De­lin­cuen­tes des­va­li­ja­ron su ca­sa mien­tras es­ta­ba de via­je

Des­co­no­ci­dos apro­ve­cha­ron que una mu­jer se en­con­tra­ba jun­to a sus hi­jos en Ca­pi­tal Fe­de­ral. Es­ca­pa­ron con dos compu­tado­ras, re­pro­duc­to­res de DVD, un plas­ma y unos 10 mil pe­sos,

La Nueva - - SE­GU­RI­DAD -

SU­CE­DIÓ EN IN­GE­NIE­RO WHI­TE

Las va­ca­cio­nes de in­vierno en Bue­nos Ai­res la­men­ta­ble­men­te ter­mi­na­ron an­tes de lo pre­vis­to pa­ra una mu­jer y sus dos hi­jos me­no­res de edad, quie­nes en las úl­ti­mas ho­ras de­bie­ron re­gre­sar a nues­tra lue­go de to­mar co­no­ci­mien­to que de­lin­cuen­tes des­va­li­ja­ron su ca­sa de In­ge­nie­ro Whi­te.

El ro­bo se pro­du­jo en­tre la tar­de del sá­ba­do y la ma­dru­ga­da de ayer, en una vi­vien­da ubi­ca­da en Es­me­ral­da 3374, del ba­rrio 26 de Sep­tiem­bre, a la que los la­dro­nes ac­ce­die­ron tras ba­rre­tear la puer­ta del fren­te y se apo­de­ra­ron de va­rios ar­tícu­los elec­tró­ni­cos y unos 10 mil pe­sos en efec­ti­vo.

En el lu­gar re­si­den Ro­mi­na Ovie­do (37) y dos me­no­res de de 2 y 12 años, quie­nes des­de ha­cía unos días se ha­lla­ban en la Ca­pi­tal Fe­de­ral dis­fru­tan­do del re­ce­so in­ver­nal, por lo que el her­mano de la dam­ni­fi­ca­da es­ta­ba al cui­da­do del in­mue­ble.

Sin em­bar­go, los des­co­no­ci­dos apro­ve­cha­ron la au­sen­cia oca­sio­nal del res­pon­sa­ble del lu­gar pa­ra in­gre­sar y apo­de­rar­se de la pla­ta, una no­te­book, dos re­pro­duc­to­res de DVD –uno de ellos por­tá­til--, un plas­ma de 40 pul­ga­das, una cá­ma­ra fil­ma­do­ra, un ne­bu­li­za­dor y una compu­tado­ra de es­cri­to­rio, en­tre otros ele­men­tos de va­lor.

“Por las va­ca­cio­nes Ro­mi­na se fue con sus ne­nes a vi­si­tar a una ami­ga en Bue­nos Ai­res y ha­ce más o me­nos cua­tro o cin­co días que fal­tan de su ca­sa. Pe­ro el her­mano de ella es­ta­ba cui­dán­do­le el lu­gar y ayer (en re­fe­ren­cia al sá­ba­do) se fue de acá”, ma­ni­fes­tó Ig­na­cio Ara­ve­na (27), ami­go de la dam­ni­fi­ca­da.

Mien­tras aguar­da­ba el arri­bo de los pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, el hom­bre sos­tu­vo que “el her­mano es­tu­vo acá has­ta ayer a la tar­de (por el sá­ba­do), en­ton­ces a la no­che la ca­sa que­dó sin gen­te. Más o me­nos a la una de la tar­de (de ayer) le avi­sa­ron que ha­bían en­tra­do a ro­bar. Los la­dro­nes arran­ca­ron el so­por­te y los dos ca­ños de la puer­ta”.

Más ade­lan­te in­di­có que “le ro­ba­ron la ma­yor can­ti­dad de co­sas que pu­die­ron aga­rrar; no sé si fue­ron uno o dos la­dro­nes. Ro­mi­na tra­ba­ja de pre­ven­tis­ta y por su cuen­ta ven­de mer­ca­de­ría co­mo un mi­ni­em­pren­di­mien­to. Co­mer­cia­li­za pro­duc­tos co­mo yer­ba y azú­car a los ne­go­cios”.

En es­te sen­ti­do, Ara­ve­na con­si­de­ró que los de­lin­cuen­tes han es­pe­ra­do el mo­men- to in­di­ca­do pa­ra con­su­mar el ilí­ci­to.

“Pa­ra mí los la­dro­nes vie­ron al her­mano cuan­do se fue de acá. La ve­ci­na de al la­do ha pa­sa­do y vio la puer­ta abier­ta, por­que es­ta­ba to­da do­bla­da. Es la pri­me­ra vez que le ro­ban”.

En el lu­gar se hi­zo pre­sen­te per­so­nal del Co­man­do de Pa­tru­llas y efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra, con ju­ris­dic­ción en el sec­tor.

Un her­mano de la dam­ni­fi­ca­da ha­bía que­da­do a car­go del in­mue­ble, pe­ro los la­dro­nes aguar­da­ron que se re­ti­ra­ra al­gu­nas ho­ras pa­ra ac­ce­der al si­tio.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Los de­lin­cuen­tes ba­rre­tea­ron la puer­ta del in­mue­ble pa­ra in­gre­sar y apo­de­rar­se de ar­tícu­los elec­tró­ni­cos y di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.