El im­pac­to que tie­ne es­ta en­fer­me­dad en la so­cie­dad

La Nueva - - SÁBADO -

La ar­tri­tis pso­riá­si­ca pue­de ser in­ca­pa­ci­tan­te e im­pac­tar muy ne­ga­ti­va­men­te en las po­si­bi­li­da­des que tie­ne el pa­cien­te pa­ra tra­ba­jar tiem­po com­ple­to o,in­clu­so, im­pe­dir la ac­ti­vi­dad la­bo­ral.

De aquí sur­gen pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pa­ra la so­cie­dad, te­nien­do en cuen­ta que mu­chos pa­cien­tes con ar­tri­tis pso­riá­si­ca son diag­nos­ti­ca­dos en la mi­tad de su edad ac­ti­va, por­que la edad pro­me­dio de diag­nós­ti­co ron­da en­tre los 41 y 44 años.

Al­gu­nos es­tu­dios de­mos­tra­ron que el des­em­pleo aso­cia­do con es­ta en­fer­me­dad está en al­re­de­dor del 22 al 23 por cien­to.

Sil­via Fer­nán­dez Ba­rrio re­mar­có que si no se lo­gra el reconocimiento ni se ge­ne­ra con­cien­cia so­bre es­ta en­fer­me­dad en todos los ni­ve­les, el im­pac­to en el pa­cien­te y en la so­cie­dad se­gui­rá sien­do ele­va­do en tér­mi­nos de gas­tos en sa­lud, pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad y de in­ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar la par­ti­ci­pa­ción ple­na e igua­li­ta­ria del pa­cien­te en la co­mu­ni­dad.

Pa­ra me­jo­rar el diag­nós­ti­co tem­prano y re­du­cir el sub­tra­ta­mien­to de la ar­tri­tis ps­riá­si­ca es fun­da­men­tal que el der­ma­tó­lo­go y los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria re­co­noz­can la en­fer­me­dad y sus sín­to­mas, ya que ellos serán quie­nes la de­tec­ten en los pri­me­ros es­tu­dios, coin­ci­die­ron en se­ña­lar dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas. cos­tos ele­va­dos en sa­lud y oca­sio­nar que la ca­li­dad de vi­da sea de­fi­cien­te.

Al res­pec­to, el doctor Maid, quien tam­bién es reuma­tó­lo­go del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral, enume­ró que, en al­gu­nos ca­sos, se afec­tan las ma­nos, lo que di­fi­cul­ta mucho ac­ti­vi­da­des dia­rias co­mo ves­tir­se y abro­char­se los bo­to­nes o atar­se los cor­do­nes, co­mer, es­cri­bir o hi­gie­ni­zar­se, pa­ra men­cio­nar al­gu­nos de los pro­ble­mas dia­rios a los que se en­fren­tan es­tos pa­cien­tes.

Si, en cam­bio, se afec­tan las ro­di­llas, to­bi­llos o pies, el pa­cien­te ten­drá mu­chos pro­ble­mas pa­ra ca­mi­nar, le­van­tar­se de la ca­ma o sen­tar­se en una si­lla.

En otros ca­sos se afec­ta la co­lum­na lum­bo­sa­cra, pre­sen­tan­do do­lor en esa zo­na que, a ve­ces ter­mi­na sien­do in­ca­pa­ci­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.