“Cris­tian Díaz es muy tra­ba­ja­dor”

La Nueva - - DEPORTES -

"La co­mu­ni­ca­ción con Cris­tian Díaz y sus alle­ga­dos era muy bue­na. Com­par­tía­mos mu­chos tra­ba­jos. Igual que con nues­tros co­le­gas de in­fe­rio­res", se­ña­ló Ca­rrio.

--¿Có­mo se ex­pli­ca que el club tu­vo al­gu­nas ca­ma­das exi­to­sas en menores?

--En los úl­ti­mos tres años en in­fe­rio­res se hi­zo un muy buen tra­ba­jo. Eso ex­pe­ri­men­tó un sal­to de ca­li­dad en los chi­cos y no de ca­sua­li­dad se lo­gra­ron re­sul­ta­dos. Pe­ro en mi ca­so hu­bo un re­tro­ce­so y eso mar­có un quie­bre. --¿Ha­blas­te con Díaz? --Nos man­da­mos al­gu­nos men­sa­jes. Me di­jo: `Vos sa­bés lo que pien­so, cuan­do lle­gue ha­bla­mos...”. Es una per­so­na muy tra­ba­ja­do­ra y me ayu­dó mu­chí­si­mo.

--¿Pu­dis­te ju­gar al­gún amis­to­so?

--No. El úl­ti­mo jue­ves iba a ser el pri­me­ro an­te Spor­ting y el sá­ba­do an­te Li­niers.

“To­dos los días era un em- pu­jón más, un mo­ti­vo de fas­ti­dio. Pa­re­cía que no ha­bía mu­cho in­te­rés en que la si­tua­ción me­jo­re. En un mo­men­to di­je: “Qué ten­go que ha­cer acá, me voy a mi ca­sa”.

"No po­día ir to­dos los días enoja­do al club, pa­ra ver con quién po­día lle­gar a te­ner di­fe­ren­cias. An­te es­ta si­tua­ción, nor­mal­men­te, los res­pon­sa­bles se enojan por­que tras­cien­den co­sas que no se ven. Pa­ra mí se ago­ta­ron to­das las ins­tan­cias".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.