La fal­ta de con­tro­les, el cuar­to fac­tor en el co­lap­so del pa­vi­men­to

La Nueva - - PORTADA - Por Ma­rio Mi­ner­vino, Fe­de­ri­co Mo­reno y Adrián Lu­cia­ni in­fo@la­nue­va.com

Que las ca­lles de la ciu­dad nun­ca es­tu­vie­ron tan arrui­na­das es una ver­dad que ca­si na­die dis­cu­te. Que se tra­ta de un te­ma mul­ti­cau­sal, tam­po­co. Sin em­bar­go, a la fal­ta de man­te­ni­mien­to, el cli­ma hú­me­do y los de­sas­tres de AB­SA hay que su­mar­les una cuar­ta ra­zón: la his­tó­ri­ca ca­ren­cia de con­tro­les so­bre las obras de pa­vi­men­to que se han rea­li­za­do al menos en los úl­ti­mos diez o quin­ce años y que, pa­ra mu­chos ex­per­tos, ter­mi­na­ron en los de­sas­tres que los au­to­mo­vi­lis­tas y ci­clis­tas bahien­ses de­ben afron­tar aho­ra.

¿Por qué el as­fal­to bahien­se se rom­pe tan­to y tan rá­pi­do?

No só­lo la his­tó­ri­ca fal­ta de in­ver­sión, el es­ca­so man­te­ni­mien­to o las fa­len­cias de AB­SA al­can­zan pa­ra ex­pli­car la de­ba­cle en ma­te­ria de as­fal­to en Bahía.

El pro­ble­ma es una me­sa de cua­tro pa­tas po­co y na­da se ha­bla de la cuar­ta, tan­to o más im­por­tan­te que las an­te­rio­res.¿Cuál es? La au­sen­cia o la­xi­tud de los con­tro­les, du­ran­te y des­pués de las obras, des­de ha­ce mu­chos años.

De lo con­tra­rio, ¿có­mo po­dría ex­pli­car­se que obras re­cien­tes co­mo la re­pa­vi­men­ta­ción de la ca­lle 12 de Oc­tu­bre (2012-2013), el ca­mino de La Ca­rrin­dan­ga (2010) o la ru­ta que va des­de la Au­to­vía Juan Pa­blo II has­ta Grün­bein, pa­san­do por Es­po­ra, por men­cio­nar so­lo al­gu­nas, ya mues­tren ba­ches o agrie­ta­mien­tos?

El pro­pio in­ten­den­te mu­ni­ci­pal, Héc­tor Gay, men­cio­nó en su cam­pa­ña elec­to­ral la ne­ce­si­dad de ajus­tar los me­ca­nis­mos de con­trol, asu­mien­do que mu­chas de las fa­llas que re­gis­tra el pa­vi­men­to son con­se­cuen­cia de su eje­cu­ción de­fec­tuo­sa, la cual pue­de in­cluir una ma­la eje­cu­ción es­truc­tu­ral --ba­se y sub ba­se-- co­mo de la pro­pia car­pe­ta.

El mu­ni­ci­pio cuen­ta hoy con cua­tro ins­pec­to­res, can­ti­dad que apa­re­ce co­mo exi­gua pa­ra su­per­vi­sar to­dos los tra­ba­jos que se rea­li­zan en la ma­te­ria: ba­cheo, en­tos­ca­do, per­fi­la­do, pa­vi­men­ta­ción, ni­ve­la­ción y cons­truc­ción de cordón cu­ne­ta, por men­cio­nar al­gu­nos.

La mo­da­li­dad de tra­ba­jo es va­ria­ble.

Aho­ra, en el ini­cio de la pa­vi­men­ta­ción de 135 cua­dras, ca­da uno de esos agen­tes se­rá asig­na­do a una de las em­pre­sas ad­ju­di­ca­ta­rias de los tra­ba­jos, con lo cual de­be­rá con­tro­lar la eje­cu­ción de 12 cua­dras por mes, ca­da uno.

Ese rit­mo de tra­ba­jo --60 cua­dras mensuales-- exi­ge ade­más una res­pues­ta ade­cua­da pa­ra co­no­cer los en­sa­yos a que de­be ser so­me­ti­do

Los ba­ches cons­ti­tu­yen tam­bién un pe­li­gro de trán­si­to, so­bre to­do pa­ra los ci­clis­tas que de­ben sor­tear­los y, a su vez, evi­tar a los vehícu­los que los es­qui­van.

tan­to la es­truc­tu­ra in­ter­na del pa­vi­men­to co­mo la car­pe­ta de as­fal­to, bus­can­do de­ter­mi­nar los va­lo­res de es­ta­bi­li­dad y de­for­ma­ción y la ca­li­dad de la com­pac­ta­ción del te­rreno.

En tal sen­ti­do, ha­bría que pre­gun­tar­se có­mo fue real­men­te el tra­ba­jo de con­trol años an­tes, cuan­do, se­gún ci­fras ofi­cia­les, el mu­ni­ci­pio lle­gó a pa­vi­men­tar o re­pa­vi­men­tar 400 cua­dras anua­les.

No menos re­le­van­te es que hoy el mu­ni­ci­pio dis­pon­ga de un úni­co la­bo­ra­to­ris­ta, lo cual apa­re­ce a to­das lu­ces co­mo in­su­fi­cien­te pa­ra la can­ti­dad de mues­tras y pro­be­tas a en­sa­yar.

La ne­ce­si­dad de un con­trol anual

Los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan la ne­ce­si­dad de ha­cer al menos un con­trol anual del pa­vi­men­to. El mis­mo per­mi­te ve­ri­fi­car que no ha su­fri­do daños y, en ca­so de te­ner­los, in­ter­ve­nir de ma­ne­ra in­me­dia­ta pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias ma­yo­res.

De acuer­do con lo que.pu­do ave­ri­guar La Nue­va , la Co­mu­na tu­vo --ha­ce más de 10 años-- un pro­gra­ma de se­lla­do de fi­su­ras, que son las grie­tas por la que co­mien­za a fil­trar­se el agua que de­te­rio­ra ca­da día el pa­vi­men­to.

Se tra­ta de una in­ter­ven­ción cla­ve cuan­do se de­tec­ta la de­no­mi­na­da "piel de co­co­dri­lo".

Pre­vio a su rea­li­za­ción de­ben lim­piar­se pa­vi­men­to y fi­su­ras, uti­li­zan­do es­co­bi­llón y ai­re com­pri­mi­do.

Se re­lle­nan las fi­su­ras con mezcla as­fál­ti­ca de graduación fi­na y se apli­ca una sus­tan­cia pa­ra se­llar­la. Se ni­ve­la y fi­nal­men­te se com­pac­ta.

Los tra­ba­jos se rea­li­za­ban con per­so­nal pro­pio mu­ni­ci­pal y lue­go se ter­ce­ri­za­ron, pa­ra fi­nal­men­te de­jar de eje­cu­tar­los. ¿La ra­zón? Di­cen que era ca­ro.

Uno de los si­tios don­de pue­den ver­se eje­cu­ta­das es­te ti­po de ta­reas es en ca­lles del ba­rrio Pa­lihue, don­de el in­me­dia­to se­lla­do evi­tó que hoy mu­chas de ellas sean un le­cho de ba­ches.

El si­guien­te con­trol que de­be ha­cer­se es el de los hun­di­mien­tos, los cua­les se ge­ne­ran por una fa­lla en el "con­tra­pi­so", que de­be re­cons­truir­se pa­ra que la so­lu­ción sea de­fi­ni­ti­va.

Em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción con­sul­ta­dos men­cio­na­ron que mu­chas ca­lles pa­vi­men­ta­das en la dé­ca­da del 90 re­gis­tra­ron de­fi­cien­cias al po­co tiem­po.

Las fa­llas más co­mu­nes

Rea­li­za­dos al­gu­nos es­tu­dios se de­tec­tó que la cau­sa es­ta­ba en el sue­lo-ce­men­to em­plea­do en la sub ba­se (con­tra­pi­so), que al ser de­ma­sia­do rí­gi­do ge­ne­ra­ba un com­por­ta­mien­to inade­cua­do de la car­pe­ta. Hoy se uti­li­za una mezcla de tos­ca y pie­dra, que ofre­ce la mis­ma re­sis­ten­cia pe­ro se com­por­ta de ma­ne­ra más elás­ti­ca.

Otra fa­lla ha­bi­tual es el ahue­lla­mien­to, que pro­du­ce la ele­va­ción de las áreas ad­ya­cen­tes y la fi­su­ra­ción.

“Em­pre­sas se­rias e idóneas”

Las fuen­tes con­sul­ta­das de­fi­nen a las em­pre­sas del ru­bro de pa­vi­men­to lo­ca­les co­mo "se­rias e idóneas", con ex­pe­rien­cia y equi­pa­mien­to ade­cua­do.

En ge­ne­ral no se re­gis­tra un por­cen­ta­je im­por­tan­te de ta­reas re­cha­za­das por ma­la eje­cu­ción.

Sin em­bar­go se con­si­de­ra que es cla­ve que la ins­pec­ción de obra ten­ga un im­por­tan­te res­pal­do del mu­ni­ci­pio pa­ra ejer­cer su ta­rea, evi­tan­do to­do ti­po de cer­ca­nía con las em­pre­sas o de és­tas con las se­cre­ta­rías res­pec­ti­vas.

Sin caer en una exi­gen­cia es­tric­ta, ex­per­tos su­gie­ren nman­te­ner una pos­tu­ra rí­gi­da y exi­gen­te.

"El hom­bre es bueno, pe­ro si se lo vi­gi­la es me­jor", de­cía Juan Pe­rón.

Las ca­lles con vi­da útil cum­pli­da

Hoy, el 70% de las ca­lles pa­vi­men­ta­das de la ciu­dad (unas 2.800 cua­dras) ha cum­pli­do su vi­da útil, se­gún ad­mi­ten los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, lo que po­ne de ma­ni­fies­to la reali­dad con la cual de­ben li­diar los 170 mil vehícu­los que con­for­man el par­que au­to­mo­tor.

Es­to, ade­más de una ma­yor fir­me­za en los con­tro­les de las obras en mar­cha o por ve­nir, des­nu­da tam­bién la com­ple­ta y an­ti­gua fal­ta de un plan de man­te­ni­mien­to por par­te del mu­ni­ci­pio, cu­ya au­sen­cia mo­di­fi­ca la vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.