El blan­queo sal­va­dor

La Nueva - - EL PAÍS -

Al mar­gen de to­do lo que se ha es­cri­to res­pec­to de los erro­res co­me­ti­dos por el go­bierno en el te­ma de los au­men­tos de las ta­ri­fas, hay un da­to que pa­só des­aper­ci­bi­do y que, por lo tan­to, no fue ma­te­ria de análisis en el cur­so de las úl­ti­mas se­ma­nas. La reac­ción en ca­de­na que ge­ne­ró, en par­te de la so­cie­dad ar­gen­ti­na, las subas de todos co­no­ci­das, pu­so al descubierto que Mau­ri­cio Ma­cri y sus prin­ci­pa­les mi­nis­tros y se­cre­ta­rios de es­ta­do no se equi­vo­ca­ron cuan­do re­sol­vie­ron im­ple­men­tar, pa­ra re­com­po­ner la eco­no­mía, la es­tra­te­gia gra­dua­lis­ta que ri­ge a par­tir del 11 de di­ciem­bre pa­sa­do, de­jan­do de la­do cual­quier re­ce­ta de shock en la que hu­bie­ran po­di­do pen­sar. Si un ajus­te es­ca­lo­na­do, he­cho en eta­pas, que no se pro­pu­so sin­ce­rar la fe­no­me­nal dis­tor­sión de pre­cios re­la­ti­vos en un so­lo ac­to, le­van­tó tan­ta pol­va­re­da, re­sul­tan inima­gi­na­bles los efec­tos po­lí­ti­cos que ha­bría sus­ci­ta­do un plan eco­nó­mi­co mucho más du­ro que el vi­gen­te.

A las pro­tes­tas de no po­cos sec­to­res so­cia­les que, en dis­tin­tos lu­ga­res del país, re­cla­ma­ron ai­ra­dos en con­tra de los au­men­tos anun­cia­dos por el ti­tu­lar de la car­te­ra de ener­gía, le si­guie­ron los plan­teos le­van­ta­dos a ex­pen­sas de la ad­mi­nis­tra­ción de Cam­bie­mos por la to­ta­li­dad del ar­co par­ti­do­crá­ti­co opo­si­tor. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de que tam­bién se hi­cie­ron oír las vo­ces crí­ti­cas de al­gu­nas ca­pi­llas ra­di­ca­les, preo­cu­pa­das por el ses­go que ha­bía to­ma­do la cues­tión. Y el go­bierno to­mó con­cien­cia, ade­más, que el des­con­ten­to, co­mo no po­día ser di­fe­ren­te, tam­bién lle­gó a los vo­tan­tes del ma­cris­mo. No sig­ni­fi­ca lo ex­pre­sa­do que una ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía se ha­ya su­ma­do a la pro­tes­ta. De he­cho los ca­ce­ro­la­zos de la se­ma­na pa­sa­da no pa­sa­ron a ma­yo­res. Les fal­tó el vo­lu­men que tu­vie­ron aque­llos que, en su mo­men­to, de­bió su­frir en car­ne propia el kirch­ne­ris­mo. Pero sí sig­ni­fi­ca que hu­bo un to­que de aten­ción que nin­guno de los ac­to­res de­ci- si­vos de la po­lí­ti­ca crio­lla echó en sa­co ro­to.

¿Có­mo si­gue la pe­lí­cu­la de aho­ra en más? En teo­ría al me­nos, el año pró­xi­mo de­be­ría ha­ber otros in­cre­men­tos en las ta­ri­fas del gas y de la elec­tri­ci­dad si es que el go­bierno no cam­bia de li­bre­to y con­si­de­ra que es im­pres­cin­di­ble po­ner­le fin a las dis­tor­sio­nes en ma­te­ria ener­gé­ti­ca que pro­du­jo la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te, con ba­se en la po­lí­ti­ca pen­sa­da por Nés­tor Kirch­ner y pues­ta en eje­cu­ción por Ju­lio De Vi­do y Daniel Ca­me­ron. Na­da in­di­ca que Mau­ri­cio Ma­cri ha­ya mo­di­fi­ca­do, si­quie­ra en par­te, su po­si­ción al res­pec­to. ¿Nue­vo ta­ri­fa­zo, en­ton­ces, en al­gún mo­men­to del 2017? En teo­ría es­ta­ba can­ta­do, pero en la prác­ti­ca las co­sas no es­tán tan cla­ras.

Su­ce­de que el pró­xi­mo es un año mar­ca­do por las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, y de go­ber­na­do­res en las pro­vin­cias de San­tia­go del Es­te­ro y Co­rrien­tes, en las cua­les el go­bierno se jue­ga en bue­na me­di­da la po­si­bi­li­dad de per­ma­ne­cer en Bal­car­ce 50 has­ta el 2023. Los tex­tos ca­nó­ni­cos pres­cri­ben que re­sul­ta ne­ce­sa­rio com­ple­tar el ajus­te. La po­lí­ti­ca, en la ve­re­da de en­fren­te, cla­ma a gri­tos con­tra ta­ma­ña re­ce­ta. Mien­tras los nú­me­ros del dé­fi­cit no de­jan lu­gar a du­das, las ra­zo­nes elec­to­ra­les tam­bién tie­nen sus­ten­to.

Si el pre­si­den­te tu­vie­se que se­guir un ca­mino u otro es­ta­ría fren­te a uno de esos di­le­mas es­tra­té­gi­cos que ha­cen las ve­ces de que­bra­de­ros de ca­be­za pa­ra los hom­bres de Es­ta­do. Si pri­vi­le­gia­se los ar­gu­men­tos ener­gé­ti­cos -por lla­mar­les de al­gu­na manera- po­dría per­der los co­mi­cios; si, en cam­bio, se in­cli­na­se por pos­ter­gar el ajus­te con el pro­pó­si­to de sa­lir ai­ro­so de las ur­nas, po­dría to­par­se con una cri­sis eco­nó­mi­ca de mag­ni­tud.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra Ma­cri, si el blan­queo de ca­pi­ta­les al­can­za los to­pes de los que se ha­bla en los men­ti­de­ros de la City, en los pa­si­llos del mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, en las ofi­ci­nas de la Bol­sa de Co­mer­cio, en las reunio­nes de las prin­ci­pa­les con­sul­to­ras fi­nan­cie­ras y en los es­cri­to­rios de los eco­no­mis­tas más repu­tados del país, no ten­drá que ha­cer fren­te a la dis­yun­ti­va co­men­ta­da an­tes. Es que en todos esos ám­bi­tos, prác­ti­ca­men­te na­die su- po­ne que el blan­queo sea me­nor a 40.000 mi­llo­nes de dólares, y has­ta hay quie­nes, in­clui­dos dos mi­nis­tros del Po­der Ejecutivo Na­cio­nal, que en pe­tit comité, cla­ro, se jue­gan la ca­be­za a que la ci­fra po­dría es­tar cer­ca de los 60.000 mi­llo­nes.

Sal­van­do las dis­tan­cias y te­nien­do en cla­ro que, es­tric­ta­men­te, no hay com­pa­ra­ción po­si­ble en­tre la de­ci­sión que to­mó Harry Tru­man y su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, el ge­ne­ral Geor­ge Mars­hall, lue­go de fi­na­li­za­da la Se­gun­da Guerra Mun­dial, y lo que even­tual­men­te sería un blan­queo exi­to­so en­tre nosotros a fi­nes del año en cur­so, de todos mo­dos al ha­blar de un Plan Mars­hall apun­ta­mos al he­cho de que la ad­mi­nis­tra­ción de Cam­bie­mos po­dría in­gre­sar a los tiem­pos elec­to­ra­les due­ño de una ma­sa de dólares que le per­mi­ti­ría mo­ver­se con en­te­ra co­mo­di­dad, ha­cer fren­te a sus obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras, pos­ter­gar los au­men­tos de ta­ri­fas que, de otra manera, se ve­ría pre­ci­sa­do a po­ner en mar­cha y ol­vi­dar­se del ajus­te.

Las pro­ba­bi­li­da­des de que los ar­gen­ti­nos de­ci­dan tras­pa­ren­tar sus tendencias di­ne­ra­rias en ne­gro son al­tas, me­nos por un sú­bi­to bro­te de con­cien­cia cí­vi­ca, pa­trio­tis­mo o de­seo de res­pal­dar al go­bierno en un tran­ce di­fí­cil, que por un sen­ti­mien­to tan vie­jo co­mo el mundo: el mie­do a per­der mucho más que un 10 por cien­to de las re­ser­vas no de­cla­ra­das si aca­so no se su­ma­sen al blan­queo y fi­nal­men­te re­sul­ta­sen des­cu­bier­tos. La di­fe­ren­cia con otras ex­pe­rien­cias an­te­rio­res -que re­sul­ta­ron un so­no­ro fra­ca­so­po­co o na­da tie­ne que ver con una ma­yor efi­cien­cia de la AFIP o fa­ci­li­da­des más atrac­ti­vas de la ley a pun­to de pro­mul­gar­se, res­pec­to de las mu­chas que co­no­ci­mos en el cur­so del úl­ti­mo me­dio si­glo. Na­da de eso. El te­mor que co­rre en es­tos días co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra se re­la­cio­na con los con­tro­les y los tra­ta­dos de re­ci­pro­ci­dad fir­ma­dos o a pun­to de fir­mar­se en­tre las prin­ci­pa­les agencias fis­ca­les del mundo pa­ra in­ter­cam­biar da­tos y tras­pa­ren­tar to­das las cuen­tas ban­ca­rias exis­ten­tes en esos paí­ses.

Es cier­to que Es­ta­dos Uni­dos aún no ha di­cho cuál se­rá su de­ci­sión al res­pec­to y que, en tan­to y en cuan­to no ru­bri­que los acuer­dos, el re­fu­gio que ofre­ce pa­ra la pla­ta ne­gra es el mejor que pu­die­ra ima­gi­nar­se. Pero ¿y si fir­ma­se? El di­le­ma de qué ha­cer en es­ta ins­tan­cia, en ri­gor no lo tie­ne Ma­cri sino los te­ne­do­res ar­gen­ti­nos de di­ne­ro no de­cla­ra­do. Si en­tran en el blan­queo, el go­bierno ten­drá su Plan Mars­hall; si ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­fia­sen en el "es­plén­di­do ais­la­mien­to" ame­ri­cano y le hi­cie­sen Pi­to ca­ta­lán a la AFIP, el fis­co es­ta­ría en pro­ble­mas. Has­ta la pró­xi­ma se­ma­na.

¿Nue­vo ta­ri­fa­zo, en­ton­ces, en al­gún mo­men­to del 2017? En teo­ría es­ta­ba can­ta­do, pero en la prác­ti­ca las co­sas no es­tán tan cla­ras. Na­die su­po­ne que el blan­queo sea me­nor a 40.000 mi­llo­nes de dólares, y al­gu­nos se jue­gan a que po­dría lle­gar a 60.000 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.