Ra­joy cie­rra una puer­ta

La Nueva - - OPINIÓN. - por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor de la Ar­gen­ti­na an­te las Na­cio­nes Uni­das.

La re­cien­te de­ci­sión bri­tá­ni­ca de sa­lir de Eu­ro­pa co­mien­za a apa­re­cer co­mo lo que efec­ti­va­men­te ha si­do: un error gi­gan­tes­co, que el pue­blo bri­tá­ni­co pa­ga­rá bien ca­ro. Tan­to en­tre los con­ser­va­do­res, co­mo en­tre sus ri­va­les, los la­bo­ris­tas, las res­pec­ti­vas cú­pu­las par­ti­da­rias di­rec­ti­vas se han he­cho añi­cos y nue­vos lí­de­res de­be­rán –en más- ha­cer­se car­go de la di­fí­cil si­tua­ción.

Lo mis­mo aca­ba de ocu­rrir, con pre­ten­di­do di­si­mu­lo, en el pro­pio par­ti­do pro-“Bre­xit”: el Par­ti­do In­de­pen­dien­te, don­de -créa­se o no- su me­dio­cre -e inusi­ta­da­men­te au­daz- lí­der, Ni­gel Fa­ra­ge, tam­bién ha hui­do pre­ci­pi­ta­da­men­te del es­ce­na­rio de­jan­do pa­ra siem­pre la po­lí­ti­ca, aun­que se­ña­lan­do que lo ha­ce por­que “ya ha al­can­za­do su ob­je­ti­vo po­lí­ti­co vi­tal, el de sa­car a su país de la Unión Eu­ro­pea”. Im­po­si­ble creer­le.

Pe­ro el po­rra­zo de­ci­di­do por In­gla­te­rra y Gales tam­bién gol­pea a Es­co­cia, cu­yas au­to­ri­da­des se pre­ci­pi­ta­ron a Bru­se­las pa­ra se­ña­lar allí que el pue­blo es­co­cés no quie­re de­jar la Unión Eu­ro­pea, sino per­ma­ne­cer en ella, anun­cian­do que es pre­vi­si­ble que, en el cor­to pla­zo, allí se con­vo­que a un nue­vo re­fe­ren­do pa­ra vo­tar si el país per­ma­ne­ce en Gran Bre­ta­ña o se se­pa­ra de ella.

Y en ca­so de in­de­pen­di­zar­se, po­der per­ma­ne­cer en Eu­ro­pa. En el 2014, el re­fe­ren­do es­co­cés, re­cor­de­mos, se pro­nun­ció por que­dar­se en Gran Bre­ta­ña.

No obs­tan­te, el ex­pe­ri­men­ta­do pri­mer mi­nis­tro es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, aca­ba de dar por tie­rra con las ilu­sio­nes es­co­ce­sas, al se­ña­lar que no ha­brá ne­go­cia­cio­nes se­pa­ra­das en­tre Es­co­cia y la Unión Eu­ro­pea. Por­que Es­co­cia es par­te de Gran Bre­ta­ña, le gus­te o no. Mien­tras lo sea no tie­ne voz en el es­ce­na­rio eu­ro­peo.

Mien­tras tan­to, el ca­da vez más dis­cu­ti­do pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, ha­bía di­cho, por su pro­pia cuen­ta, que Es­co­cia se ha­bía “ga­na­do el de­re­cho a per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea”. Co­mo exis­te la re­gla que to­dos los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea de­ben pro­nun­ciar­se a fa­vor en ca­so de acep­tar nue­vos Miem­bros, la po­si­ción de Ma­riano Ra­joy pre­va­le­ce y su­po­ne un ve­to es­pe­cí­fi­co a las pre­ten­sio­nes es­co­ce­sas.

Es evi­den­te que el se­rio pro­ble­ma de Ca­ta­lu­ña obli­ga a Ra­joy a ser inequí­vo­ca­men­te es­tric­to en que no se acep­ten diá­lo­gos en­tre la Unión Eu­ro­pea y re­gio­nes de sus Es­ta­dos Miem­bros con pre­ten­sio­nes de in­de­pen­den­cia. Só­lo se dia­lo­ga so­bre mem­bre­cía con quie­nes son Es­ta­dos In­de­pen­dien­tes. Así de cla­ro.

Los bri­tá­ni­cos, en con­tra­par­ti­da, im­pul­san la idea de con­fe­rir a Es­co­cia la ca­te­go­ría im­pre­ci­sa de na­ción “es­pe­cial”, con el ob­je­ti­vo de que así pue­da, de pron­to, te­ner al­gún “tí­tu­lo” pa­ra abo­nar su pre­ten­sión de se­guir den­tro de la Unión Eu­ro­pa. Le veo pa­tas cor­tas a la idea y, por en­de, muy po­cas po­si­bi­li­da­des. Así es­tán las co­sas.

“El ex­pe­ri­men­ta­do pri­mer mi­nis­tro es­pa­ñol aca­ba de dar por tie­rra con las ilu­sio­nes es­co­ce­sas de per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea, al se­ña­lar que no ha­brá ne­go­cia­cio­nes se­pa­ra­das con Es­co­cia.”

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.