Sa­lir a la ru­ta sin im­pro­vi­sar

La Nue­va. re­pa­só con al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas lo­ca­les as­pec­tos bá­si­cos del man­te­ni­mien­to de un vehícu­lo an­te el in­mi­nen­te ini­cio de las va­ca­cio­nes.

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Ro­dol­fo An­ge­let­ti ran­ge­let­ti@la­nue­va.com

Cui­da­dos. Es­pe­cia­lis­tas lo­ca­les die­ron de­ta­lles so­bre el man­te­ni­mien­to del vehícu­lo an­te el ini­cio de las va­ca­cio­nes.

Car­gar las va­li­jas en el au­to, sa­lir a la ru­ta y em­pe­zar a dis­fru­tar del des­can­so es lo más an­sia­do, pe­ro, ¿qué pre­cau­cio­nes hay que to­mar an­tes de gi­rar la lla­ve de en­cen­di­do?

Aun­que sea­mos de aque­llos que al me­nor rui­do nos ani­ma­mos a le­van­tar el ca­pot o ti­rar­nos aba­jo, es fun­da­men­tal pa­sar re­vis­ta a los te­mas bá­si­cos y, an­te la du­da, ha­cer­le una vi­si­ta al me­cá­ni­co.

Lo pri­me­ro es sa­ber si te­ne­mos la do­cu­men­ta­ción en or­den.

El car­net de con­duc­tor tie­ne 5 años de ven­ci­mien­to y la mul­ta en ru­ta por te­ner­lo ven­ci­do ad­mi­te dos po­si­bi­li­da­des: que el ven­ci­mien­to no ha­ya su­pe­ra­do los 6 me­ses y la san­ción se­rá de $ 899,50, me­nos 50% por pa­go vo­lun­ta­rio, o que se ha­yan su­pe­ra­do los 6 me­ses, y en ese ca­so el mon­to as­cien­de a $5.928, o $2.964 por pa­go vo­lun­ta­rio. Ca­re­cer de li­cen­cia es mo­ti­vo de re­ten­ción del vehícu­lo en un con­trol vial.

La VTV tie­ne un año de vi­gen­cia, es un re­qui­si­to pro­vin­cial, y la mul­ta por ven­ci­mien­to o au­sen­cia es de $5.928, me­nos el 50% de qui­ta por pa­go vo­lun­ta­rio. En la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires la Po­li­cía Vial es­tá fa­cul­ta­da pa­ra re­te­ner la li­cen­cia de con­du­cir por fal­ta de VTV y en­tre­gar una cons­tan­cia pa­ra cir­cu­lar. La li­cen­cia es re­cu­pe­ra­da cuan­do el in­frac­tor pa­ga la mul­ta en el Juz­ga­do Pro­vin­cial.

Cir­cu­lar sin lu­ces ba­jas – no con lu­ces de po­si­ción, que es mo­ti­vo de san­ción-- es­tá pe­na­do por la ley na­cio­nal 24.449, y la pro­vin­cial 13.927, de­cre­to 532/09. La mul­ta as­cien­de a $5.928, con la re­duc­ción del 50% por pa­go vo­lun­ta­rio.

La san­ción por fal­ta o ven­ci­mien­to de la re­car­ga del ma­ta­fue­gos cues­ta $988, o $494 si se op­ta por el pa­go vo­lun­ta­rio.

Fi­nal­men­te, se de­be te­ner pre­sen­te que no es exi­gi­ble por nin­gu­na au­to­ri­dad en ru­ta el ta­lón de pa­go men­sual del se­gu­ro, y una san­ción por es­te mo­ti­vo se­rá anu­la­da en el Juz­ga­do. Si el in­frac­tor no por­ta el com­pro­ban­te del se­gu­ro (pó­li­za o car­net) la mul­ta es de $988, pe­ro si ca­re­ce de cobertura el va­lor se ele­va a $5.928, me­nos el 50% por pa­go vo­lun­ta­rio. Tam­bién es mo­ti­vo de re­ten­ción de li­cen­cia.

An­tes de sa­lir, es inevi­ta- ble ocu­par­se del es­ta­do de los neu­má­ti­cos.

“Son la pri­mer cau­sa me­cá­ni­ca de ac­ci­den­tes en ru­ta”, ase­gu­ró Eduar­do Ber­tot­ti, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Se­gu­ri­dad Vial (ISEV).

La pre­sión de in­fla­do es el fac­tor más im­por­tan­te. No es un va­lor in­tui­ti­vo ni apro­xi­ma­do, es di­fe­ren­te pa­ra ca­da vehícu­lo y de­be aten­der­se la in­di­ca­ción del fa­bri­can­te. Una pre­sión in­su­fi­cien­te de­ri­va en un des­gas­te pre­ma­tu­ro de los neu­má­ti­cos, con con­se­cuen­cias so­bre la es­ta­bi­li­dad en ru­ta o ries­go de des­pren­di­mien­to de la ban­da de ro­da­mien­to.

Lo ideal es que la pro­fun­di­dad del di­bu­jo de los neu­má­ti­cos (tes­ti­go de des­gas­te) ron­de los 2,5 mi­lí­me­tros. La fal­ta de di­bu­jo (go­ma li­sa) pue­de ser mo­ti­vo, en días de llu­via, de un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo hi­dro­pla­neo, de­ri­va del au­to sin con­trol por la pér­di­da de ad­he­ren­cia de los neu­má­ti­cos, al no po­der des­alo­jar la pe­lí­cu­la de agua en con­tac­to con la cin­ta as­fál­ti­ca.

A la pri­me­ra se­ñal de hi­dro­pla­neo –des­apa­ri­ción del so­ni­do que pro­du­ce el agua, o de­ri­va-- hay que ba­jar len­ta­men­te la ve­lo­ci­dad, evi­tar ma­nio­bras brus­cas y nun­ca pi­sar el freno.

Pa­ra­le­la­men­te, pa­ra evi­tar pro­ble­mas de vi­bra­ción, ines­ta­bi­li­dad o ten­den­cia a la de­ri­va del vehícu­lo, se de­ben ali­near y ba­lan­cear los neu­má­ti­cos ca­da 10 mil ki­ló­me­tros o si se ob­ser­van de­fi­cien­cias. Tam­bién es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo cuan­do se co­lo­quen cu­bier­tas nue­vas o re­pa­ra­das.

A su vez, si hay que re­em­pla­zar al­gún neu­má­ti­co, es acon­se­ja­ble ha­cer­lo de a pa­res y man­te­nien­do di­bu­jo y ca­rac­te­rís­ti­cas, pa­ra no al­te­rar la es­ta­bi­li­dad del vehícu­lo en las cur­vas y evi­tar que trans­mi­ta ri­gi­dez a la di­rec­ción.

Hay otros man­te­ni­mien­tos bá­si­cos que no cues­tan de­ma­sia­do di­ne­ro. La lim­pie­za es uno. Los lim­pia­pa­ra­bri­sas de­ben es­tar lim­pios y en con­di­cio­nes, y los sa­pi­tos des­ta­pa­dos. La vi­si­bi­li­dad es vi­tal en la ru­ta.

Vo­ces con ex­pe­rien­cia

Pa­ra re­fres­car al­gu­nos as­pec­tos a te­ner en cuen­ta an­tes de su­bir a la ru­ta con­sul­ta­mos a dos “his­tó­ri­cos” de la ac­ti­vi­dad : Raúl Ce­rio­ni, me­cá­ni­co es­pe­cia­li­za­do, y Fran­co Bruno, es­pe­cia­lis­ta en tren de­lan­te­ro, fre­nos , amor­ti­gua­ción y di­rec­ción, con 46 años de tra­yec­to­ria.

Bruno des­ta­có co­mo as­pec­tos fun­da­men­ta­les a te-

El des­gas­te pre­ma­tu­ro de com­po­nen­tes del tren de­lan­te­ro es la se­ñal de que se cir­cu­la muy rá­pi­do, y del pé­si­mo es­ta­do de con­ser­va­ción de ca­lles y ru­tas.

ner en cuen­ta el es­ta­do de los neu­má­ti­cos, amor­ti­gua­ción, efi­cien­cia de fre­na­do, ali­nea­ción y ba­lan­ceo. Se­ña­ló que una con­duc­ción ve­loz y el mal es­ta­do de ca­lles y ru­tas es el prin­ci­pal mo­ti­vo de las vi­si­tas al ta­ller.

“Si ha­bla­mos de amor­ti­gua­ción, hay que te­ner en cuen­ta que su­pe­ra­dos los 30.000 ki­ló­me­tros hay que em­pe­zar a pres­tar­le aten­ción al te­ma, aun­que la vi­da útil promedio pue­de al­can­zar los 100 mil ki­ló­me­tros”, des­ta­có.

Un amor­ti­gua­dor en mal es­ta­do pue­de ser mo­ti­vo de un ac­ci­den­te de pro­por­cio­nes du­ran­te una ma­nio­bra brus­ca a al­ta ve­lo­ci­dad.

“Ro­tar las cu­bier­tas ca­da 8 o 10.000 ki­ló­me­tros pue­de re­pre­sen­tar una ga­nan­cia en du­ra­bi­li­dad de has­ta 30 mil ki­ló­me­tros”, se­ña­ló Bruno.

Ad­vir­tió ade­más, que la par­ti­ci­pa­ción de la elec­tró­ni­ca en el he­rra­men­tal dis­po­ni­ble en el mer­ca­do no al­can­za a re­em­pla­zar en to­dos los ca­sos a la ex­pe­rien­cia téc­ni­ca en ali­nea­ción.

El en­ve­je­ci­mien­to na­tu­ral del lí­qui­do de fre­nos, se­gu­ra­men­te es otro as­pec­to al que se le pres­ta po­ca aten­ción. En vehícu­los nue­vos ha­bría que re­em­pla­zar­lo ca­da dos años. Una se­ñal de que ha lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer­lo es su co­lor par­do os­cu­ro, y una con­di­ción, si va a com­ple­tar el de­pó­si­to, man­te­ner siem­pre la com­pa­ti­bi­li­dad acon­se­ja­da por el fa­bri­can­te.

Por su par­te, Raúl Ce­rio­ni, con 38 años de tra­yec­to­ria en me­cá­ni­ca ge­ne­ral, a quien asis­ten su hi­jo, Gus­ta­vo, de 21 años, y Ju­lio, de vas­ta ex­pe­rien­cia, lla­mó la aten­ción so­bre la ne­ce­si­dad de re­vi­sar as­pec­tos bá­si­cos co­mo el cam­bio de acei­te y fil­tros, co­rreas y bu­jías de en­cen­di­do.

“La vi­da me­dia útil de las co­rreas de distribución es de 60.000 ki­ló­me­tros, o hay que co­men­zar a po­ner aten­ción so­bre su es­ta­do su­pe­ra­dos los 3 años de an­ti­güe­dad (en­du­re­ci­mien­to, res­que­bra­ja­du­ras). Eso tie­ne que ver con un en­ve­je­ci­mien­to del ma­te­rial”, ex­pli­có Ce­rio­ni, y agre­gó que es uno de los ca­sos más fre­cuen­tes.

So­bre po­si­bles fa­llas de en­cen­di­do in­di­có que su­pe­ra­dos los 40.000 ki­ló­me­tros hay que em­pe­zar a po­ner aten­ción en las bu­jías.

Por su par­te, Sa­vino Per­ti­ca­ro­li, es­pe­cia­lis­ta en en­cen­di­do y elec­tri­ci­dad, ci­tó co­mo mo­ti­vos de las vi­si­tas más fre­cuen­tes al ta­ller la fal­ta de man­te­ni­mien­to de al­ter­na­do­res, co­rreas, y bén­dix.

El ca­blea­do eléc­tri­co tie­ne que es­tar en bue­nas con­di­cio­nes. Un cor­to­cir­cui­to pue­de des­co­nec­tar me­ca­nis­mos muy im­por­tan­tes, co­mo el air­bag.

Por su par­te, en in­vierno, la ba­te­ría siem­pre es un pun­to dé­bil: si tie­ne más de dos años pue­de fa­llar y ju­gar­nos una ma­la pa­sa­da. Por eso se re­co­mien­da una re­vi­sión pre­via y apro­ve­char pa­ra tes­tear el fun­cio­na­mien­to del al­ter­na­dor y el es­ta­do de las co­rreas.

Con­tro­les de se­gu­ri­dad

Los sis­te­mas pi­ro­téc­ni­cos (dis­pa­ro) de los air­bags tie­nen un tiem­po li­mi­ta­do de vi­da útil. Su sus­ti­tu­ción de­be ha­cer­se pa­sa­dos los 10 años, y en to­dos los ca­sos en los que ha­yan fun­cio­na­do, con la in­ter­ven­ción de un con­ce­sio­na­rio ofi­cial.

Si el vehícu­lo su­frió un ac­ci­den­te es acon­se­ja­ble ha­cer re­vi­sar el sis­te­ma.

Es fun­da­men­tal pro­mo­ver la con­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad de las fa­mi­lias en la uti­li­za­ción de si­llas de se­gu­ri­dad pa­ra ni­ños. An­tes de ha­cer un via­je lar­go, se de­ben leer bien las ins­truc­cio­nes de uso pa­ra una co­rrec­ta orien­ta­ción se­gún la edad del ni­ño.

Du­ran­te el pri­mer año de vi­da de­ben co­lo­car­se mi­ran­do ha­cia atrás, y de 1 a 8 años de edad, ha­cia ade­lan­te. Es­to se re­la­cio­na con el pe­so del ni­ño: cuan­do lle­ga a pe­sar 10 kg de­be cam­biar­se de la si­lla, cu­na o hue­vi­to a la si­lla N°1, al lle­gar a los 18 kg a la si­lla N°2, y a los 22 kg a la N° 3.

Los ni­ños nun­ca de­ben via­jar en la fal­da de una per­so­na adul­ta. Si se pro­du­ce un cho­que o una fre­na­da brus­ca a 60 km/h, el pe­so de la ma­dre au­men­ta 20 ve­ces, por lo que se ha­ría im­po­si­ble re­te­ner al ni­ño. Se de­be uti­li­zar siem­pre el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y exi­gir que to­dos los ocu­pan­tes del vehícu­lo lo ha­gan.

EM­MA­NUEL BRIANE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.