Los dro­nes son los pro­ta­go­nis­tas de la in­no­va­ción

In­ves­ti­ga­do­res de la FAUBA tra­ba­jan res­pec­to del uso agrí­co­la. Pre­ten­den co­no­cer a fon­do la po­ten­cia­li­dad.

La Nueva - - ECONOMÍA - Nfer­nan­dez@la­nue­va.com

Nor­man Fer­nán­dez Des­de el año an­te­rior, la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res rea­li­za una se­rie de en­sa­yos con dro­nes y di­ver­sos sen­so­res so­bre cul­ti­vos de trigo y maíz. El fo­co está pues­to "en pa­sar un ta­miz a las tec­no­lo­gías", co­no­cer pa­ra qué sir­ven los dro­nes y có­mo po­drían con­tri­buir a la pro­duc­ción de ali­men­tos y pro­yec­tar las ven­ta­jas que po­drían re­pre­sen­tar en el fu­tu­ro.

De tal manera, los es­pe­cia­lis­tas que los dro­nes pa­sa­rán a ser pro­ta­go­nis­tas per­ma­nen­tes de la vi­da agropecuaria en la Ar­gen­ti­na, co­mo ya lo son en otras ac­ti­vi­da­des

"An­tes, tra­ba­já­ba­mos ma­yor­men­te con im­ple­men­tos que se mo­vían so­bre la tie­rra. Aho­ra con­ta­mos con nue­vas he­rra­mien­tas que es­tán en el ai­re, los dro­nes, que vie­nen a con­ver­tir­se en com­ple­men­tos de las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les", ex­pli­có Ga­briel Ting­hi­te­lla, do­cen­te de la cá­te­dra de Ce­rea­les de la FAUBA y téc­ni­co de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la (Aa­crea), quien lle­va ade­lan­te aque­llos en­sa­yos.

En diá­lo­go con So­bre la Tie­rra, si­tio de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca de la fa­cul­tad, ex­pre­só que hay usos po­ten­cia­les de los dro­nes que to­da­vía no fue­ron ex­plo­ra­dos y que po­drían ge­ne­rar un al­to im­pac­to en el agro de aquí a unos años. "Po­drían te­ner in­ter­ven­cio­nes di­rec­tas so­bre los cul­ti­vos", di­jo.

Cla­ro que to­da­vía queda mucho por ha­cer pa­ra co­no­cer los be­ne­fi­cios reales y po­ten­cia­les de es­tos ele­men­tos.

El año pa­sa­do, Ting­hi­te­lla y su equi­po sem­bra­ron trigo en la FAUBA y, lue­go, uti­li­za­ron dro­nes de tres em­pre­sas pro­vis­tos de cá­ma­ras que per­mi­ten ver el ín­di­ce de ve­ge­ta­ción de di­fe­ren­cia nor­ma­li­za­da (NDVI). Es­ta re­fe­ren­cia no mi­de di­rec­ta­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos, pero tie­ne una es­tre­cha re­la­ción con ella, por­que per­mi­te iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de ve­ge­ta­ción ver­de en la su­per­fi­cie, ca­rac­te­ri­zar su dis­tri­bu­ción es­pa­cial y la evo­lu­ción de su es­ta­do a lo lar­go del tiem­po res­pec­to del va­lor his­tó­ri­co.

Se sem­bra­ron dis­tin­tos ge­no­ti­pos, con di­fe­ren­tes do­sis de fer­ti­li­zan­tes y de fun­gi­ci­das, e in­clu­so de rie­go.

"Aho­ra es­ta­mos pro­ce­san­do las mues­tras pa­ra re­la­cio­nar las lec­tu­ras del ín­di­ce de ve­ge­ta­ción to­ma­das por los dro­nes con los pa­rá­me­tros agro­nó­mi­cos que re­le­vó Ma­xi­mi­li­ano Fa­bre, te­sis­ta de la ca­rre­ra de Agro­no­mía. Que­re­mos es­ta­ble­cer las co­rre­la­cio­nes en­tre lo que vie­ron las cá­ma­ras y la evo­lu­ción de los cul­ti­vos", sos­tu­vo.

Sin te­ner to­da­vía los da­tos fi­na­les, Ting­hi­te­lla di­jo que me­dian­te esos es­tu­deios en­con­tra­ron bue­nas co­rre­la­cio­nes de los ni­ve­les de pro­te­ción con fun­gi­ci­das y de­fo­lia­ción, así co­mo las do­sis de rie­go y las de fer­ti­li­zan­tes con los re­gis­tros del NDVI y la pro­duc­ción de bio­ma­sa y el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos.

El téc­ni­co di­jo que los dro­nes cons­ti­tu­yen una tec­no­lo­gía com­ple­men­ta­ria a los sa­té­li­tes, por­que am­bos tie­nen as­pec­tos a fa­vor y en con­tra. Al enu­me­rar las ven­ta­jas de los pri­me­ros, ex­pre­só: "Po­dés vo­lar cuan­do que­rés, ar­más la geometría de la cap­tu­ra de la ima­gen a tu gus­to, le das más o me­nos re­so­lu­ción en fun­ción de la al­tu­ra se­lec­cio­na­da y po­dés re­pa­sar el lu­gar las ve­ces que quie­ras. El dro­ne tie­ne un gra­do de ver­sa­ti­li­dad que no po­see el sa­té­li­tes".

En cam­bio, con el dro­ne no se cuen­ta con una geometría de cap­tu­ra de ima­gen fi­ja, que sí tie­ne el sa­té­li­te, que pa­sa todos los días por el mis­mo lu­gar, a la mis­ma al­tu­ra, con el mis­mo án­gu­lo de in­cli­na­ción cuan­do ha­ce la cap­tu­ra y a la mis­ma ve­lo­ci­dad.

Por otro la­do, en­tre las tec­no­lo­gías que vie­ne eva­luan­do la FAUBA exis­ten al­gu­nas que per­mi­ti­rían, por ejem­plo, au­to­ma­ti­zar equi­pos de rie­go y con­tro­lar­los a dis­tan­cia.

Vier­nes 22 Min-Máx Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que los dro­nes cons­ti­tu­yen una tec­no­lo­gía com­ple­men­ta­ria a los sa­té­li­tes, por­que am­bos tie­nen as­pec­tos a fa­vor y en con­tra.

Los dro­nes per­mi­ten pre­ci­sar el ín­di­ce de ve­ge­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.