El Mer­co­sur y el Pa­cí­fi­co

La Nueva - - OPINIÓN. - por Al­ber­to As­seff Al­ber­to As­seff es dipu­tado del Mer­co­sur.

Na­die du­da a es­ta al­tu­ra que el Mer­co­sur es mu­cho me­nos que las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das al crear­se el 26 de mar­zo de 1991, ha­ce más de un cuar­to de si­glo. No di­go fra­ca­so a se­cas, pe­ro se le pa­re­ce. Y lo peor es que no se avi­zo­ra que es­ta ten­den­cia de­cli­nan­te se re­vier­ta.

No se ha lo­gra­do si­quie­ra que pa­ra tran­si­tar las fron­te­ras exis­ta un con­trol uni­fi­ca­do. La li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas y bie­nes es un sue­ño, le­jos de la reali­dad. Las ca­de­nas de va­lor, sal­vo la au­to­mo­triz, no se han desa­rro­lla­do.

La re­si­den­cia au­to­má­ti­ca –sin ha­blar de la ciu­da­da­nía– en otro país in­te­gran­te no aso­ma ni co­mo pro­yec­to. La mar­ca Mer­co­sur ni se ha es­bo­za­do. La si­me­tría tri­bu­ta­ria tam­po­co. Una mo­ne­da pa­ra el gi­ro co­mer­cial in­tra­zo­na no tie­ne ni un bo­rra­dor de tra­ba­jo.

Las coor­di­na­cio­nes de las ma­cro­eco­no­mías, de la in­te­li­gen­cia cri­mi­nal, la ju­di­cial, de de­fen­sa –em­pe­zan­do por el Atlán­ti­co Sur- , del com­ba­te a los de­li­tos trans­fron­te­ri­zos –tra­ta, nar­co­trá­fi­co, con­tra­ban­do de ar­mas, de vehícu­los ro­ba­dos, por iden­ti­fi­car al­gu­nos-.

Ape­nas si se han ce­le­bra­do un par de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio. No in­cur­sio­na­mos ni mí­ni­ma­men­te en la ve­ci­na Áfri­ca.

No ar­ti­cu­la­mos una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mún ni pa­ra abor­dar la agen­da or­di­na­ria de la ONU. No exis­te un pro­to­co­lo pre­ven­ti­vo de las epi­de­mias que no pi­den per­mi­so pa­ra tras­po­ner las fron­te­ras.

No he­mos for­mu­la­do un cir­cui­to tu­rís­ti­co que reúna des­de las pla­yas bra­si­le­ñas has­ta nues­tros la­gos su­re­ños o al Pan­ta­nal de Bra­sil con la Que­bra­da de Hu­mahua­ca y el la­go Ti­tica­ca ¡Pa­ra qué se­guir!

De­cía los otros días uno de nues­tros pen­sa­do­res que la frus­tra­ción tie­ne su ca­ra bue­na, “la fe­cun­di­dad del fra­ca­so”. Pues, hay que re­cos­tar­se so­bre esa par­te fér­til de los ma­gros re­sul­ta­dos de la in­te­gra­ción pa­ra in­ten­tar un camino in­ver­so, bus­can­do el ho­ri­zon­te es­ti­mu­lan­te.

Es evi­den­te que la idea de un blo­que en­si­mis­ma­do, au­to­pro­tec­tor, en­dó­geno, es anacró­ni­ca.

El mun­do va en otra di­rec­ción. Es­tá en una di­men­sión dis­tin­ta a la ce­rra­zón. No sig­ni­fi­ca que en par­te al­gu­na del pla­ne­ta se des­cui­den los in­tere­ses pro­pios. Se ve­la por ellos y por eso mis­mo se bus­ca am­pliar el mer­ca­do ce­le­bran­do acuer­dos por do­quier.

En el Le­jano Orien­te, el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co, que in­clu­ye a los paí­ses ame­ri­ca­nos ri­be­re­ños de ese océano. Ru­sia con­cor­dan­do con Ka­za­jis­tán y Bie­lo­rru­sia.

Gran par­te de Áfri­ca in­cur­sio­nan­do en tra­ta­dos de in­te­gra­ción. Tur­quía in­ten­tan­do re­va­lo­ri­zar su ex­cep­cio­nal ubi­ca­ción geo­po­lí­ti­ca ten­dien­do lí­neas si­mul­tá­neas a Eu­ro­pa, Ru­sia y Cer­cano Orien­te.

Chi­na, abrien­do su bi­lle­te­ra –sin re­ga­lar ni un cén­ti­mo, cla­ro– pa­ra in­ver­tir acá y acu­llá, en to­do el or­be, te­nien­do en la mi­ra los re­cur­sos na­tu­ra­les y pen­san­do en fa­ci­li­tar sus ex­por­ta­cio­nes de ma­nu­fac­tu­ras.

No­so­tros, el Mer­co­sur, so­mos la quin­ta eco­no­mía mun­dial, pe­ro hoy muy es­tan­ca­da.

Per­di­mos di­na­mis­mo en Bra­sil, en Ve­ne­zue­la, en la Ar­gen­ti­na, en to­do nues­tro es­pa­cio, sal­vo Pa­ra­guay que a hor­ca­ja­das de una es­tra­te­gia abier­ta a la in­ver­sión y con una car­ga tri­bu­ta­ria sen­si­ble­men­te in­fe­rior a la del res­to de la re­gión, ha po­di­do cre­cer mu­cho más que el pro­me­dio mer­co­su­re­ño. Al­go de­be­mos ha­cer y rá­pi­da­men­te.

En­la­zar el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co la­ti­noa­me­ri­ca­nos, des­de Mé­xi­co al ca­bo de Hor­nos es una de­ci­sión de ma­nual. Es una sin­ra­zón des­vin­cu­lar­los.

Ar­ti­cu­la­dos so­mos com­pe­ti­ti­vos con el Asia Le­ja­na y con to­dos.

El desafío es có­mo com­pa­ti­bi­li­zar una eco­no­mía co­mo la chi­le­na, con más de se­sen­ta TLC con las nues­tras, tan pro­te­gi­das, aun­que el con­tra­ban­do y la co­rrup­ción ha­cen de las su­yas pa­ra que de fac­to pe­ne­tren mer­can­cías de to­das par­tes, so­bre to­do chi­nas.

Es el peor es­ce­na­rio, ce­rra­dos, pe­ro per­fo­ra­dos.

Hay que po­ner­se a tra­ba­jar ve­loz­men­te pa­ra apear­nos de es­té­ri­les dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas y mon­tar­nos en el gran de­ba­te de có­mo des­ple­gar nues­tras po­ten­cias y có­mo ver­te­brar lo nues­tro con el Pa­cí­fi­co.

Ha­bría que co­men­zar por eje­cu­tar las obras de co­ne­xión fí­si­ca, des­de ca­rre­te­ras has­ta puer­tos pa­san­do por tú­ne­les, vías na­ve­ga­bles y lí­neas aé­reas.

Mu­chas ve­ces pa­ra aco­me­ter el fu­tu­ro hay que ha­cer un pa­so de re­torno pa­ra co­brar im­pul­so. Re­gre­sar al es­pí­ri­tu in­te­gra­dor de 1991 pa­ra re­em­pren­der el rum­bo.

Y te­ner pre­sen­te que to­da ge­nui­na in­te­gra­ción su­po­ne ineluc­ta­ble­men­te ce­der pu­ña­dos de so­be­ra­nía pa­ra en­gen­drar una ma­yor y más fuer­te. No de­be­mos alar­mar­nos ni de­jar­nos em­bar­gar por la nos­tal­gia. Si no da­mos ese pa­so su­pe­ra­dor, la so­be­ra­nía inexo­ra­ble­men­te se nos irá va­cian­do., pe­ro sin una si­mul­tá­nea cons­truc­ción de lo nue­vo.

El re­en­cuen­tro la­ti­noa­me­ri­cano hoy tie­ne un in­troi­to: li­gar el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co. Pa­ra­do­ja del des­tino, es vol­ver al prin­ci­pio ¿Aca­so los pue­blos ori­gi­na­rios y lue­go los co­lo­ni­za­do­res di­vi­die­ron a am­bas cos­tas?

La so­lu­ción no es sor­tear a los ve­ci­nos pa­ra acor­dar con el mun­do.

Si que­re­mos ubi­car­nos en el pla­ne­ta, pri­me­ro te­ne­mos que arre­glar nues­tras co­sas en la ve­cin­dad por­que, en­tre otros mo­ti­vos, el ex­te­rior nos ve y tra­ta co­mo un con­jun­to y cuan­do pal­pa que so­mos un gru­po cen­trí­fu­go se ami­la­na y re­tie­ne su idea de con­ve­nir.

La ne­ce­si­dad pri­mi­ge­nia de la in­te­gra­ción de Su­da­mé­ri­ca es­tá más vi­gen­te que nun­ca. Es tiem­po de re­no­var el em­pren­di­mien­to.

“Mu­chas ve­ces, pa­ra aco­me­ter el fu­tu­ro, hay que ha­cer un pa­so de re­torno pa­ra co­brar im­pul­so. Re­gre­sar al es­pí­ri­tu in­te­gra­dor de 1991 pa­ra re­em­pren­der el rum­bo.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.