Do­lor, la cau­sa de ma­yor con­sul­ta al mé­di­co

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que es sub­je­ti­vo. En el país se ven­den 70 mi­llo­nes de ca­jas de anal­gé­si­cos.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

Los do­lo­res son la prin­ci­pal cau­sa de con­sul­ta al mé­di­co, al­te­ran el hu­mor y la to­ma de de­ci­sio­nes, y son cau­sa del au­sen­tis­mo la­bo­ral.

Los es­pe­cia­lis­tas des­ta­ca­ron que el com­po­nen­te sub­je­ti­vo es fun­da­men­tal a la ho­ra de sa­ber cuán­to afec­ta el do­lor a las per­so­nas.

Los mé­di­cos lla­man "sín­to­ma" a to­do aque­llo que el pa­cien­te re­fie­re pe­ro que es im­po­si­ble de com­pro­bar, a di­fe­ren­cia de los sig­nos de las en­fer­me­da­des, que sí se pue­den re­co­no­cer: la fie­bre, una in­fla­ma­ción o la ace­le­ra­ción del rit­mo car­día­co.

Efec­ti­va­men­te, es im­po­si­ble se­ña­lar un do­lor pa­ra que otro lo vea.

Su eva­lua­ción es sub­je­ti­va, y por eso son sub­je­ti­vas tam­bién las es­ca­las que se usan pa­ra me­dir­lo.

Só­lo al­gu­nas con­di­cio­nes ex­cep­cio­na­les su­pri­men el do­lor, co­mo la afec­ta­ción de al­gún ner­vio o la adre­na­li­na de un sol­da­do que, con la prio­ri­dad de sal­var su vi­da, no sien­te las he­ri­das.

Fue­ra de eso, no hay quien no lo ha­ya sen­ti­do, y aun­que no hay una "epi­de- mio­lo­gía" del do­lor por no ser con­si­de­ra­do una en­fer­me­dad en sí mis­ma, hay da­tos elo­cuen­tes: pa­ra ha­blar tan só­lo de do­lo­res lum­ba­res, el 80 % de la po­bla­ción los pa­de­ce.

"El do­lor es la cau­sa más fre­cuen­te de con­sul­ta al mé­di­co", di­jo Ro­ber­to Bais­troc­chi, mé­di­co far­ma­có­lo­go.

A par­tir de allí, co­men­za­rá la in­da­ga­ción de las cau­sas y, se­gún có­mo el do­lor es­té afec­tan­do la vi­da del pa­cien­te, tam­bién el tra­ta­mien­to del sín­to­ma.

"Pa­ra ata­car al do­lor se usan fár­ma­cos que ac­túan a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y otros que ac­túan a ni­vel de los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos", di­jo el es­pe­cia­lis­ta.

Al res­pec­to, se­ña­ló que aun­que la mo­les­tia se sien­ta en al­gu­na par­te del cuer­po, la sen­sa­ción de do­lor se ge­ne­ra siem­pre en el cerebro cuan­do los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos le en­vían a es­te la se­ñal de que al­go pa­sa.

FOOTAGE.FRAMEPOOL.COM

Es im­po­si­ble se­ña­lar un do­lor pa­ra que otro lo vea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.