Si bien es­tá cla­ro que los su­ple­men­tos son un me­dio im­por­tan­te pa­ra pre­ve­nir de­fec­tos de ti­po con­gé­ni­to, la re­per­cu­sión de es­te com­po­nen­te pue­de afec­tar otros as­pec­tos de la salud.

La Nueva - - SÁBADO. -

LOS ALI­MEN­TOS LO CON­TIE­NEN l áci­do fó­li­co es la ver­sión sin­té­ti­ca (fa­bri­ca­da en el la­bo­ra­to­rio) de una vi­ta­mi­na B lla­ma­da fo­la­to que es muy co­no­ci­da por su fun­ción en la pre­ven­ción de de­fec­tos con­gé­ni­tos en el ce­re­bro y la co­lum­na ver­te­bral.

Por ese mo­ti­vo, a me­nu­do se la in­clu­ye en al­gu­nos ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos co­mo ce­rea­les pa­ra el de­sa­yuno y fi­deos.

Sin em­bar­go, el áci­do fó­li­co tam­bién in­flu­ye de otras ma­ne­ras, co­mo so­bre la salud del co­ra­zón y del ce­re­bro.

"Igual que con to­da vi­ta­mi­na o su­ple­men­to mi­ne­ral, pri­me­ro ave­ri­güe so­bre el te­ma an­tes de em­pe­zar a to­mar áci­do fó­li­co", ad­vier­te el doc­tor Do­nald Hens­rud, del área de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va de la Ma­yo Cli­nic, de Es­ta­dos Uni­dos.

Aco­ta que en al­gu­nos ca­sos un su­ple­men­to se­ría ade­cua­do, pe­ro pue­de ser que to­mar de­ma­sia­do áci­do fó­li­co con­lle­ve ries­gos.

El fo­la­to se en­cuen­tra en cier­tos ali­men­tos de ma­ne­ra na­tu­ral.

Las ver­du­ras de ho­ja ver­de os­cu­ra, las le­gu­mi­no­sas, los gui­san­tes (ar­ve­jas) y los fru­tos se­cos tien­den a ser ri­cos en fo­la­to.

La im­por­tan­cia del fo­la­to ra­di­ca en que ayu­da a ga­ran­ti­zar que el pro­ce­so de cre­ci- mien­to de nue­vas cé­lu­las sea sano y en que desem­pe­ña un pa­pel en va­rias ac­ti­vi­da­des bio­quí­mi­cas nor­ma­les.

El áci­do fó­li­co es un com­po­nen­te fun­da­men­tal de las vi­ta­mi­nas pre­na­ta­les y nor­mal­men­te se lo in­clu­ye en los su­ple­men­tos mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos y del com­ple­jo de vi­ta­mi­nas B, aun­que tam­bién se pue­de ad­qui­rir un su­ple­men­to de áci­do fó­li­co só­lo.

ESi bien es­ta cla­ro que los su­ple­men­tos de áci­do fó­li­co son un me­dio im­por­tan­te de pre­ve­nir efec­tos con­gé­ni­tos, la re­per­cu­sión del áci­do fó­li­co es me­nos di­rec­ta en otros as­pec­tos de la salud.

Por ejem­plo, di­ga­mos que al­re­de­dor del 10 al 15 por cien­to de los an­cia­nos no ob­tie­ne su­fi­cien­te can­ti­dad de vi­ta­mi­na B12.

Las ra­zo­nes pa­ra ello pue­den ser mu­chas, aun­que lo Cui­da­do con las ca­ren­cias más co­mún es que se de­ba a pro­ble­mas con la ab­sor­ción gas­tro­in­tes­ti­nal.

La de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na B12 pue­de oca­sio­nar anemia, así co­mo pro­ble­mas ce­re­bra­les y ner­vio­sos, ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.