Una for­ma de pre­ven­ción

La Nueva - - SÁBADO -

La Ten­sión Ar­te­rial (TA) ele­va­da en épo­cas tem­pra­nas de la vi­da cons­ti­tu­ye el ma­yor fac­tor pre­dic­ti­vo de desa­rro­llo de HTA en la edad adul­ta.

Los ni­ños con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de hi­per­ten­sión ar­te­rial, dia­be­tes, hi­per­co­les­te­ro­le­mia, obe­si­dad o muer­te sú­bi­ta son los que tie­nen un ries­go ma­yor de pre­sen­tar re­gis­tros más ele­va­dos.

Con­tro­lar la TA a los ni­ños nos per­mi­te co­no­cer la TA de nues­tros pa­cien­tes y, de es­ta manera, con­tro­lar si los va­lo­res de TA se man­tie­nen en el mis­mo per­cen­ti­lo a tra­vés del tiem­po .

Tam­bién, iden­ti­fi­car ni­ños con ries­go de pa­de­cer HTA e iden­ti­fi­car ni­ños hi­per­ten­sos, eva­luar­los, tra­tar­los y, en mu­chas opor­tu­ni­da­des, cu­rar­los.

La pre­ven­ción pa­sa por cam­bios en el es­ti­lo de vi­da.

Por ejem­plo, re­du­cir de pe­so; ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar y dis­mi­nu­ción del se­den­ta­ris­mo; se de­ben des­acon­se­jar especialmente los ali­men­tos con con­ser­van­tes y con ex­ce­si­va can­ti­dad de so­dio y la die­ta de­be ser ri­ca en ve­ge­ta­les y fru­tas, con­te­ner fi­bra y lác­teos des­cre­ma­dos.

Los ni­ños que no nor­ma­li­zan las ci­fras ten­sio­na­les con los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da de­ben ser de­ri­va­dos a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra su co­rrec­ta me­di­ca­ción.

La pre­ven­ción y el tra­ta­mien­to de la hi­per­ten­sión re­pre­sen­tan un desafío pa­ra los pe­dia­tras.

La de­tec­ción pre­coz del ni­ño hi­per­ten­so y la de­ri­va­ción ade­cua­da y opor­tu­na per­mi­ten evi­tar las com­pli­ca­cio­nes que la HTA pue­de traer en la edad pe­diá­tri­ca o en la adul­tez. La autora es mé­di­ca pe­di­ta­ra Co­le­gio Mé­di­co Dis­tri­to X

Por Dra. Ma­ría A. Ni­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.