El ge­riá­tri­co de Nueva York que le po­ne mu­cha on­da

He­brew Ho­me Ri­ver­da­le del Bronx no des­cui­da las ne­ce­si­da­des se­xua­les de los an­cia­nos. “Me in­tere­sa la in­ti­mi­dad fí­si­ca”, co­men­ta una re­si­den­te.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

CITAS ROMÁNTICAS, VELAS, FLORES...

En la re­si­den­cia He­brew Ho­me Ri­ver­da­le del Bronx (Nueva York) el se­xo en­tre per­so­nas de la ter­ce­ra edad no só­lo no es ta­bú sino que la ex­pre­sión se­xual es­tá alen­ta­da por las re­glas del lu­gar e in­clu­so ini­cia­ron un ser­vi­cio de citas en­tre re­si­den­tes.

“No quie­ro pa­sar el res­to de mi vi­da so­la. Me in­tere­sa la in­ti­mi­dad fí­si­ca, pe­ro tam­bién en­con­trar a al­guien que me es­ti­mu­le in­te­lec­tual- men­te”, con­tó Fran­ci­ne.

Es una de la vein­te­na de per­so­nas que se in­tere­só por el ser­vi­cio que ofre­ce es­ta re­si­den­cia, al que uno se une sim­ple­men­te re­lle­nan­do un cues­tio­na­rio con sus gus­tos y pre­fe­ren­cias. Des­pués se reúnen al­gu­nos de los con­se­je­ros del cen­tro e in­ten­tan en­con­trar po­si­bles pa­re­jas.

Viu­da de su se­gun­do ma­ri­do ha­ce un par de años, Fran­ci­ne di­ce “con­fiar” en en­con­trar a al­guien con quien pa­sear por la ori­lla del Hud­son.

“Ya hay gen­te bus­can­do por mi”, son­ríe sa­tis­fe­cha.

“Pre­pa­ra­mos una ce­na ro- mán­ti­ca jun­to al río, con flores fres­cas, con velas, to­dos nos ilu­sio­na­mos ya mu­cho”, ex­pli­có la di­rec­to­ra de ser­vi­cios so­cia­les de la re­si­den­cia, Char­lot­te Dell.

“Una ci­ta en­tre oc­to­ge­na­rios no es tan di­fe­ren­te co­mo en­tre ado­les­cen­tes”, aña­dió la psi­có­lo­ga, que con­fió que to­da­vía no sur­gió el amor, aun­que sí gran­des amis­ta­des.

Re­glas

Da­niel Rein­gol, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ri­ver Spring Health, que ges­tio­na el cen­tro, fue el res­pon­sa­ble en 1995 de es­ta­ble­cer las re­glas so­bre “ex­pre­sión se­xual” de la re­si­den­cia, ba­sa­das en el res­pe­to y alien­to a las re­la­cio­nes se­xua­les con la res­tric­ción úni­ca­men­te de que exis­ta un con­sen­ti­mien­to cla­ro por las par­tes.

A prin­ci­pios de los 90 se dio cuen­ta de que “ha­bía una ne­ce­si­dad por cu­brir” en cuan­to a nor­ma­li­zar el se­xo en las re­si­den­cias.

“Exis­te un con­ser­va­du­ris­mo en es­te país que lle­va a cier­ta in­co­mo­di­dad a la ho­ra de ver a la gen­te ma­yor ha­cien­do co­sas tan na­tu­ra­les co­mo el se­xo”, con­tó el CEO Ade­más El con­se­je­ro de­le­ga­do de Ri­ver Spring Health, Da­niel Rein­gol, ex­pli­có que los hi­jos y fa­mi­lia­res, son “muy com­pren­si­vos y quie­ren que sus se­res que­ri­dos sean fe­li­ces”. “De to­das formas, pa­ra mu­cha gen­te que sus pa­dres ten­gan se­xo es ya ta­bú ten­gan la edad que ten­gan”. “Co­noz­co gen­te que pa­re­ce in­clu­so que quie­ra ne­gar que sus pa­dres ha­yan te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les. Un pen­sa­mien­to po­co in­tere­san­te”, di­jo en­tre ri­sas Rein­gol. de la em­pre­sa de cui­da­dos pa­ra gen­te ma­yor, que apun­tó que en la re­si­den­cia se fa­ci­li­tan mé­to­dos de pro­tec­ción así co­mo es­ti­mu­lan­tes co­mo el via­gra.

“El amor no tie­ne edad”, de­fien­de Rein­gold, aun­que no sa­be si lle­ga­rán a ce­le­brar bo­das fru­to de su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas.

“A me­nu­do la gen­te se ca­sa por una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y por crear una fa­mi­lia. A es­ta edad hay me­nos ne­ce­si­dad de dar ese pa­so”, se­ña­ló.

En las po­lí­ti­cas de ex­pre­sión se­xual que di­se­ñó ha­ce unos años se ha­ce re­fe­ren­cia a un asun­to que po­dría ge­ne­rar preo­cu­pa­ción pa­ra mu­chos fa­mi­lia­res, el del con­sen­ti­mien­to cuan­do exis­te prin­ci­pio de de­men­cia.

“Par­ti­mos de la ba­se que si se ex­pre­sa el de­seo se­xual es que exis­te, pe­ro de to­das formas te­ne­mos un gru­po de psi­có­lo­gos que co­no­ce bien a ca­da per­so­na y puede de­ter­mi­nar ese con­sen­ti­mien­to con su va­lo­ra­ción pro­fe­sio­nal”, ex­pli­có.

CCI-SYS.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.