An­ti­con­cep­ti­vos: ni en­gor­dan, ni cau­san in­fer­ti­li­dad, ni...

Las nue­vas pas­ti­llas tie­nen “menos car­ga hor­mo­nal que las que se usa­ban años atrás”, di­ce un es­pe­cia­lis­ta. La ma­yo­ría de los mie­dos que exis­ten “no han si­do de­mos­tra­dos por es­tu­dios”.

La Nueva - - SOCIEDAD -

Las pas­ti­llas anticonceptivas no en­gor­dan, no cau­san in­fer­ti­li­dad y no pro­du­cen vá­ri­ces, afir­ma el gi­ne­có­lo­go Fer­nan­do Neus­pi­ller, quien ase­gu­ró que se tra­ta de mi­tos “no de­mos­tra­dos por nin­gún es­tu­dio” y que las nue­vas píl­do­ras tie­nen “mu­cha menos car­ga hor­mo­nal que las que se usa­ban años atrás”.

El pri­me­ro de los mi­tos di­ce que los an­ti­con­cep­ti­vos (ACO) cau­san in­fer­ti­li­dad: “Eso es una creen­cia, ya que nin­gún es­tu­dio de­mos­tró nun­ca esa re­la­ción. Lo que su­ce­de es que las pas­ti­llas pue­den en­mas­ca­rar otros pro­ble­mas que pa­san inad­ver­ti­dos cuan­do se usan, ya que en mu­chas mu­je­res ayu­dan a re­gu­la­ri­zar el ci­clo mens­trual y eso da la im­pre­sión de que no exis­te nin­gu­na pa­to­lo­gía”, se­ña­ló Neus­pi­ller.

Apun­tó que por lo ge­ne­ral las mu­je­res co­mien­zan a to­mar ACO cuan­do son jó­ve­nes y no es­tán pla­nean­do una fa­mi­lia, pe­ro “lo que no con­tem­plan es que a me­di­da que au­men­ta la edad dis­mi­nu­ye la re­ser­va ová­ri­ca y la ca­li­dad ge­né­ti­ca de sus óvu­los. Por eso al mo­men­to de co­men­zar a bus­car un em­ba­ra­zo y de­jar de to­mar las pas­ti­llas se po­drá de­tec­tar al­gu­na pa­to­lo­gía que la pa­cien­te tu­vie­ra des­de an­tes o sim­ple­men­te en­con­trar­nos con que su fer­ti­li­dad dis­mi­nu­yó de for­ma na­tu­ral”, ex­pli­có el gi­ne­có­lo­go, quien en­fa­ti­zó que "la in­ci­den­cia de la edad en la fer­ti­li­dad de la mu­jer es tan im­por­tan­te que se con­si­de­ra una de las prin­ci­pa­les cau­sas de in­fer­ti­li­dad”.

Otro de los mi­tos más fa­mo­sos di­ce que “cual­quier pas­ti­lla an­ti­con­cep­ti­va sir­ve pa­ra cual­quier mu­jer”, afir­ma­ción “com­ple­ta­men­te fal­sa”.

“Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de ACO que se in­di­can de acuer­do al efec­to que se quie­ra ge­ne­rar, ya que al­gu­nas pas­ti­llas sir­ven pa­ra man­te­ner ni­ve­les de­ter­mi­na­dos de pro­ges­te­ro­na y es­tró­geno en la mu­jer du­ran­te ca­da mes, en otros ca­sos se bus­ca cam­biar la can­ti­dad de pro­ges­te­ro­na pa­ra dis­mi­nuir sus efec­tos se­cun­da­rios y en otros se pue­den in­di­car pas­ti­llas de ci­clo ex­ten­di­do, que son efi­ca­ces pa­ra aque­llas mu­je­res que ex­pe­ri­men­tan ci­clos mens­trua­les do­lo­ro­sos”, de­ta­lló.

Es tam­bién un di­cho po­pu­lar que los ACO en­gor­dan, aun­que tam­po­co hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca que lo de­mues­tre: “Los an­ti­con­cep­ti­vos que se uti­li­zan en la ac­tua­li­dad no en­gor­dan ni fa­vo­re­cen la an­sie­dad que te ha­ce co­mer más”, acla­ró Neus­pi­ller. Es muy co­mún pen­sar que los an­ti­con­cep­ti­vos pro­du­cen vá­ri­ces o al­gu­nos pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, pe­ro en esos ca­sos hay que te­ner en cuen­ta su com­po­si­ción y las do­sis de ca­da hor­mo­na.

“Los an­ti­con­cep­ti­vos ba­sa­dos en es­tró­geno no pro­du­cen vá­ri­ces, pe­ro sí es­ti­mu­lan a las mu­je­res que ya tie­nen una pre­dis­po­si­ción o ve­nas vi­si­bles con an­te­rio­ri­dad. En esos ca­sos se pue­den re­co­men­dar otras pas­ti­llas pa­ra evi­tar el pro­ble­ma ”, con­si­de­ró el es­pe­cia­lis­ta.

USCDN02.MUNDOTKM.COM

Un gi­ne­có­lo­go ase­gu­ra que es fal­so que cual­quier pas­ti­lla sir­va pa­ra cual­quier mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.