El aten­ta­do en Mú­nich sem­bró el ho­rror en to­da Ale­ma­nia.

La ma­tan­za se pro­du­jo a me­dia tar­de en un con­cu­rri­do cen­tro co­mer­cial. La po­li­cía ale­ma­na con­fir­mó que el agre­sor se sui­ci­dó a un ki­ló­me­tro del lu­gar. Era un ale­mán-ira­ní de 18 años re­si­den­te en la ca­pi­tal bá­va­ra.

La Nueva - - PORTADA -

El au­tor del ti­ro­teo en el cen­tro co­mer­cial de Mú­nich fue co­me­ti­do por un jo­ven ale­mán-ira­ní de 18 años re­si­den­te en la ca­pi­tal bá­va­ra, in­for­mó ano­che la Po­li­cía, tras con­fir­mar que el ba­lan­ce de víc­ti­mas mor­ta­les es de diez muer­tos, el agre­sor in­clui­do, quien se sui­ci­dó.

Ade­más se re­por­ta­ron 21 he­ri­dos, que fue­ron de­ri­va­dos y aten­di­dos en dis­tin­tos hos­pi­ta­les de esa ciu­dad ale­ma­na.

Los mo­ti­vos del ataque de ayer son del to­do des­co­no­ci­dos, aña­dió la fuen­te po­li­cial, se­gún la cual ini­cial­men­te se cre­yó que eran tres los ata­can­tes, pues­to que se vio a dos per­so­nas hu­yen­do en un co­che a to­da ve­lo­ci­dad del lu­gar, pero lue­go se com­pro­bó que no te­nían na­da que ver con el ti­ro­teo.

La pri­me­ra alar­ma sal­tó so­bre las 17.50 y en cuan­to se co­no­ció la no­ti­cia em­pe­za­ron a lle­gar to­do ti­po de in­for­ma­cio­nes acer­ca de otros ti­ro­teos o su­ce­sos en la ciu­dad, lo que mo­ti­vó la gran con­fu­sión ge­ne­ra­da al­re­de­dor del ataque, in­di­có la fuen­te.

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, el agre­sor no tie­ne an­te­ce­den­tes po­li­cia­les y vi­vía en Mú­nich des­de ha­ce unos años.

El agre­sor, cu­yo ca­dá­ver se en­con­tró apro­xi­ma­da­men­te a un ki­ló­me­tro del lu­gar del ti­ro­teo, con sig­nos cla­ros de ha­ber­se sui­ci­da­do, iba ar­ma­do con una pis­to­la.

Le­van­ta­ron el aler­ta

Una vez con­fir­ma­da la muer­te del úni­co ata­can­te, la po­li­cía lo­cal aun­ció el “fi­nal de la aler­ta te­rro­ris­ta” lan­za­da al pro­du­cir­se la ma­tan­za, aun­que se man­te­nía “pru­den­te”.

Los trans­por­tes vol­vie­ron a fun­cio­nar por la ma­dru­ga­da, se­gún tui­teó la po­li­cía bá­va­ra. La es­ta­ción cen­tral de tre­nes de Mú­nich, que ha­bía si­do eva­cua­da, re­abrió y los tre­nes que ha­bían que­da­do blo­quea­dos vol­vie­ron a cir­cu­lar.

La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel con­vo­có pa­ra hoy una reunión de su con­se­jo federal de se­gu­ri­dad en Ber­lín pa­ra “ana­li­zar la situación”, in­di­có su por­ta­voz.

Ini­cial­men­te, se­gún in­for­ma­cio­nes re­co­gi­das por las agencias no­ti­cio­sas, va­rios tes­ti­gos di­je­ron que los ata­can­tes eran hom­bres con ras­gos “ára­bes”. Des­de ese mo­men­to sur­gie­ron es­pe­cu­la­cio­nes so­bre la po­si­bi­li­dad de un aten­ta­do te­rro­ris­ta.

La te­le­vi­sión ale­ma­na de in­for­ma­ción NTV por su par­te in­di­có que se­gún un vi­deo afi­cio­na­do el au­tor o uno de los au­to­res de la ma­tan­za pa­re­ció pro­fe­rir in­sul­tos ra­cis­tas an­tes de dis­pa­rar, “lo que po­día ha­cer pen­sar en un ac­to de un ex­tre­mis­ta de de­re­cha”.

El ti­ro­teo co­men­zó en una ham­bur­gue­se­ría. Se­gún el ro­ta­ti­vo “Bild”, un hom­bre co­rrió por el cen­tro co­mer­cial y dis­pa­ró a va­rias per­so­nas, an­tes de huir en di­rec­ción a una es­ta­ción de me­tro.

Pre­cau­cio­nes

La voz del Go­bierno federal, en me­dio de la situación de cri­sis, ha si­do la del mi­nis­tro de la Can­ci­lle­ría, Pe­ter Alt­maier, a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter y en de­cla­ra­cio­nes a la te­le­vi­sión pú­bli­ca.

“No va­mos a per­mi­tir que los te­rro­ris­tas lo­gren su ob­je­ti­vo, que es pro­vo­car in­tran­qui­li­dad de la po­bla­ción”, sub­ra­yó Alt­maier.

A tra­vés de Twit­ter el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ex­pre­só su pe­sar por las víc­ti­mas y el agra­de­ci­mien­to a las fuer­zas po­li­cia­les, de todos los cuer­pos, que par­ti­ci­pa­ron en el am­plio ope­ra­ti­vo des­ple­ga­do en Mú­nich pa­ra in­ten­tar cap­tu­rar al agre­sor.

La po­li­cía mu­ni­que­sa in­for­mó cons­tan­te­men­te du­ran­te la jor­na­da por esa vía y es­ta­ble­ció un nú­me­ro de te­lé­fono pa­ra aten­der las lla­ma­das de los fa­mi­lia­res de po­si­bles víc­ti­mas o per­so­nas des­apa­re­ci­das des­pués del le­tal ti­ro­teo.

La fuer­za de se­gu­ri­dad, que col­gó sus men­sa­jes en ale­mán, in­glés, francés y turco, pi­dió po­co des­pués del su­ce­so a los ciu­da­da­nos que se en­cuen­tren en Mú­nich que aban­do­na­ran los es­pa­cios pú­bli­cos y no sa­lie­ran de ca­sa mien­tras in­ten­ta dar ca­za al o los agre­so­res.

Ciu­dad pa­ra­li­za­da

El ser­vi­cio de me­tro que­dó sus­pen­di­do de in­me­dia­to tras el ataque, lo mis­mo que el res­to de trans­por­tes pú­bli­cos, mien­tras las fuer­zas de se­gu­ri­dad des­ple­ga­ban a to­das las uni­da­des dis­po­ni­bles de los dis­tin­tos cuer­pos po­li­cia­les en la ciu­dad.

Pa­ra fa­ci­li­tar el ope­ra­ti­vo po­li­cial se pi­dió asi­mis­mo a los au­to­mo­vi­lis­tas que aban­do­na­sen las au­to­pis­tas que van en di­rec­ción a Mú­nich, la es­ta­ción cen­tral de fe­rro­ca­rril que­dó eva­cua­da y se sus­pen­dió el trá­fi­co fe­rro­via­rio ha­cia ella.

La pri­me­ra lla­ma­da de un tes­ti­go se re­ci­bió a las 17.50 y en ella se aler­ta­ba de un ti­ro­teo en dos de las ca­lles ale­da­ñas al cen­tro co­mer­cial Olym­pia y des­pués en el pro­pio com­ple­jo.

En me­dio de la situación de ab­so­lu­ta con­fu­sión y es­ca­sa in­for­ma­ción, sí se des­min­tió que se es­tu­vie­ra pro­du­cien­do un se­gun­do ti­ro­teo en el co­ra­zón de la ciu­dad, la Ma­rian-platz, el lu­gar más fre­cuen­ta­do y tu­rís­ti­co de Mú­nich.

Ini­cial­men­te se cre­yó que los ata­can­tes eran tres, pero dos per­so­nas, que hu­ye­ron en un co­che a to­da ve­lo­ci­dad del lu­gar, no te­nían na­da que ver con el ti­ro­teo.

No hay ar­gen­ti­nos

La em­ba­ja­da ar­gen­ti­na en Ber­lín in­for­mó que no hay re­por­te de víc­ti­mas ar­gen­ti­nas por el ti­ro­teo ocu­rri­do ayer en un shop­ping de Mú­nich, don­de un hom­bre abrió fue­go en un lo­cal de co­mi­das pro­vo­can­do la muer­te de nue­ve per­so­nas y 21 he­ri­dos.

“No hay in­for­ma­ción pre­ci­sa aún, pero no te­ne­mos in­for­ma­ción so­bre la na­cio­na­li­dad de las víc­ti­mas”, se­ña­ló el se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da, Se­bas­tián Ba­lli­na.

El Go­bierno ar­gen­tino con­de­nó ano­che el ataque en un cen­tro co­mer­cial de Mú­nich. En una no­ta hi­zo lle­gar sus “con­do­len­cias y so­li­da­ri­dad” al pue­blo ale­mán.

FO­TOS: REU­TERS Y AFP

Azo­ra­dos por lo su­ce­di­do, va­rios tran­seún­tes atra­vie­san el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad mon­ta­do pa­ra dar con el agre­sor.

Fuer­te cus­to­dia en el fren­te del res­tau­ran­te de co­mi­das rá­pi­das, don­de se ini­ció el ti­ro­teo. A la de­re­cha, una de las víc­ti­mas ya­ce en la ve­re­da.

Im­pre­sio­nan­te fue el des­plie­gue po­li­cial lue­go del in­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.