El gi­ra­sol no quie­re de­jar pa­sar, es­ta vez, el tren de las opor­tu­ni­da­des

En el país se pre­vé un in­cre­men­to de área de has­ta el 31% (16 M/H) res­pec­to de la cam­pa­ña 2015/2016. El ma­yor im­pac­to se­ría en el NEA y en Santa Fe. Malo: el sur bo­nae­ren­se es­tá con­di­cio­na­do por anega­mien­tos.

La Nueva - - ECONOMÍA. - Gui­ller­mo D. Rueda grue­da@la­nue­va.com

“Sin re­ten­cio­nes y con la co­rrec­ción que se de­be ha­cer res­pec­to del ti­po de cam­bio, no ten­go du­das de que el gi­ra­sol po­dría in­cre­men­tar la su­per­fi­cie de siem­bra en al­re­de­dor del 30%”.

La fra­se, ex­pre­sa­da ha­ce dos años en una reunión de pro­duc­to­res gi­ra­so­le­ros, vie­ne a cuen­to con lo que se pre­vé pa­ra la cam­pa­ña 2016/2017, de acuer­do con un in­for­me ela­bo­ra­do des­de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Aires.

Es de­cir, tras las eli­mi­na­cio­nes de las re­ten­cio­nes, que eran del 32% pa­ra el acei­te y del 30% pa­ra la se­mi­lla, y del ce­po al dó­lar, el mer­ca­do se nor­ma­li­zó y aque­llos pro­duc­to­res, al pa­re­cer, cum­pli­rán la pro­me­sa de una siem­bra va­rias ve­ces su­pe­rior en promedio.

Así en­ton­ces, res­tan­do po­cas se­ma­nas pa­ra que co­mien­cen las pri­me­ras la­bo­res pa­ra la im­plan­ta­ción en los nú­cleos pro­duc­ti­vos del nor­te del país, la Bol­sa por­te­ña ha cal­cu­la­do un in­cre­men­to ten­ta­ti­vo de su­per­fi- cie a ocu­par pa­ra la cam­pa­ña 2016/17 del 31%.

Así en­ton­ces, la pri­me­ra pro­yec­ción de siem­bra es de 1,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas que, de con­cre­tar­se, se ubi­ca­ría un 6% por en­ci­ma del promedio del área im­plan­ta­da du­ran­te las úl­ti­mas cin­co cam­pa­ñas que, des­de 2011/12 a 2015/16, fue de 1.508.000 hec­tá­reas.

En la cam­pa­ña 2015/16 se sem­bra­ron 1,22 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Ca­si 380.000 hec­tá­reas

El aná­li­sis rea­li­za­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas in­di­có que el in­cre­men­to es­pe­ra­do de 380.000 hec­tá­reas pa­ra la cam­pa­ña en cur­so se con­cen­tra­ría, en ma­yor pro­por­ción, so­bre las re­gio­nes del NEA y cen­tro-nor­te de la pro­vin­cia de Santa Fe.

A su vez, so­bre las re­gio­nes nor­te de la pro­vin­cia de La Pam­pa-oes­te de Bue­nos Aires, sud­oes­te de Bue­nos Aires-sur de La Pam­pa, sud­es­te de Bue­nos Aires y la Cuenca del Sa­la­do se re­gis­tra­ría, en me­nor pro­por­ción, un in­cre­men­to en la in­ten­ción de siem­bra con gi­ra­sol.

En pa­ra­le­lo, en la fran­ja nor­te de la re­gión agrí­co­la de la Ar­gen­ti­na, du­ran­te las úl­ti­mas cam­pa­ñas la par­ti­ci­pa­ción del cul­ti­vo os­ci­ló en­tre un 24 y 32 por cien­to, re­le­ván­do­se prin­ci­pal­men­te pa­ra el pre­sen­te ci­clo una ten­den­cia de ex­pan­sión en el prin­ci­pal nú­cleo pro­duc­ti­vo del cen­tro de la pro­vin­cia del Cha­co y no­res­te de Santa Fe, que ele­va­rían los va­lo­res de par­ti­ci­pa­ción de la re­gión a ni­vel na­cio­nal.

Con­di­cio­nan­tes

La con­di­ción de hu­me­dad, la de­mo­ra en la siem­bra de tri­go, la pre­sen­cia de anega­mien­to en el sur bo­nae­ren­se y el es­que­ma co­mer­cial son al­gu­nos de los fac­to­res que im­pac­tan so­bre las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les de siem­bra de la olea­gi­no­sa.

En­tre los fac­to­res po­si­ti­vos se pue­de ci­tar la mo­di­fi­ca­ción del es­que­ma co­mer­cial.

La me­jo­ra en la re­la­ción en­tre pre­cios y cos­tos im­pac­tó so­bre el rin­de de in­di­fe­ren­cia del gi­ra­sol, in­cen­ti­van­do la siem­bra en re­gio­nes que, his­tó­ri­ca­men­te, apor­ta­ban gran can­ti­dad de hec­tá­reas al área na­cio­nal.

La su­per­fi­cie de tri­go sin sem­brar en di­fe­ren­tes re­gio­nes tam­bién es re­le­van­te.

En la pro­vin­cia del Cha­co, el cli­ma ad­ver­so im­pi­dió con­cre­tar la in­ten­ción de siem­bra de tri­go en el mes de ma­yo. En con­se­cuen­cia, gran par­te de es­ta su­per­fi­cie po­dría ser ocu­pa­da por el gi­ra­sol en­tre fi­nes del co­rrien­te mes y prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

La con­di­ción de hu­me­dad so­bre las re­gio­nes del NEA y cen­tro-nor­te de Santa Fe tam­bién es fun­da­men­tal.

La con­di­ción cli­má­ti­ca de se­quía se re­vir­tió a par­tir del mes de ju­nio, re­gis­trán­do­se pre­ci­pi­ta­cio­nes que per­mi­tie­ron re­com­po­ner hu­me­dad en el per­fil y lo­grar con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra la im­plan­ta­ción de la olea­gi­no­sa.

Asi­mis­mo, el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar lo­tes con me­nor ap­ti­tud agrí­co­la que que­da­ron fue­ra del plan de siem­bra po­dría per­mi­tir al gi­ra­sol ex­pan­dir­se so­bre el nor­te y cen­tro del país, don­de se con­cen­tran esos am­bien­tes.

Tam­bién, la ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos de grue­sa en la ro­ta­ción brin­da­rá las con­di­cio­nes pa­ra que el gi­ra­sol ocu­pe par­te de la su­per­fi­cie des­ti­na­da a so­ja.

Ven­ta­na hú­me­da

Si bien la ven­ta­na óp­ti­ma

pa­ra la im­plan­ta­ción del gi­ra­sol en las re­gio­nes del sur bo­nae­ren­se y de la Cuenca del Sa­la­do co­men­za­ría a fi­nes del mes de sep­tiem­bre, de per­sis­tir los ex­ce­sos de hu­me­dad se pon­dría en ries­go el ini­cio de las la­bo­res de siem­bra, en ca­so de que el tem­po­ral se ex­tien­da du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas.

Un he­cho ne­ga­ti­vo se­ría el ma­te­rial de siem­bra exis­ten­te.

La dis­po­ni­bi­li­dad de se­mi­lla de gi­ra­sol pa­ra el pre­sen­te ci­clo po­dría li­mi­tar los in­cre­men­tos en la in­ten­ción de siem­bra, prin­ci­pal­men­te re­le­va­dos en la re­gión NEA.

En re­la­ción a la com­pe­ten­cia con el maíz, la mo­di­fi­ca­ción en el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co-co­mer­cial in­cen­ti­va­ría a va­rios pro­duc­to­res a in­cre­men­tar el área des­ti­na­da al cul­ti­vo de maíz du­ran­te la cam­pa­ña 2016/17, com­pi­tien­do con el gi­ra­sol en el sec­tor nor­te del país.

So­bre el cli­ma

Res­pec­to de la tem­pe­ra­tu­ra en su­per­fi­cie, en los úl­ti­mos días se re­gis­tra­ron ba­jas tem­pe­ra­tu­ras so­bre la ca­ma de siem­bra en el nor­te del área agrí­co­la, que po­drían de­mo­rar el ini­cio de las pri­me­ras im­plan­ta­cio­nes.

A su vez, en ca­so de que es­te fac­tor se pro­lon­gue en el tiem­po se re­gis­tra­ría una ma­yor du­ra­ción en la eta­pa siem­bra-emer­gen­cia, lo­gran­do lo­tes con ma­yor he­te­ro­ge­nei­dad en su cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo. En con­se­cuen­cia, siem­bras tar­días pro­vo­ca­rían un atra­so en la li­be­ra­ción del lo­te pa­ra im­plan­tar maíz de se­gun­da ocu­pa­ción y per­mi­tir el do­ble cul­ti­vo.

FOTOS: PA­BLO PRES­TI-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.