On­ce años de cár­cel por un ho­mi­ci­dio en Vi­lla Mi­ra­mar

Mi­guel Án­gel In­sa­bral­dis fue con­de­na­do por el cri­men de Brian Da­niel Stre­mel, ocu­rri­do la ma­dru­ga­da del 4 de ma­yo de 2015. La víc­ti­ma de­jó de exis­tir lue­go de re­ci­bir dos dis­pa­ros.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

A on­ce años de pri­sión fue con­de­na­do en juicio abreviado Mi­guel Án­gel In­sa­bral­dis (19), acu­sa­do de ase­si­nar de dos dis­pa­ros a Brian Da­niel Stre­mel (20) du­ran­te un in­ci­den­te ocu­rri­do a me­dia­dos de 2015 en Vi­lla Mi­ra­mar.

El fa­llo fue re­suel­to por el juez del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1, Ri­car­do Gu­tié­rrez, quien im­pu­tó al pro­ce­sa­do por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio agra­va­do y por­ta­ción ile­gal de ar­ma de fue­go de uso ci­vil.

Pre­via­men­te, el fis­cal Mau­ri­cio Del Ce­ro y el abo­ga­do Clau­dio Lof­vall, con la acep­ta­ción del sos­pe­cho­so, ha­bían acor­da­do la ca­li­fi­ca­ción le­gal del ca­so y el mon­to de la san­ción.

Pa­ra el ma­gis­tra­do se acre­di­tó que el 4 de ma­yo del año pa­sa­do, al­re­de­dor de las 4.30, en la in­ter­sec­ción de For­ta­le­za Pro­tec­to­ra Ar­gen­ti­na y Pas­teur, In­sa­bral­dis efec­tuó tres ti­ros con una pis­to­la ca­li­bre 22, dos de los cua­les im­pac­ta­ron en el cuer­po de la víc­ti­ma.

Uno de esos pro­yec­ti­les in­gre­só por la re­gión axi­lar iz­quier­da y en su tra­yec­to­ria le per­fo­ró am­bos pul­mo­nes, pro­vo­cán­do­le una he­mo­rra­gia in­tra­to­rá­ci­ca ma­si­va y su in­me­dia­to de­ce­so.

Al mo­men­to de de­cla­rar en la cau­sa, In­sa­bral­dis sos­tu­vo que se en­con­tra­ba en el pa­tio de su ca­sa y que el fa­lle­ci­do “lo en­ca­ró”, rea­li­zan­do un ges­to co­mo si fue­ra a sa­car un ele­men­to de la cin­tu­ra.

Ex­pli­có que al estar os­cu­ro y no iden­ti­fi­car al otro in­di­vi­duo, ac­cio­nó en va­rias opor­tu­ni­da­des el ar­ma.

Di­jo tam­bién que “ti­ró al bul­to” y que esa per­so­na es­ca­pó del lu­gar sal­tan­do un pa­re­dón.

Co­men­tó que lue­go sa­lió y re­co­no­ció a Stre­mel, se­ña­lan­do que le ha­bía ro­ba­do en una opor­tu­ni­dad.

A par­tir de una se­rie de prue­bas reuni­das du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, el ma­gis­tra­do re­fi­rió que las ma­ni­fes­ta­cio­nes del impu­tado “ca­re­cen de to­do des­car­go” y que so­lo in­ten­tó me­jo­rar su si­tua­ción pro­ce­sal.

En pri­mer tér­mino, in­di­có que el to­tal de las vai­nas ser­vi­das in­cau­ta­das fue­ron ha­lla­das en la vía pú­bli­ca y no en el pa­tio de la ca­sa, des­de don­de re­fi­rió ha­ber dis­pa­ra­do.

Agre­gó tam­bién que nin­gu­na de las he­ri­das su­fri­das por Stre­mel se ubi­ca en la par­te fron­tal de su cuer­po, lo que des­vir­túa su ex­pli­ca­ción de que el fa­lle­ci­do iba ca­mi­nan­do ha­cia él cuan­do ac­cio­nó el ar­ma.

En tan­to, de acuer­do a los in­for­mes mé­di­cos y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la le­sión que le per­fo­ró los pul­mo­nes, con­si­de­ró im­po­si­ble que la víc­ti­ma ha­ya po­di­do sal­tar el mu­ro y ca­mi­nar has­ta el si­tio en el que ca­yó y mu­rió.

Por otra par­te, tam­bién cho­can con­tra su ver­sión las de­cla­ra­cio­nes de los dos jó­ve­nes que ha­bían lle­ga­do has­ta el lu­gar jun­to a Stre­mel.

In­clu­so, uno de ellos men­cio­nó ha­ber vis­to cuan­do la víc­ti­ma ca­yó mal­he­ri­da.

En de­fi­ni­ti­va, el juez en­ten­dió pro­ba­da la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de In­sa­bral­dis y le im­pu­so la pe­na de on­ce años de pri­sión.

Uno de los pro­yec­ti­les que im­pac­ta­ron en el cuer­po del fa­lle­ci­do le per­fo­ró los pul­mo­nes y pro­vo­có una he­mo­rra­gia ma­si­va

ARCHIVO LA NUEVA.

Sec­tor en el que per­so­nal po­li­cial ha­lló el cuer­po sin vi­da del jo­ven ba­lea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.