Una “per­se­cu­ción” ne­ce­sa­ria

La Nueva - - OPINIÓN. -

KIRCHNERISMO. Cris­ti­na Kirch­ner y sus fun­cio­na­rios, pro­ce­sa­dos ha­ce años, denuncian que su­fren una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

El sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra "per­se­cu­ción" in­di­ca que es el con­jun­to de ac­cio­nes re­pre­si­vas, per­sis­ten­tes, rea­li­za­das por un in­di­vi­duo o un gru­po es­pe­cí­fi­co, so­bre otro gru­po o in­di­vi­duo, del cual se di­fe­ren­cia por la ma­ne­ra de pen­sar o por de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, re­li­gio­sas, cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cas, ét­ni­cas u otras.

En el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en­con­tra­mos: “Ins­tan­cia en­fa­do­sa y con­ti­nua con que se aco­sa a al­guien a fin de que con­des­cien­da a lo que de él se so­li­ci­ta”.

La ac­ción per­se­cu­to­ria que denuncian los pro­ce­sa­dos del go­bierno K que­da re­fu­ta­da, en pri­mer lu­gar, por­que las acu­sa­cio­nes co­men­za­ron ha­ce ca­si diez años. Es de pú­bli­co co­no­ci­mien­to que di­chas cau­sas ca­si no tu­vie­ron cur­so has­ta aho­ra.

La ex­pli­ca­ción y dis­pa­ra­te de com­pa­rar este ac­cio­nar de la Jus­ti­cia, re­pre­sen­ta­da por un Po­der de un Es­ta­do De­mo­crá­ti­co, el Ju­di­cial, con el de gru­pos de ta­reas o pa­ra­mi­li­ta­res o de in­te­li­gen­cia es un ar­gu­men­to in­sos­te­ni­ble.

No se per­si­gue a una per­so­na acu­sa­da de co­me­ter un de­li­to, sino que se la acu­sa, pro­ce­sa y, si des­pués del jui­cio se con­clu­ye que es cul­pa­ble, se­rá con­de­na­da y ter­mi­na­rá pre­sa.

Na­die es­tá mal­tra­tan­do, ni aco­san­do y me­nos re­pri­mien­do a un gru­po o in­di­vi­duo por pen­sar di­fe­ren­te en po­lí­ti­ca -de­jo de la­do lo cultural por ob­vias ra­zo­nes-, sino que se es­tá in­ves­ti­gan­do, acu­san­do y pro­ce­san­do de acuer­do los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les, lue­go de un le­tar­go, a quie­nes su­pues­ta­men­te de­lin­quie­ron y va­cia­ron el país con prue­bas que al pa­re­cer son con­tun­den­tes y apor­ta­das con an­te­rio­ri­dad. Di­chos pro­ce­sos go­zan de to­das las Ga­ran­tías Cons­ti­tu­cio­na­les, lo que se per­ci­be cla­ra­men­te.

No se es­tá “per­si­guien­do” a na­die, sino que la Jus­ti­cia es­tá ha­cien­do la la­bor que le in­cum­be.

Ale­jan­dro Ol­me­do Zu­ma­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.