La UNS vol­ve­rá a ca­pa­ci­tar pa­ra tra­tar adic­cio­nes

La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur ca­pa­ci­ta a in­te­gran­tes de ONGs en coor­di­na­ción con la co­mu­na.

La Nueva - - PORTADA -

A par­tir del éxi­to ob­te­ni­do en el Cur­so de For­ma­ción de Pre­ven­to­res so­bre “Con­su­mos Pro­ble­má­ti­cos y Adic­cio­nes” que se cum­plió du­ran­te la pri­me­ra par­te del año, la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Cul­tu­ra y Ex­ten­sión Uni­ver­si­ta­ria de la UNS y la Uni­dad de Asis­ten­cia y Pre­ven­ción de Sa­lud Mental y Adic­cio­nes de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de la Mu­ni­ci­pa­li­dad anun­cia­ron que re­pe­ti­rán la ex­pe­rien­cia en el se­gun­do se­mes­tre.

La ini­cia­ti­va es­tá des­ti­na­da a quie­nes tra­ba­jan con po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles y las te­má­ti­cas abar­can los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el uso de dro­gas en la co­mu­ni­dad; la red so­cio-sa­ni­ta­ria en Bahía Blan­ca y la zo­na; gru­pos, so­cia­li­za­ción y fa­mi­lia; as­pec­tos to­xi­co­ló­gi­cos, so­cia­les y psí­qui­cos del con­su­mo; pre­ven­ción de ac­ci­den­tes; he­rra­mien­tas y téc­ni­cas pa­ra im­ple­men­tar ta­lle­res co­mu­ni­ta­rios y ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas de in­ter­ven- ción co­mu­ni­ta­ria.

Clau­dio Ca­ruc­ci, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra y Ex­ten­sión, in­di­có que la pro­pues­ta tu­vo al­to in­te­rés por su per­ma­nen­te ac­tua­li­dad.

Uno de los te­mas que se in­clu­yó fue el re­la­cio­na­do con la trá­gi­ca muer­te de Mi­cae­la Or­te­ga y el fuer­te im­pac­to que sig­ni­fi­có en la co­mu­ni­dad jo­ven.

“Con es­ta pro­pues­ta pre­ten­de­mos po­ner en la agen- da las si­tua­cio­nes que des­ve­lan a la so­cie­dad, por el com­pro­mi­so que es­ta Ca­sa asu­me con su me­dio, for­man­do en te­mas de ac­tua­li­dad pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de la co­mu­ni­dad”, agre­gó Ca­ruc­ci.

“Las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les son aque­llas que afec­tan a la co­mu­ni­dad y a la vez son un pro­duc­to de las formas ac­tua­les de vi­da. La co­mu­ni­dad afec­ta la vi­da de los in­di­vi­duos y los in­di­vi­duos afec­tan a la co­mu­ni­dad. En par­ti­cu­lar, la sa­lud es un bien y un de­re­cho que tie­ne un al­to gra­do de ex­ter­na­li­dad, es de­cir de vin­cu­la­ción con el con­tex­to”, ex­pli­có el li­cen­cia­do Hu­go Kern, Je­fe de la Uni­dad de Sa­lud Mental y Adic­cio­nes.

“El uso de las re­des so­cia­les y la tec­no­lo­gía es una adic­ción por­que pue­den de­ve­nir en dis­po­si­ti­vos que cap­tu­ran al su­je­to, es de­cir desa­rro­llar una re­la­ción de­pen­den­cia co­mo la des­crip­ta pa­ra las sus­tan­cias”, se­ña­ló.

--¿Cuán­do con­si­de­rar si se es adic­to?

--Lo que de­fi­ne a una adic­ción es la de­pen­den­cia sub­je­ti­va, y cuan­do la vi­da so­cial se ve afec­ta­da por esa ten­den­cia. Por otro la­do, no to­dos los su­je­tos que pa­de­cen es­ta pro­ble­má­ti­ca ac­ce­den al re­gis­tro cons­cien­te de la mis­ma, al me­nos en los pri­me­ros tiem­pos. Por un la­do por­que la mis­ma adic­ción im­pi­de la to­ma de con­cien­cia de los pro­ble­mas y por otro, por­que lle­van al su­je­to a un es­ta­do de ais­la­mien­to que re­fuer­za la pro­ble­má­ti­ca. Des­de ya que no hay que de­mo­ni­zar ni a las sus­tan­cias ni a los ob­je­tos, de he­chos hay usos so­cia­les no pro­ble­má­ti­cos.

--¿Có­mo se puede pre­ve­nir, qué ac­cio­nes se pue­den lle­var ade­lan­te cuan­do se de­tec­ta es­te ti­po de con­su­mo?

--Cuan­do se de­tec­ta en uno mis­mo o en otros, la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal es la re­fle­xión, es un es­ta­do fun- da­men­tal del pen­sa­mien­to, por eso es muy im­por­tan­te que el su­je­to to­me con­tac­to con sí mis­mo. Por eso mis­mo, no se tra­ta de vi­gi­lar y con­tro­lar sino de acom­pa­ñar y de ayu­dar cuan­do se tra­ta de otros.

--¿Có­mo dis­cer­nir si se tra­ta de un pa­sa­tiem­po o de una adic­ción?

--La cla­ve es­tá en la re­la­ción de de­pen­den­cia, que rom­pe con los usos re­crea­ti- vos o so­cia­les de cual­quie­ra de las sus­tan­cias de las que ha­bla­mos. El fi­ló­so­fo fran­cés Gi­lles De­leu­ze ha­ce una re­fe­ren­cia in­tere­san­te cuan­do ha­bla de la Ex­pe­rien­cia Vi­tal en opo­si­ción a la Em­pre­sa Mor­tí­fe­ra: una ha­bi­li­ta a la co­ne­xión de nue­vas ex­pe­rien­cias y la otra al ais­la­mien­to y a la co­ne­xión con un so­lo ob­je­to y por lo tan­to es esen­cial­men­te au­to­des­truc­ti­va.

El uso de las re­des so­cia­les y la tec­no­lo­gía es una adic­ción, por­que pue­den de­ve­nir en dis­po­si­ti­vos que cap­tu­ran al su­je­to.” LI­CEN­CIA­DO HU­GO KERN JE­FE DE LA U. DE SA­LUD MENTAL

ARCHIVO LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.