otras cua­li­da­des que fa­vo­re­cen su in­cor­po­ra­ción. . El uso de vi­drios en los mue­bles ge­ne­ra trans­pa­ren­cia y alien­ta el cui­da­do de los ele­men­tos que se ma­ni­pu­lan en el lu­gar, be­ne­fi­cian­do la ra­cio­na­li­dad y el buen uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.