Más co­mún en ellos es el cán­cer de ca­be­za y cue­llo

Los tu­mo­res sue­len apa­re­cer a par­tir de los 40 años. El odon­tó­lo­go de­be re­vi­sar bien la bo­ca de los pa­cien­tes.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

LO IM­POR­TAN­TE ES NO LLE­GAR TAR­DE os tu­mo­res que apa­re­cen en la bo­ca, en la la­rin­ge y la fa­rin­ge, agru­pa­dos en lo que se co­no­ce co­mo cán­cer de ca­be­za y cue­llo, no son de los más fre­cuen­tes, pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, en su gran ma­yo­ría se diag­nos­ti­can en eta­pas avan­za­das.

Por eso, des­de el Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía "Angel H. Rof­fo" aler­tan que el ta­ba­quis­mo, el al­cohol y el vi­rus del HPV son los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go.

Tam­bién, que ca­si to­dos los ca­sos po­drían de­tec­tar­se sim­ple­men­te ob­ser­van­do el in­te­rior de la bo­ca de los pa­cien­tes que se acer­can con al­gún sín­to­ma que, si bien en ge­ne­ral son ines­pe­cí­fi­cos, sue­len in­cluir dis­fo­nía, di­fi­cul­tad pa­ra tra­tar, úl­ce­ras en la bo­ca o gan­glios in­fla­ma­dos en el cue­llo.

"Una per­so­na que fu­ma 20 ci­ga­rri­llos por día du­ran­te 20 años pre­sen­ta 20 ve­ces más ries­go de pa­de­cer es­te cán­cer que un no fu­ma­dor", sos­tu­vo el doc­tor Raúl Gi­glio, mé­di­co on­có­lo­go, je­fe de On­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Fun­cio­nal de Tu­mo­res de Ca­be­za y Cue­llo del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía "Angel H. Rof­fo".

A su jui­cio, las chan­ces es­tán igual de au­men­ta­das en be­be­do­res cró­ni­cos de al­cohol. Ad­vir­tió que el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano se ha con­ver­ti­do en el ter­cer fac­tor de

Lries­go, oca­sio­nan­do al­re­de- dor del 25 por cien­to de los ca­sos y es­tá vin­cu­la­do a prác­ti­cas de se­xo oral sin pro­tec- ción. Eso es en Amé­ri­ca La­ti­na, aun­que en Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos es res­pon­sa­ble en más del 70 por cien­to de las ve­ces.

Afor­tu­na­da­men­te, los tu­mo­res de ca­be­za y cue­llo vin­cu­la­dos al ta­ba­quis­mo y a la in­ges­ta de al­cohol es­tán en des­cen­so, gra­cias a las múl­ti­ples cam­pa­ñas an­ti­ta­bá­qui­cas y an­ti-al­cohol, su­ma­das a cam­bios en las le­yes en mu­chos paí­ses del mun­do, in­clui­do el nues­tro.

"De to­dos mo­dos, so­mos op­ti­mis­tas, por­que si con edu­ca­ción y po­lí­ti­cas pú­bli­cas pu­di­mos con­tro­lar la epi­de­mia de VIH, tam­bién po­dre­mos lo­grar­lo en es­te ca­so", es­pe­ci­fi­có el doc­tor Mar­cos Da­vid Pe­rei­ra, mé­di­co on­có­lo­go y ra­dio­te­ra­peu­ta de la Uni­dad Fun­cio­nal de Tu­mo­res de Ca­be­za y Cue­llo del Ins­ti­tu­to "Angel H. Rof­fo".

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, exis­ten tres de­mo­ras que oca­sio­nan que se pier­da tiem­po irre­cu­pe­ra­ble en el abor­da­je de pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad, lo que es par­ti­cu­lar­men­te gra­ve con­si­de­ran­do que, en mu­chos ca­sos, son tu­mo­res de rá­pi­da pro­gre­sión, por lo que ca­da día cuen­ta.

Pri­me­ro, la de­mo­ra del pa­cien­te, que per­ci­be el sín­to­ma pe­ro lo mi­ni­mi­za y no rea­li­za la con­sul­ta.

"Si un fu­ma­dor pre­sen­ta En po­cas pa­la­bras una dis­fo­nía que le du­ra más de 15 días, ya no es al­go nor­mal o es­pe­ra­ble y de­be con­sul­tar", di­jo el doc­tor Ga­glio. Igual, un gan­glio in­fla­ma­do en el cue­llo de­be ser mo­ti­vo de con­sul­ta siem­pre. La se­gun­da es la de­mo­ra del pri­mer pro­fe­sio­nal al que se acu­de.

"Si es­te no pien­sa en cán­cer, por los an­te­ce­den­tes, las ca­rac­te­rís­ti­cas de la le­sión o si no exa­mi­na ade­cua­da­men­te al pa­cien­te, qui­zá lo en­vía de vuel­ta a la ca­sa, in­di­cán­do­le un tra­ta­mien­to del sín­to­ma que no só­lo no le ha­rá efec­to, sino que lo per­ju­di­ca­rá.

El doc­tor Pe­rei­ra re­co­no­ció que prác­ti­ca­men­te en el 90 por cien­to de los ca­sos los tu­mo­res de ca­be­za y cue­llo pue­den ve­ri­fi­car­se de una ma­ne­ra tan sen­ci­lla co­mo "abrién­do­les la bo­ca" a los pa­cien­tes. "En es­te as­pec­to, los odon­tó­lo­gos se trans­for­man en alia­dos na­tu­ra­les pa­ra es­tar aten­tos a los sig­nos o sín­to­mas que per­mi­te sos­pe­char que hay al­go más", di­jo.

En nues­tro país la fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía de la UBA lle­va ade­lan­te to­dos los años una cam­pa­ña que se lla­ma "Sá­que­le la len­gua al cán­cer".

Los si­tios más co­mu­nes en los que ocu­rre el cán­cer son la bo­ca, con el 44 por cien­to; la la­rin­ge, con el 33 por cien­to, y la fa­rin­ge , con el 23 por cien­to.

La ter­ce­ra de­mo­ra su­ce­de una vez que se lle­ga al diag­nós­ti­co y en­tran en jue­go as­pec­tos del sis­te­ma de sa­lud, co­mo la asig­na­ción de tur­nos con el es­pe­cia­lis­ta, los tiem­pos que lle­va ac­ce­der a la ra­dio­te­ra­pia, a la ci­ru­gía, a la en­tre­ga de la me­di­ca­ción, et­cé­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.