Un ac­to de be­ne­fi­cen­cia, a una per­so­na des­co­no­ci­da...

La Nueva - - SÁBADO. -

En el spam de una cuen­ta de co­rreo vi­mos el men­sa­je de mu­jer lla­ma­da Ma­rie. Co­men­ta­ba que pa­de­cía una en­fer­me­dad ter­mi­nal y ha­bía de­ci­di­do do­nar di­ne­ro pa­ra be­ne­fi­cen­cia, pe­ro al no te­ner fa­mi­lia, nos ha­bía se­lec­cio­na­do.

Pu­si­mos ma­nos a la obra con­tes­tán­do­le des­de una cuen­ta de mail con un per­fil fic­ti­cio que re­cién ha­bía­mos crea­do, pa­ra po­der in­ter­ac­tuar de es­ta ma­ne­ra con el ci­ber­de­lin­cuen­te.

Ella nos co­men­tó que nos ha­bía ele­gi­do tras ha­ber rea­li­za­do in­ves­ti­ga­cio­nes en Internet y pa­re­cer­le que éra­mos bue­nas per­so­nas (re­cor­de­mos que nues­tro per­fil no te­nía más de 24 ho­ras). A es­to le agre­ga­ba una copia de su pa­sa­por­te pa­ra que pu­dié­ra­mos com­pro­bar que no era un en­ga­ño.

In­me­dia­ta­men­te le con­tes­ta­mos po­nién­do­nos a dis­po­si­ción. Ho­ras des­pués nos in­di­ca­ba que a par­tir de ese mo­men­to de­be­ría­mos tra­tar con su no­ta­rio pa­ra rea­li­zar for­mal­men­te el ac­to de do­na­ción.

El no­ta­rio iba a ne­ce­si­tar de no­so­tros dis­tin­tos da­tos y una copia de nues­tro do­cu­men­to o pa­sa­por­te. Pa­ra evi­tar es­to le con­tes­ta­mos que no so­lía­mos en­viar la copia de nues­tro do­cu­men­to de­bi­do a un pro­ble­ma que ha­bía­mos te­ni­do an­te­rior­men­te. Pe­ro que no te­nía­mos pro­ble­ma con el res­to de los da­tos. El no­ta­rio acu­só re­ci­bo de to­da la do­cu­men­ta­ción. Ya con es­te pa­so cumplido y el en­vío de 95 Eu­ros en con­cep­to de ho­no­ra­rios y dis­tin­tos gas­tos se nos gi­ra­ría el di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.