El men­sa­je de dos ne­nas de 6 años

La Nueva - - PARA EMPEZAR - wgu­lla­ci@la­nue­va.com

La dis­cu­sión, fren­te a la ma­la­ria, era si el Día del Ami­go ha­bía mo­vi­do o no el am­pe­rí­me­tro en los co­mer­cios. Ci­fras y más ci­fras. Pa­ra el bol­si­llo, pe­ro sin nin­gún con­te­ni­do emo­cio­nal.

Que­da­ba re­le­ga­do el he­cho de in­ves­ti­gar por qué, de pron­to, en un co­ra­zón pue­den ha­bi­tar dos al­mas.

Tes­ti­mo­niar so­bre los re­nun­cia­mien­tos, la solidaridad, la her­man­dad de dos o más per­so­nas que eli­gie­ron po­sar jun­tas fren­te a un es­pe­jo y apre­ciar una so­la fi­gu­ra. La de la amis­tad.

Al ca­bo, te­jer his­to­rias que nos cau­ti­ven. Se­gu­ra­men­te sim­ples.

Tan sim­ples, co­mo és­ta.

*** Va­len­ti­na e Isabella tie­nen 6 años, con­cu­rren a la mis­ma es­cue­la (la 69 del ba­rrio Pa­ta­go­nia) y vi­ven en el mis­mo ba­rrio. Se eli­gie­ron sin trau­mas. Re­mo­lino per­ma­nen­te una, un mar apa­ci­ble la otra. Pe­ro jun­tas, una na­tu­ra­le­za im­pre­de­ci­ble. Fas­ci­nan­te.

De pron­to, Va­len­ti­na se apa­re­ce con uno de sus di­bu­jos lla­ma­ti­va­men­te pro­fun­dos.

Una cruz y su abue­lo Ti­to, quien ya no es­tá. “Por­que es­tá en el cie­lo”.

“Quie­ro que ven­gas, que es­tés con­mi­go”, sos­tie­ne Va­len. Con su mi­ra­da in­ge­nua y un hi­li­to, ca­si im­per­cep­ti­ble, de an­gus­tia. A lo que Isa reac­cio­na, con inusi­ta­da tris­te­za. “Y yo quie­ro que ven­ga Do­na”. Y ha­ce “pu­che­ro”, por su pe­rri­ta muer­ta en un ac­ci­den­te.

En­ton­ces Va­len re­cu­rre a su la­do más his­trió­ni­co. Y se con­vier­te en una pe­rri­ta fal­de­ra. En Do­na.

En cua­tro pa­ti­tas co­rre­tea, mue­ve la co­la, sa­ca la len­gua...

“Ve­ní Isa, soy Do­na, da­le”, le di­ce a su ami­ga, an­sio­sa por re­ver­tir­le la an­gus­tia por una son­ri­sa. Y lo lo­gra. Va­ya que lo lo­gra.

Aho­ra la que ac­túa co­mo una pe­rri­ta es Isa, pe­ro con otro nom­bre. El de Afri­ka, la pe­rri­ta de Va­len.

En­ton­ces ríen, jue­gan y se di­vier­ten. Sien­ten que ser ami­gas las pu­so a sal­vo, a las dos, del peor de los pe­ca­dos que pue­de re­caer so­bre un ni­ño. El de es­tar tris­tes.

Por­que el otro pe­ca­do, el de los gran­des, qui­zás pa­se por mer­can­ti­li­zar to­do.

In­clu­so, has­ta el ma­ra­vi­llo­so cul­to a la amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.