La la­bor del Cen­tro Téc­ni­co y Co­mu­ni­ta­rio co­mu­nal

La en­ti­dad suma ac­ti­vi­da­des gra­tui­tas y abier­tas pa­ra to­do el pú­bli­co. Una agra­da­ble opor­tu­ni­dad pa­ra no de­jar a na­die afue­ra.

La Nueva - - CABILDO -

El Cen­tro Téc­ni­co Co­mu­ni­ta­rio de Ca­bil­do, na­ci­do en 1999 de la mano del pro­gra­ma es­ta­tal Ar­gen­ti­na Internet To­dos, fun­cio­na des­de el año pa­sa­do co­mo anexo de la es­cue­la mu­ni­ci­pal San Ro­que de Bahía Blan­ca.

Ac­tual­men­te, lue­go de la mu­ni­ci­pa­li­za­ción de 2015 y de ha­ber mu­da­do sus ins­ta­la­cio­nes de la Bi­blio­te­ca Po­pu­lar Ma­riano Mo­reno a de­pen­den­cias de la de­le­ga­ción co­mu­nal, go­za de un pre­sen­te con una am­plia oferta de ac­ti­vi­da­des ap­tas pa­ra to­da la co­mu­ni­dad.

En­tre los cur­sos y ta­lle­res de apren­di­za­je y ca­pa­ci­ta­ción que se dic­tan en el CTC, se en­cuen­tran: Au­xi­liar Ad­mi­nis­tra­ti­vo, Ope­ra­dor de PC, Adul­tos Ma­yo­res de PAMI, Pin­tu­ra, Ma­ni­pu­la­ción de Ali­men­tos, y Pa­ni­fi­ca­ción pa­ra Dis­ca­pa­ci­ta­dos.

Ade­más, en las mis­mas ins­ta­la­cio­nes, fun­cio­na un anexo de es­cue­la la pri­ma­ria pa­ra adul­tos 703/21 de Bahía.

“Ac­tual­men­te con­ta­mos con 46 alum­nos fi­jos, más al­gu­nos que se su­man cuan­do pue­den. To­do es gra­tui­to, ex­cep­to el ta­ller de pin­tu­ra que cues­ta 10 pe­sos que se des­ti­nan a la ca­le­fac­ción de la So­cie­dad de Fo­men­to del ba­rrio Vic­to­ria, don­de se dic­ta el mis­mo, ya que to­da­vía no tie­ne es­pa­cio fí­si­co pro­pio”, ex­pli­có la do­cen­te de los cu­rCon­cu­rro sos de PC, Ma­ri­sa An­ge­li­ca Die­trich.

“Otros años se han dic­ta­do cur­sos de cla­si­fi­ca­ción de re­si­duos, o de ar­ma­do de ju­gue­tes pa­ra Re­yes, ma­te­ria­les que des­pués se do­na­ron a una es­cue­la es­pe­cial. Co­mo to­do es gra­tui­to, te­ne­mos que de­vol­ver al­go a la co­mu­ni­dad, que es la que siem­pre apo­yó pa­ra que el CTC fun­cio­na­ra. El Cen­tro Téc­ni­co fun­cio­na por y pa­ra la co­mu­ni­dad”, ma­ni­fes­tó Die­trich.

Tes­ti­mo­nios

Ma­le­ne, 78 años. “An­tes de em­pe­zar el cur­so no te­nía na­da de idea de compu­tado­ras, cues­ta un po­qui­to pe­ro le voy aga­rran­do la mano y ven­go por­que la pa­so bien y siem­pre apren­do al­go nue­vo. una vez por se­ma­na, los mar­tes. Ha­ce­mos co­sas bá­si­cas, di­se­ña­mos al­gu­nas tar­je­tas, lee­mos el dia­rio en Internet, es pa­ra en­tre­ter­nos un po­co más que na­da”.

El­sa, 76 años. “An­tes de ha­cer el cur­so no sa­bía ni pren­der la má­qui­na, pe­ro apren­der al­go de compu­tación era una ma­te­ria pen­dien­te que te­nía. Ya es el quin­to año que asis­to al cur­so, cum­plí to­das las ex­pec­ta­ti­vas gra­cias a Ma­ri­sa, que es una ex­ce­len­te pro­fe­so­ra.

“Apren­di­mos a ha­cer tar­je­tas, in­cor­po­rar fotos, ma­ne­jar ar­chi­vos, usar el Po­wer Point, etc.

"Tam­bién apren­di­mos a leer el dia­rio por Internet, co­sa que va­mos a ne­ce­si­tar aho­ra que no va a sa­lir to­dos los días en pa­pel”.

Er­nes­to, 79 años. “Es el se­gun­do año que ven­go al cur­so, an­tes no te­nía ni idea de compu­tado­ras.

“Ven­go más que na­da por cu­rio­si­dad, se pue­de ac­ce­der a co­no­ci­mien­tos so­bre to­dos los te­mas, ya lo­gré apren­der al­gu­nas co­sas y las prac­ti­co acá por­que en mi ca­sa no ten­go compu­tado­ra.

“En­tre otras, apren­dí a leer el dia­rio en Internet, que me va a ser­vir aho­ra que no sal­drá siem­pre en pa­pel.

“Es un gru­po muy lin­do, nos co­no­ce­mos to­dos y te­ne­mos una pro­fe­so­ra de lu­jo, mi idea es se­guir vi­nien­do mu­cho tiem­po”.

Los ini­cios

La “sa­li­ta” --así la lla­ma­ban cuan­do sur­gió, en 1999-, na­ció cuan­do el Es­ta­do les en­tre­gó compu­tado­ras e im­pre­so­ras pa­ra lle­var ade­lan­te el pro­yec­to del CTC. Por en­ton­ces, la en­ti­dad de­pen­día de la Ju­ven­tud Agra­ria Coo­pe­ra­ti­vis­ta de Ca­bil­do.

Pos­te­rior­men­te, en­tre otras co­sas, se pa­só a brin­dar ca­pa­ci­ta­ción gra­tui­ta en PC a be­ne­fi­cia­rios del plan Je­fes y Je­fas de Ho­gar, de Ayu­das Eco­nó­mi­cas Mu­ni­ci­pa­les y a to­das las per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos.

En­tre otros pro­yec­tos, en 2001 se rea­li­za­ron libros de cuen­tos tra­di­cio­na­les que fue­ron do­na­dos a la sa­la in­fan­til del hos­pi­tal Pen­na. Ade­más, a par­tir de los ta­lle­res de periodismo y ra­dio que fun­cio­na­ban en la Bi­blio­te­ca Po­pu­lar Ma­riano Mo­reno, sur­gió la pu­bli­ca­ción “La Voz de Ca­bil­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.