Tra­ba­jar en ca­sa: bue­nas for­mas de or­ga­ni­zar el lu­gar

Prác­ti­ca ca­da día más co­mún, la vi­vien­da de­be adap­tar sus es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar en un ám­bi­to ade­cua­do.

La Nueva - - ARQUITECTURA - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

IN­TE­GRAR Y MAN­TE­NER Ma­rio R. Mi­ner­vino o ha­ce mu­chos años se an­ti­ci­pa­ba co­mo las nue­vas he­rra­miuen­tas tec­no­ló­gi­cas es­ta­ban des­ti­na­das a mo­di­fi­car las for­mas de tra­ba­jo. Ese va­ti­ci­nio es hoy una reali­dad y mi­les de per­so­nas desa­rro­llan su la­bor en su ho­gar, co­mo com­ple­men­to del tra­ba­jo de su em­pre­sa o co­mo cen­tro de sus ac­ti­vi­da­des. Esa si­tua­ción exi­ge adap­tar al­gún es­pa­cio pa­ra ese des­tino. No siem­pre se dis­po­ne de los me­tros cua­dra­dos ex­clu­si­vos a ese uso, por lo cual se de­be re­cu­rrir al ingenio pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos en cuan­to a co­mo­di­dad, fun­cio­na­li­dad y crear

Nun cli­ma la­bo­ral fa­vo­ra­ble.

La ofi­ci­na ya es par­te de la ca­sa, aun­que no siem­pre es­tá bien in­te­gra­da a la mis­ma pe­ro que ade­más pre­ten­de se­pa­rar­se de los usos más tra­di­cio­na­les . Por eso re­sul­ta esen­cial do­tar­la de un ca­rác­ter in­di­vi­dual, que ten­ga en cuen­ta las pre­fe­ren­cias per­so­na­les, que su­me los gus­tos de ca­da uno y ge­ne­re un es­pì­ri­tu fa­vo­ra­ble. Uno de los pun­tos prin­ci­pa­les es dis­po­ner de un mo­bi­lia­rio ade­cua­do a las ne­ce­si­da­des, crean­do un am­bien­te agra­da­ble y re­la­ja­do. El mer­ca­do ofre­ce mu­chas al­ter­na­ti­vas, que van des­de un sim­ple ta­ble­ro que pue­da re­ba­tir­se has­ta pro­pues­tas más am­plias.

Si el área de tra­ba­jo se ha de in­te­grar en otra ha­bi­ta­ción, se su­gie­re res­pe­tar las tex­tu­ras y co­lo­res del lu­gar, de mo­do que no in­ter­fie­ra en la vi­da dia­ria. Siem­pre se tie­ne la al­ter­na­ti­va de co­lo­car un biom­bo o una es­tan­te­ría pa­ra di­vi­dir es­pa­cios.

La ilu­mi­na­ción es un com­po­nen­te re­le­van­te que de­be es­tar re­suel­ta de ma­ne­ra ade­cua­da. Si se dis­po­ne de luz na­tu­ral, el re­cur­so es óp­ti­mo. Ca­so con­tra­rio con­vie­ne co­lo­car lu­ces de in­ten­si­dad ade­cua­da y fac­ti­bles de ade­cuar­se a dis­tin­tos ti­pos de usos, des­de un ar­te­fac­to ge­ne­ral has­ta otros más pun­tua­les. La si­lla es otro pro­ta­go­nis­ta vi­tal, de ma­ne­ra de es­tar có­mo­dos y re­la­ja­dos. Es fa­vo­ra­ble que ten­ga bra­zos, sea có­mo­da y er­go­nó­mi­ca y, en lo po­si­ble, dis­pon­ga de co­lo­res que trans­mi­tan vi­ta­li­dad y crea­ti­vi­dad, o ga­mas sua­ves que su­gie­ran se­re­ni­dad. La bue­na ca­li­dad de los mue­bles es im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir­los asu­mien­do que los mis­mos ten­drán un uso in­ten­so.

Or­den, cli­ma. Las ta­blas so­bre la pa­red ase­gu­ran dis­po­ner de es­pa­cio en el lo­cal. Te­ner co­lo­res po­ten­cia el es­pí­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.