Lo que de­bió ser una fies­ta ter­mi­nó en sucesos vio­len­tos

La Nueva - - DEPORTES -

Una vez más, la vio­len­cia se hi­zo pre­sen­te ayer en la Li­ga del Sur. Tras el pi­ta­zo fi­nal del ár­bi­tro Ga­briel Spi­ne­lla, una muy bue­na can­ti­dad de hin­chas al­bi­ver­des, que sin me­dir con­se­cuen­cias, em­pa­ña­ron la ce­le­bra­ción de sus ju­ga­do­res.

No con­ten­to con eso, al­gu­nos se fue­ron en­ci­ma de los ele­men­tos de Ti­ro e in­ter­cam­bia­ron gol­pes, an­te la pa­si­vi­dad po­li­cial que mi­ró co­mo los fut­bo­lis­tas au­ri­vio­le­tas eran arrin­co­na­dos con­tra la tri­bu­na que da a la ca­lle Hai­tí.

In­clu­so, el DT de Be­lla Vis­ta Car­los Mun­go se in­ter­pu­so en el ca­mino pa­ra pro­te­ger a los fut­bo­lis­tas ti­ren­ses.

Otros ju­ga­do­res, en tan­to, bus­ca­ron pro­tec­ción con los uni­for­ma­dos de In­fan­te­ría, quie­nes que­da­ron de es­pal­das a los la­men­ta­bles sucesos, mi­ran­do la tri­bu­na vi­si­tan­te.

Es­to pro­vo­có que la ma­yo­ría de los fut­bo­lis­tas del au­ri­vio­le­ta de­bie­ran bus­car re­fu­gio en la tri­bu­na vi­si­tan­te, don­de tam­bién se pro­du­je­ron al­gu­nos dis­tur­bios en­tre am­bas par­cia­li­da­des, con in­ter­cam­bios de pro­yec­ti­les.

Y se vio co­mo ju­ga­do­res se tre­pa­ron al alam­bra­do y otros que se fue­ron por hue­cos que abrió la par­cia­li­dad vi­si­tan­te.

Lue­go de unos 10 mi­nu­tos de lo­cu­ra y de­sen­freno, to­do vol­vió a la cal­ma, ya con el cam­po de jue­go in­va­di­do por los lo­ca­les y sin que los fut­bo­lis­tas pu­die­ran dis­fru­tar de su tar­de de glo­ria tras una no­ta­ble cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.