Em­pre­sas ar­gen­ti­nas aler­tan por po­si­ble in­va­sión de im­por­ta­dos

La CA­ME ex­pre­só su ma­les­tar con la res­ti­tu­ción del puer­ta a puer­ta pa­ra la com­pra de bie­nes del ex­te­rior, ase­gu­ran­do que se afec­ta di­rec­ta­men­te a la in­dus­tria ar­gen­ti­na.

La Nueva - - EL PAÍS -

Una vuel­ta del ré­gi­men "puer­ta a puer­ta" pa­ra com­pras por In­ter­net en el ex­te­rior "se­rá per­ju­di­cial" tan­to pa­ra la in­dus­tria co­mo pa­ra el co­mer­cio na­cio­nal, ad­vir­tió ayer la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CA­ME) y con­si­de­ró que "no es el mo­men­to opor­tuno" pa­ra esa me­di­da que "re­sen­ti­rá más" la pro­duc­ción y el con­su­mo lo­cal.

"La vuel­ta del ser­vi­cio puer­ta a puer­ta (PaP) pa­ra las com­pras al ex­te­rior se­rá per­ju­di­cial tan­to pa­ra la in­dus­tria na­cio­nal co­mo pa­ra el co­mer­cio lo­cal, ya que en una am­plia ga­ma de pro­duc­tos se pue­den con­se­guir pre­cios has­ta 67 por cien­to más eco­nó­mi­cos que los que ofre­ce el mer­ca­do lo­cal en los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en el país", se­ña­ló la cá­ma­ra.

La en­ti­dad in­di­có que ro­pa, ju­gue­tes, ma­rro­qui­ne­ría, ar­te­fac­tos de ilu­mi­na­ción, y va­ji­lla de co­ci­na "son al­gu­nos de los ru­bros más afec­ta­dos, don­de el con­su­mi­dor lo­cal pue­de com­prar ‘ma­de in Chi­na’ por In­ter­net el mis­mo pro­duc­to, con di­fe­ren­cias de pre­cios de en­tre 62 y 67%".

Se­gún los tras­cen­di­dos, el go­bierno anun­cia­ría es­ta se­ma­na el nue­vo ré­gi­men de com­pras on-li­ne al ex­te­rior y ha­bi­li­ta­ría a rea­li­zar has­ta cin­co com­pras anua­les por un mon­to má­xi­mo de mil dó­la­res ca­da uno y el en­vío no po­drá su­pe­rar los 50 ki­los.

CA­ME ob­je­tó que "la me­di­da lle­ga­ría en un mo­men­to don­de los cos­tos en al­za de la pro­duc­ción lo­cal es­tán de­te­rio­ran­do la com­pe­ti­ti­vi­dad de los pro­duc­tos na­cio­na­les, y en un mer­ca­do que con­su­me bas­tan­te menos que el año pa­sa­do, los pro­duc­tos im­por­ta­dos ga­nan par­ti­ci­pa­ción en la ven­ta".

"Con es­ta me­di­da se per­ju­di­ca no só­lo a la in­dus­tria sino tam­bién al co­mer­cio, que ve­rá mer­mar sus ven­tas en una co­yun­tu­ra don­de de por sí se es­tá ven­dien­do 10 % menos en vo­lu­men que el año pa­sa­do", fus­ti­gó. Ex­ce­so de pro­duc­ción Una preo­cu­pa­ción mun­dial. Más allá de la cues­tión lo­cal, el cre­ci­mien­to de las im­por­ta­cio­nes chi­nas preo­cu­pa in­clu­so a los go­bier­nos de las gran­des po­ten­cias, co­mo EE. UU. y los de la Unión Eu­ro­pea. Las au­to­ri­da­des de esos paí­ses ase­gu­ran que las ma­nu­fac­tu­ras del país asiá­ti­co se sos­tie­nen con cré­di­tos de la ban­ca pública y sub­si­dios es­pe­cia­les. La pu­ja que se vie­ne. De he­cho, los paí­ses cen­tra­les se nie­gan a re­co­no­cer­le a Chi­na el sta­tus de eco­no­mía de mer­ca­do, a di­fe­ren­cia de Ar­gen­ti­na, que du­ran­te la pre­si­den­cia del fa­lle­ci­do Nés­tor Kirch­ner se lo otor­gó. El pla­zo pa­ra que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio de­fi­na la si­tua­ción del gi­gan­te asiá­ti­co ven­ce en di­ciem­bre de es­te año.

ARCHIVO LA NUE­VA.

La in­va­sión de im­por­ta­cio­nes de bie­nes chi­nos des­ve­la al em­pre­sa­ria­do ar­gen­tino, jus­to en me­dio de una eco­no­mía es­tan­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.