Una de­ci­sión que sal­va vi­das

La Nueva - - OPINIÓN -

LA MUER­TE de Yé­si­ca Zam­bón, de 12 de años de edad, vol­vió a sa­cu­dir la con­cien­cia de mu­chos en ma­te­ria de do­na­ción de ór­ga­nos. La ni­ña, ra­di­ca­da en nues­tra ciu­dad, es­pe­ró en vano el do­nan­te de un co­ra­zón que le per­mi­tie­ra te­ner una opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir vi­vien­do.

La do­na­ción de ór­ga­nos si­gue sien­do re­sis­ti­da por mu­chos. Nue­vas cam­pa­ñas bus­can con­cien­ti­zar a la po­bla­ción.

EN LA pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res hay, se­gún da­tos que apor­ta el INCUCAI (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Cen­tral Úni­co Coor­di­na­dor de Abla­ción e Im­plan­te) cer­ca de 5 mil per­so­nas cu­ya vi­da de­pen­de de es­te ti­po de ac­cio­nes, la mi­tad de ellos por en­fer­me­da­des re­na­les y he­pá­ti­cas. Al­gu­nos de es­tos ca­sos tras­cien­den y con­mue­ven; la ma­yo­ría co­rres­pon­de a anó­ni­mos que aguar­dan el mi­la­gro.

LA MIS­MA or­ga­ni­za­ción da cuen­ta de que en nues­tra pro­vin­cia hay ape­nas cin­co do­nan­tes por ca­da mi­llón de ha­bi­tan­tes. Cin­co por ca­da mi­llón: el 0,0005% de la po­bla­ción ha to­ma­do esa de­ci­sión en vi­da. Ha de­ci­di­do que, en ca­so de mo­rir, sus ór­ga­nos sean uti­li­za­dos o des­ti­na­dos a per­so­nas que los ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir.

SE SA­BE, las es­ta­dís­ti­cas lo de­mues­tran, que no re­sul­ta una de­ci­sión fá­cil la de ser do­nan­te. Por va­rias ra­zo­nes, al­gu­nas con más sus­ten­to que otras, mu­chas pro­duc­to del mie­do, la im­pre­sión, la su­pers­ti­ción, la de­ja­dez, la fal­ta de con­cien­cia. Muy po­cos toman esa pos­tu­ra pa­ra que, fa­lle­ci­dos, se les qui­te de su cuer­po ór­ga­nos con­de­na­dos a la de­gra­da­ción to­tal.

LO OCU­RRI­DO con Yé­si­ca ge­ne­ró en la ciu­dad al­gu­nas dis­cu­sio­nes en­tre dis­tin­tas en­ti­da­des que se ocu­pan de alen­tar la do­na­ción de ór­ga­nos. Al pun­to que los fa­mi­lia­res de la ni­ña es­tán en­tu­sias­ma­dos por crear una se­de de la fun­da­ción Con­ti­nuar Vi­da, la cual con el le­ma “eli­jo pro­lon­gar mi vi­da en al­guien más”, lle­va ade­lan­te un va­lio­so tra­ba­jo a fa­vor de las do­na­cio­nes, con un acom­pa­ña­mien­to in­te­gral a los fa­mi­lia­res del en­fer­mo y del do­nan­te, asu­mien­do que am­bos ne­ce­si­tan una con­ten­ción es­pe­cial.

MÁS ALLÁ de cual­quier di­fe­ren­cia de pa­re­ce­res, sea con­cen­tran­do todos los es­fuer­zos en un úni­co es­pa­cio o abrien­do más si­tios, lo im­por­tan­te y tras­cen­den­te es se­guir tra­ba­jan­do en al­go tan sen­si­ble co­mo alen­tar a los vi­vos a ser do­nan­tes.

DE ACUER­DO con los (du­do­sos) da­tos del cen­so 2010 del INDEC, mue­re en el país una per­so­na ca­da dos mi­nu­tos.

LA DE­CI­SIÓN de unos po­cos pue­de es­ta­ble­cer que par­te de su cuer­po si­gan sir­vien­do en per­so­nas que, de otra manera, se­rían par­te de esa mis­ma es­ta­dís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.