Unos 77 mi­llo­nes de be­bés no to­man le­che ma­ter­na al na­cer

Uni­cef ase­gu­ra que re­tra­sar la lac­tan­cia des­pués del par­to au­men­ta el ries­go de mo­rir del re­cién na­ci­do.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

UNO DE CA­DA DOS BE­BÉS DEL MUN­DO Cer­ca de 77 mi­llo­nes de be­bés, uno de ca­da dos, no to­man le­che ma­ter­na es sus pri­me­ras ho­ras de vi­da, lo que les pri­va de nu­trien­tes, an­ti­cuer­pos y el con­tac­to con la piel de la madre que son esen­cia­les pa­ra pro­te­ger­los de las en­fer­me­da­des y de la muer­te, se­gún de­nun­ció ayer Uni­cef.

"Ha­cer que los be­bés es­pe­ren de­ma­sia­do tiem­po pa­ra te­ner el pri­mer con­tac­to fun­da­men­tal con su madre fue­ra del úte­ro dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­da­des del re­cién na­ci­do de so­bre­vi­vir y li­mi­ta la pro­duc­ción de le­che de la madre", se­ña­ló en un co­mu­ni­ca­do la ase­so­ra su­pe­rior de nu­tri­ción de la or­ga­ni­za­ción, Fran­cia Bé­gin.

Ade­más, se­gún ex­pli­có el por­ta­voz de Uni­cef en Gi­ne­bra, Christophe Bou­lie­rac, si se ali­men­ta­se a to­dos los be­bés so­lo con le­che ma­ter­na des­de el mo­men­to que na­cen has­ta los seis me­ses de edad, "se sal­va­rían más de 800.000 vi­das ca­da año, por lo que es una cues­tión de vi­da o muer­te".

Se­gún los ex­per­tos, cuan­to más se re­tra­sa la lac­tan­cia, ma­yor es el ries­go de que el be­bé mue­ra en el pri­mer mes de vi­da.

Re­tra­sar la lac­tan­cia ma­ter­na de 2 a 23 ho­ras des­pués del na­ci­mien­to au­men­ta el ries­go de mo­rir en los pri­me­ros 28 días de vi­da en un 40 % y re­tra­sar­la 24 ho­ras o más in­cre­men­ta el ries­go de fa­lle­cer en un 80 %.

Los be­bés que no to­man le­che ma­ter­na tie­nen 14 ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir que aque­llos que se ali­men­tan só­lo con le­che ma­ter­na.

"La le­che ma­ter­na es la pri­me­ra va­cu­na del be­bé, la pri­me­ra y me­jor pro­tec­ción que tie­ne con­tra la en­fer­me­dad y los tras­tor­nos. De­bi­do a que ca­si la mi­tad de las muer­tes de niños me­no­res de cin­co años son de re­cién na­ci­dos, la lac­tan­cia tem­pra­na pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te", ase­ve­ró Bé­gin.

En mu­chos paí­ses es cos­tum­bre ali­men­tar al be­bé con fór­mu­la pa­ra lac­tan­tes, le­che de va­ca o agua con azú­car en los tres pri­me­ros días de vi­da, lo que re­tra­sa la lac­tan­cia.

Los pro­gre­sos en es­tas zo­nas pa­ra au­men­tar la prác­ti­ca de la lac­tan­cia han si­do len­tos en los úl­ti­mos años.

En Áfri­ca orien­tal y me­ri­dio­nal las ta­sas de lac­tan­cia tem­pra­na ape­nas au­men­ta­ron 10 pun­tos por­cen­tua­les des­de el año 2000 y en las par­tes oc­ci­den­ta­les y cen­tra­les del con­ti­nen­te no ha ha­bi­do cam­bios.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Con la lac­tan­cia in­me­dia­ta, se sal­va­rían 800 mil vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.