Con­mo­cio­na­do, el Pa­pa re­zó en los campos de ex­ter­mi­nio

Acon­go­ja­do, en si­len­cio, Fran­cis­co cru­zó la tris­te­men­te cé­le­bre puer­ta del cam­po de Ausch­witz a pie y eli­gió no ha­blar. A su tér­mino, se reunió con diez so­bre­vi­vien­tes del ho­rror.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

EN EL MAR­CO DE LAS JOR­NA­DAS JÓ­VE­NES Cristina Cabrejas El pa­pa Fran­cis­co, com­ple­ta­men­te so­lo, atra­ve­só con su ya ha­bi­tual an­dar can­sa­do el car­tel en hierro for­ja­do con la fra­se "Ar­beit macht frei" (El tra­ba­jo nos ha­ce li­bres) en la en­tra­da en Ausch­witz y co­men­zó así su re­co­rri­do si­len­cio­so.

Nun­ca el si­len­cio fue más elo­cuen­te. Con su de­ci­sión, al con­tra­rio de sus pre­de­ce­so­res, de no pro­nun­ciar nin­gún dis­cur­so y sus lar­gos mo­men­tos de re­co­gi­mien­to, se res­pi­ró el dra­ma de aque­lla lo­cu­ra na­zi que lle­vó a ex­ter­mi­nar a 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas en los campos de Ausch­witz y Bir­ke­nau y a 6 mi­llo­nes de ju­díos du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial.

Sin de­cir una pa­la­bra, pa­ra que ha­bla­ran las imá­ge­nes, Fran­cis­co re­co­rrió en un co­che eléc­tri­co las ca­lles en­tre ba­rra­co­nes de la­dri­llos del cam­po, don­de só­lo un pe­que­ño gru­po de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y una de­le­ga­ción va­ti­ca­na pu­do se­guir la vi­si­ta a Ausch­witz.

Su pri­me­ra pa­ra­da fue fren­te al pa­tio don­de se lla­ma­ba a los con­de­na­dos a muer­te y don­de el sa­cer­do­te po­la­co Ma­xi­mi­li­ano Kol­be ofre­ció su vi­da a cam­bio de la de un pa­dre de fa­mi­lia que iba a ser ase­si­na­da.

Fran­cis­co se sen­tó en un ban­co y per­ma­ne­ció con los ojos ce­rra­dos y en pro­fun­do re­co­gi­mien­to du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos y, ac­to se­gui­do, be­só y aca­ri­ció uno de los pos­tes de ma­de­ra que ser­vían pa­ra las eje­cu­cio­nes.

Des­pués el pa­pa, vi­si­ble­men­te An­te mi­les de jó­ve­nes ¿Dón­de es­tá Dios? an­te el te­rro­ris­mo, la vio­len­cia, el ham­bre y el mal en el mun­do, pre­gun­tó du­ran­te el Vía Cru­cis en la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud (JMJ) en Cra­co­via. ¿Dón­de es­tá Dios, si en el mun­do exis­te el mal, si hay gen­te que pa­sa ham­bre o sed, que no tie­nen ho­gar, que hu­yen, que bus­can re­fu­gio? . " Y la res­pues­ta de Je­sús es es­ta: Dios es­tá en ellos, Je­sús es­tá en ellos, su­fre en ellos", res­pon­dió Fran­cis­co. se­rio y con­cen­tra­do, se tras­la­dó al blo­que 11, don­de se en­con­tra­ban las cel­das sub­te­rrá­neas en las que se en­ce­rra­ban a los con­de­na­dos a muer­te y don­de sa­lu­dó a on­ce su­per­vi­vien­tes.

Dos be­sos a ca­da uno y só­lo el in­ter­cam­bio de al­gu­nas pa­la­bras.

En­tre ellos, sen­ta­dos en unas si­llas, se en­con­tra­ba He­le­na Du­nicz Ni­wis­ka, de 101 años, que vi­vía jun­to con sus pa­dres en Lviv has­ta que fue de­te­ni­da con su madre, Ma­ría, en 1943 y de­por­ta­da a Ausch­witz en oc­tu­bre de ese mis­mo año.

He­le­na era vio­li­nis­ta, por lo que fue obli­ga­da a for­mar par­te de una or­ques­ta que to­ca­ba pa­ra los na­zis en el cer­cano cam­po de Bir­ke­nau. Su madre so­lo so­bre­vi­vió dos me­ses en es­te lu­gar.

Tras los sa­lu­dos, Fran­cis­co en­cen­dió una lám­pa­ra de acei­te fren­te al mu­ro en el que eran eje­cu­ta­das mu­chas de las per­so­nas que lle­ga­ban al cam­po du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939-1945).

Pos­te­rior­men­te ac­ce­dió al edi­fi­cio de la­dri­llo del blo­que 11 de Ausch­witz, que al­ber­ga la cel­da sub­te­rrá­nea en la que Kol­be mu­rió de ina­ni­ción.

Fran­cis­co per­ma­ne­ció en es­te lu­gar so­lo, re­zan­do du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te diez mi­nu­tos, en me­dio de una le­ve pe­num­bra, sen­ta­do en una si­lla, ca­biz­ba­jo y con la puer­ta en­re­ja­da abier­ta a sus es­pal­das.

Des­pués se tras­la­dó has­ta el cam­po de Bir­ke­nau, el "Ausch­witz 2", cons­trui­do a unos tres ki­ló­me­tros de dis­tan­cia pa­ra que Adolf Hitler lle­va­se aca­bo la lla­ma­da "so­lu­ción fi­nal" con la que pre­ten­día ex­ter­mi­nar a to­dos los ju­díos.

En la ex­pla­na­da de Bir­ke­nau, un mi­llar de per­so­nas pu­do asis­tir al mo­men­to en el que Fran­cis­co pa­só de­lan­te de las lá­pi­das de már­mol con las ins­crip­cio­nes en los 23 idio­mas de los pri­sio­ne­ros.

Las úni­cas pa­la­bras de lo que Fran­cis­co sin­tió en es­tas dos ho­ras las de­jó es­cri­tas en el li­bro de Ho­nor de Ausch­witz.

Dos lí­neas, es­cri­tas en es­pa­ñol, con aba­jo la fir­ma "Fran­cis­co" y la fe­cha de hoy: "Se­ñor, ten pie­dad de tu pue­blo. Se­ñor, per­dón por tan­ta cruel­dad".

AFP

Con an­dar des­pa­cio y lleno de con­go­ja, el Pa­pa Fran­cis­co re­co­rrió el cam­po don­de ma­ta­ron a mi­llo­nes de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.