El dul­ce, el se­co y sus mu­chas di­fe­ren­cias

La Nueva - - SÁBADO. COMER Y BEBER -

Al mo­men­to de apre­ciar un buen vino, la ma­yo­ría pre­fie­re em­pe­zar con un vino dul­ce, es de­cir, to­do lo con­tra­rio a se­co. Y aun­que hay vi­nos blan­cos y tin­tos, am­bos dul­ces, los pri­me­ros son mu­cho más fá­ci­les de ha­llar. La di­fe­ren­cia en­tre un vino dul­ce y un vino se­co es el pro­ce­so de fer­men­ta­ción, ya que en el pri­me­ro es in­te­rrum­pi­da por el enó­lo­go pa­ra ser for­ti­fi­ca­do y que no to­do el azú­car se con­vier­ta en al­cohol.

VI­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.