Mer­co­sur: ¿qué ha­ce­mos con Ve­ne­zue­la?

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Al­ber­to As­seff

eo­po­lí­ti­ca­men­te, Ve­ne­zue­la es uno de los prin­ci­pa­les es­la­bo­nes de la ar­ti­cu­la­ción sud­ame­ri­ca­na. Se asien­ta en una de las prin­ci­pa­les cuen­cas flu­via­les – Ori­no­co-, tie­ne cuan­tio­sas re­ser­vas hi­dro­car­bu­rí­fe­ras, se pro­yec­ta na­tu­ral­men­te al im­por­tan­te es­pa­cio ca­ri­be­ño y po­see un pue­blo tan des­pier­to co­mo vi­vaz, con mu­cha ca­pa­ci­dad re­te­ni­da por la pé­si­ma po­lí­ti­ca que su­fre des­de ha­ce…¿cua­tro dé­ca­das?...¿una cen­tu­ria…? Su in­cor­po­ra­ción al Mer­co­sur fue una bue­na de­ci­sión, con pres­cin­den­cia del ré­gi­men po­lí­ti­co im­pe­ran­te en ese país.

La cues­tión pre­via y de es­pe­cial pro­nun­cia­mien­to, co­mo de­ci­mos los abo­ga­dos, es si que­re­mos o no la in­te­gra­ción sud­ame­ri­ca­na ¿Es desea­ble y nos im­por­ta? ¿O pen­sa­mos que la Ar­gen­ti­na pue­de re­sur­gir en so­le­dad? La res­pues­ta prin­ci­pia por re­fle­xio­nar có­mo nos ve el mun­do ¿Ais­la­dos o co­mo par­te de un gran es­pa­cio geo­eco­nó­mi­co y geo­po­lí­ti­co?

Nos con­si­de­ra co­mo un co­lec­ti­vo am­plio al que de­no­mi­nan La­ti­noa­mé­ri­ca. Lo que su­ce­da – bueno, re­gu­lar y ma­lo – en ese an­cho ám­bi­to nos to­ca. Ade­más, hay da­tos ineluc­ta­bles: las pro­ble­má­ti­cas de Amé­ri­ca La­ti­na son ca­si cal­ca­das en to­das par­tes. Des­de el ma­chis­mo y la con­se­cuen­te vio­len­cia de gé­ne­ro has­ta el re­le­ga­mien­to de los pue­blos ori­gi­na­rios pa­san­do por la co­rrup­ción, la la­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la de­sigual­dad, la fu­ga de ca­pi­ta­les, la ado­les­cen­cia de in­fra­es­truc­tu­ra y de­más. In­clu­yo, cla­ro, a la ma­la po­lí­ti­ca, un gra­va­men pe­sa­dí­si­mo que se pa­de­ce des­de el río Bra­vo has­ta el ca­bo de Hor­nos, aún re­co­no­cien­do que exis­ten al­gu­nas dis­pa­ri­da­des. En al­gu­nas par­tes se go­za de una po­lí­ti­ca al­go más be­né­fi­ca, pe­ro siem­pre le­jos de las de­man­das so­cia­les y de las ne­ce­si­da­des de los paí­ses.

Na­ci­mos de una mis­ma ges­ta­ción y esa ma­triz nos sig­nó pa­ra siem­pre, más allá de que el fac­cio­na­lis­mo crio­llo, ab­sur­do y pa­to­ló­gi­co, – y al­gún otro fac­tor exó­geno – nos frag­men­ta­ron en vein­tiún Es­ta­dos y en ri­gor en trein­ta y ocho con­tan­do al Ca­ri­be. Al­ber­di – tan lú­ci­do- con­je­tu­ró que si el rey Fer­nan­do VII hu­bie­ra he­cho lo mis­mo que el monarca por­tu­gués Pe­dro I, es­to es tras­la­dar su trono a Mé­xi­co o a Bue­nos Ai­res o a Ca­ra­cas, qui­zás el re­sul­ta­do ha­bría si­do la pre­ser­va­ción de la uni­dad po­lí­ti­ca sin per- jui­cio de que la in­de­pen­den­cia hu­bie­ra re­sul­ta­do inexo­ra­ble ¿Cuán­to le de­be la uni­dad bra­si­le­ña al tras­la­do de la cor­te des­de Lis­boa a tie­rras ame­ri­ca­nas?

En el con­tex­to de la mar­cha ha­cia la re­com­po­si­ción po­lí­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, hay pa­sos gra­dua­les pa­ra dar. Y ade­más, de­be­ría for­ma­li­zar­se te­nien­do en cuen­ta las dis­tin­tas re­gio­nes del es­pa­cio co­mún. Mé­xi­co de­be­ría re­plan­tear el ob­je­ti­vo de la in­te­gra­ción con Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be.

El Mer­co­sur ten­dría que re­cu­pe­rar su di­ná­mi­ca ini­cial y com­ple­tar la unión eco­nó­mi­ca, pre­lu­dio de la po­lí­ti­ca, in­clu­yen­do a las Gua­ya­nas, pa­ra or­de­nar to­do el ple­xo atlán­ti­co. La Alian­za del Pa­cí­fi­co avan­za en sus me­tas. Es más sen­ci­llo re­unir a tres y sen­tar­los a la me­sa que a trein­ta y ocho, que in­clu­ye a Puer­to Rico co­mo par­te de nues­tro es­pa­cio y las men­cio­na­das Gua­ya­nas.

Per­sis­te una co­lo­nia en Amé­ri­ca del Sur, la Gua­ya­na fran­ce­sa. Uno de los ob­je­ti­vos que nos de­be­mos pro­po­ner es po­ner fin a ese ves­ti­gio de tiem­pos idos. De Mal­vi­nas y la usur­pa­ción de par­te del Atlán­ti­co Sur no ha­blo por­que va de su­yo que una Amé­ri­ca La­ti­na fuer­te e in­te­gra­da ope­ra­rá de mo­do se­me­jan­te a Chi­na y Hong Kong: an­te el po­de­río y el vi­gor de Pe­kín, Lon­dres acor­dó el tras­pa­so de la so­be­ra­nía.

Pe­ro, ¿en qué que­dó la pro­me­sa del tí­tu­lo de es­ta no­ta? Era ne­ce­sa­rio con­tex­tua­li­zar el asun­to pa­ra, aho­ra sí, pro­po­ner una vía pa­ra so­lu­cio­nar el ca­so Ve­ne­zue­la.

El Mer­co­sur de­be ex­hor­tar con fir­me­za no exen­ta de di­plo­ma­cia pa­ra que el ré­gi­men de Ma­du­ro ha­ga tres co­sas in­me­dia­ta­men­te, sin chi­ca­nas di­la­to­rias: in­dul­tar y li­be­rar a los pre­sos po­lí­ti­cos; con­vo­car al re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio y com­pro­me­ter­se a aca­tar su re­sul­ta­do. De lo con­tra­rio, to­da la Amé­ri­ca La­ti­na pe­di­rá la in­ter­ven­ción del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU pa­ra que adop­te el pro­ce­di­mien­to que per­mi­ta res­tau­rar el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y de li­ber­ta­des en Ve­ne­zue­la.

Si Ma­du­ro se com­pro­me­te con esos tres pun­tos hay que tras­pa­sar­le la pre­si­den­cia del Mer­co­sur has­ta fin de año tal co­mo es­tá re­gla­do.

De­be­mos ha­cer to­dos los es­fuer­zos pa­ra que Ve­ne­zue­la si­ga en el Mer­co­sur y tran­si­te pa­cí­fi­ca­men­te el cam­bio de ré­gi­men po­lí­ti­co in­terno, del re­don­da­men­te fra­ca­sa­do po­pu­lis­mo a un sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción so­cio-eco­nó­mi­co mo­derno y ver­da­de­ra­men­te jus­to y po­pu­lar. Pa­cí­fi­ca, pe­ro fir­me­men­te. No son in­com­pa­ti­bles.

“Na­ci­mos de una mis­ma ges­ta­ción y esa ma­triz nos sig­nó pa­ra siem­pre, más allá de que el fac­cio­na­lis­mo crio­llo nos frag­men­tó en vein­tiún Es­ta­dos (trein­ta y ocho con­tan­do al Ca­ri­be).”

Al­ber­to As­seff Par­la­sur. es dipu­tado na­cio­nal y del

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.