El au­tor de la ma­sa­cre de Ne­co­chea ha­bía ad­ver­ti­do que “al­go” iba a pa­sar

Se lo ma­ni­fes­tó a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, po­cas ho­ras an­tes que le qui­ta­ra la vi­da a cin­co per­so­nas.

La Nueva - - PORTADA -

Si bien Ro­ber­to Da­niel Ve­cino le ha­bía an­ti­ci­pa­do a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que “al­go va a pa­sar”, na­die ima­gi­nó que es­te cria­dor de ca­na­rios y tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal fue­ra a con­ver­tir­se en el au­tor del he­cho más san­grien­to re­gis­tra­do en la his­to­ria de Ne­co­chea.

Cuan­do aún la ciu­dad bal­nea­ria per­ma­ne­ce con­mo­vi­da por lo ocu­rri­do en el barrio Fo­na­vi, al­gu­nas per­so­nas des­cri­bie­ron que un en­torno vio­len­to y una di­fí­cil his­to­ria fa­mi­liar ha­brían re­sul­ta­do cal­do de cul­ti­vo para la tra­ge­dia.

El hom­bre, de 57 años y se­reno en el ce­men­te­rio co­mu­nal, reali­zó ese co­men­ta­rio a otro em­plea­do, aun­que esa per­so­na ja­más ima­gi­nó lo que sig­ni­fi­ca­ba.

El jue­ves, po­cas ho­ras des­pués de ese epi­so­dio, Ve­cino ase­si­nó a Mar­ta Est­her Cu­ru­chet (52) y a sus hi­jos Etel­vi­na (19), Ro­sa (21) y Ro­ber­to (24), quien in­ten­tó es­ca­par de la vi­vien­da y fue ul­ti­ma­do en la ca­lle.

Tam­bién en­con­tró la muerte Horacio Cór­do­ba (70), quien pre­ten­dió in­ter­ce­der cuan­do el hom­bre ata­ca­ba al jo­ven.

Pos­te­rior­men­te, y tras le­sio­nar a uno de los po­li­cías que lle­ga­ron al lu­gar, el in­di­vi­duo se di­ri­gió a un gal­pón cer­cano y se qui­tó la vi­da.

El ma­tri­mo­nio con­for­ma­do por Ve­cino y Cu­ru­chet tu­vo ocho hi­jos. La re­la­ción en­tre am­bos siem­pre re­sul­tó con­flic­ti­va y los he­chos vio­len­tos eran mo­ne­da co­rrien­te.

Pe­se a es­to, des­de la fis­ca­lía se in­di­có que nun­ca re­ci­bie­ron de­nun­cias por esa si­tua­ción.

Com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo men­cio­na­ron que “era un ti­po di­fí­cil”, que es­ta­ba sien­do tra­ta­do por pro­ble­mas car­día­cos y to­ma­ba an­sio­lí­ti­cos.

Nun­ca se ha­bía di­vor­cia­do de su mu­jer y re­si­día en una ha­bi­ta­ción ubi­ca­da en los fon­dos del in­mue­ble si­tua­do en el cru­ce de las ave­ni­das 98 y 63, se­pa­ra­do del res­to de la fa­mi­lia.

En el lu­gar tam­bién vi­vía un her­mano de Cu­ru­chet, quien se en­con­tra­ba cum­plien­do un arres­to do­mi­ci­lia­rio, y al mo­men­to del cri­men lo­gró es­ca­par para pe­dir ayuda.

De acuer­do con el re­la­to de Da­nie­la, hi­ja ma­yor del ma­tri­mo­nio, su pa­dre siem­pre fue vio­len­to.

Di­jo que fue a de­nun­ciar­lo cuan­do era chi­ca y que el hom­bre la lle­vó a los gol­pes des­de la co­mi­sa­ría ha­cia su ca­sa.

Lo ca­li­fi­có co­mo “un in­fierno” y ase­gu­ró no po­der creer lo su­ce­di­do.

Lo mis­mo ocu­rre con la co­mu­ni­dad ne­co­chen­se, que per­ma­ne­ce cons­ter­na­da y se pre­gun­ta si la ma­sa­cre se podría ha­ber evi­ta­do.

GEN­TI­LE­ZA ECOS DIARIOS

Ve­ci­nos y alle­ga­dos aún no en­tien­den las ra­zo­nes que des­en­ca­de­na­ron se­me­jan­te tra­ge­dia.

Pe­ri­tos­de Po­li­cía Cien­tí­fi­ca se­cues­tra­ron en el si­tio las tres ar­mas que uti­li­zó el ho­mi­ci­da para ma­tar a las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.