Vie­jos gal­po­nes la­dri­lle­ros que re­cu­pe­ran su uso

In­mue­bles en apa­rien­cia con­de­na­dos a la de­mo­li­ción re­co­bran su uso con una vi­ta­li­dad única y des­ta­ca­da.

La Nueva - - ARQUITECTURA - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

MÁS IDEAS QUE IN­VER­SIÓN Ma­rio R. Mi­ner­vino ucho se dice a ve­ces de la po­si­bi­li­dad cier­ta y fac­ti­ble de re­uti­li­zar edi­fi­cios de más de cien años, que lle­van dé­ca­das aban­do­na­dos o se­mi­de­rrui­dos y que a vis­ta de un afi­cio­na­do son más can­di­da­tos a ser de­mo­li­dos que a su re­cu­pe­ra­ción. En nues­tra ciu­dad exis­ten de­ce­nas de

Mgal­po­nes la­dri­lle­ros, le­ga­do del pa­so de las em­pre­sas in­gle­sas y fran­ce­sas que ten­die­ron sus lí­neas fé­rreas ca­mino a los puer­tos lo­ca­les, que a pe­sar de su enor­me po­ten­cial no pue­den ser re­uti­li­za­dos y que es­tán aban­do­na­dos, en ma­nos aje­nas o ca­ren­tes de un pro­yec­to que con­tem­ple su pies­ta en va­lor. El si­guien­te ejem­plo, la re­cu­pe­ra­ción de un in­mue­ble en Mé­ji­co, es ape­nas uno de los cien­tos que po­drían mos­trar­se en to­do el mundo, don­de es­tas obras in­dus­tria­les son con­si­de­ra­das ver­da- de­res opor­tu­ni­da­des pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios de al­tí­si­mo va­lor de mer­ca­do y car­ga­dos por una in­va­lo­ra­bles cuo­ta de his­to­ria y cul­tu­ra.

Con sus se­ñas

El edi­fi­cio da­ta de prin­ci­pios del si­glo XX y está ca­ta­lo­ga­do por su va­lor his­tó­ri­co, ar­tís­ti­co y pa­tri­mo­nial, des­ti­na­do ori­gi­nal­men­te a vi­vien­das y que en su lar­ga vi­da al­ber­gó des­de una se­de de Li­bre­ros has­ta una pas­te­le­ría. To­da esa ex­pe­rien­cia le con­ce­de una per­so­na­li­dad par­ti­cu­lar y ha­ce que su es­pa­cio in­te­rior sea úni­co. El edi­fi­cio ad­quie­re su ca­rác­ter por sus ex­pe­rien­cias, y de ahí sus se­ñas par­ti­cu­la­res, sus ci­ca­tri­ces for­ma­rán par­te de la expresión del nue­vo uso.

Al ser ca­ta­lo­ga­do, la in­ter­ven­ción de­be de con­ser­var la esen­cia del ob­je­to ar­qui­tec­tó­ni­co. En es­te ca­so res­pon­de a los re­que­ri­mien­tos de di­fe­ren­tes ór­ga­nos del go­bierno, es­pa­cios fle­xi­bles y am­pli­tud vi­sual, bus­can­do dar a ca­da uno un sen­ti­do de apro­pia­ción de su es­pa­cio,.

Crear sin cons­truir sue­na co­mo una me­ta di­fí­cil, pero efi­caz e in­no­va­do­ra. Al fi­nal se ge­ne­ra a par­tir de to­do lo que está y es­ta­ba, de es­tí­mu­los ines­pe­ra­dos y cons­tan­tes en los que pre­do­mi­na el es­pa­cio, la ar­qui­tec­tu­ra.

Exis­ten an­te­ce­den­tes exi­to­sos que han ma­ne­ja­do esas pre­mi­sas, in­ter­ven­cio­nes que van más allá de to­mar un cas­ca­rón “vie­jo” y re­ju­ve­ne­cer­lo. Se tra­ta de ju­gar con lo exis­ten­te, no de re­no­var­lo, sino de uti­li­zar­lo. De ha­cer ar­qui­tec­tu­ra sin cons­truir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.