Con 90 años, es­tá ter­mi­nan­do la es­cue­la pri­ma­ria

La Nueva - - SOCIEDAD. -

Un bi­sa­bue­lo de La Rio­ja es ejem­plo de vi­da y su­pera­ción. Bus­ca con­cre­tar los sue­ños que trae de su ju­ven­tud.

QUIE­RE SE­GUIR APREN­DIEN­DO En la pro­vin­cia de La Rio­ja hay un bi­sa­bue­lo de 90 años que es­tá es­tu­dian­do pa­ra ter­mi­nar el pri­ma­rio y se ha trans­for­ma­do en un ejem­plo de vo­lun­tad de su­pera­ción pa­ra cum­plir esos sue­ños que no pu­do con­cre­tar en la ju­ven­tud.

Es que des­pués de una vi­da du­ra, lle­na de pri­va­cio­nes y sa­cri­fi­cios, Don Can­ta­li­cio Oro­pel, a los 90 años, no se da por ven­ci­do y quie­re sa­ber más. Por eso es que es­tu­dia a apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad que me dan y que no tu­ve cuan­do era jo­ven.

Ama­ble, sen­ci­llo, hu­mil­de, tra­ba­ja­dor y per­se­ve­ran­te, se­gún ase­gu­ran to­dos lo que lo co­no­cen, és­te hom­bre eli­gió se­guir cre­cien­do, aun­que por su edad es­té en el ocaso de su vi­da.

“Es una lec­ción de vi­da que nos da to­dos los días y no­so­tros lo po­ne­mos co­mo ejem­plo pa­ra los chi­cos jó­ve­nes a los que a ve­ces les cues­ta de­di­car­se al es­tu­dio”, di­cen las do­cen­tes Adria­na Me­lián y Fla­via Agui­le­ra, que jun­to a la pro­fe­so­ra de ma­nua­li­da­des Lo­re­na Agüe­ro son las maes­tras de la mo­da­li­dad de Edu­ca­ción de Jó­ve­nes y Adul­tos de La Rio­ja que atien­den al po­bla­do cua­tro ve­ces a la se­ma­na.

La Ca­le­ra es un pue­blo quin­ce ki­ló­me­tros al oes­te de Che­pes, en el De­par­ta­men­to Rosario Ve­ra Pe­ña­lo­za, ubi­ca­do más de 300 ki­ló­me­tros de la

Ca­pi­tal de La Rio­ja. Tie­ne on­ce ca­sas, de las cua­les hay cua­tro de­socu­pa­das. Vi­ven allí unas 35 per­so­nas. Se lle­ga por un in­trin­ca­do ca­mino de tie­rra, con subidas y ba­ja­das, con va­dos y cur­sos de agua que lo atra­vie­san en me­dio de los ver­des ce­rros rio­ja­nos, lo que le da una be­lle­za par­ti­cu­lar.

La ca­sa don­de vi­ve Can­ta­li­cio es­tá en la la­de­ra de un ce­rro, ro­dea­da de otros tres ran­chos que él cons­tru­yó con sus pro­pias ma­nos. Los al­ga­rro­bos, los cha­ña­res, la ja­ri­lla y las tus­cas ador­nan el lu­gar de pas­tos du­ros, ver­des y ama­ri­llos por la cru­de­za del in­vierno.

“A mi me gus­ta leer y sa­ber de to­do, y aho­ra que me die­ron la opor­tu­ni­dad, no la quie­ro per­der y quie­ro apren­der to­do lo que pue­da. No sé que va a pa­sar cuan­do ter­mi­ne la es­cue­la, pe­ro ya lo ve­re­mos”, di­ce el bi­sa­bue­lo que tie­ne dos hi­jos, cua­tro nie­tos y cua­tro bis­nie­tos.

“A no­so­tros nos di­ce que él va a se­guir es­tu­dian­do por­que to­da­vía pien­sa vi­vir otros 15 años”, di­jo la do­cen­te Fla­via Agui­le­ra, quien es­tá se­gu­ra que “si lle­gan a po­ner un ni­vel se­cun­da­rio, él se­gui­ría sus es­tu­dios”.

Pe­ro és­te hom­bre, que no usa an­te­ojos, no tie­ne dia­be­tes y só­lo se que­ja de “do­lo­res de vie­jo en los hue­sos cuan­do ha­ce frío”, no tu­vo una vi­da fá­cil.

“De chi­co con mis cua­tro her­ma­nos -2 va­ro­nes y 2 mu­je­res-, que­da­mos huér­fa­nos cuan­do mu­rió mi madre y yo te­nía 8 años. Nos co­bi­jó un ve­cino, Se­gun­do Flo­res, y su es­po­sa Eu­lo­gia To­ba­rez, que te­nían 6 hi­jos que aho­ra son mis her­ma­nos de crian­za”.

TÉ­LAM

Can­ta­li­cio Oro­pel vi­ve en la lo­ca­li­dad rio­ja­na de La Ca­le­ra y no se da por ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.