Un re­pun­te que se ha­ce es­pe­rar

La Nueva - - ECONOMÍA. ANÁLISIS - Por Pa­blo Wen­de www.la­nue­va.com/ana­li­sis-eco­no­mi­co

Los úl­ti­mos da­tos de ac­ti­vi­dad de ju­nio con­fir­ma­ron que el se­gun­do tri­mes­tre fue mu­cho peor que lo es­pe­ra­do. Las caí­das en to­dos los seg­men­tos de la ac­ti­vi­dad fue­ron muy no­to­rias y en al­gu­nos ca­sos, co­mo la in­dus­tria y la cons­truc­ción, se pro­fun­di­za­ron.

Ni si­quie­ra el cam­po mues­tra to­da­vía el re­pun­te acor­de con las fa­ci­li­da­des fis­ca­les (ba­ja o eli­mi­na­ción de re­ten­cio­nes) que brin­dó el go­bierno, aun­que es­te efec­to co­men­za­rá a no­tar­se a par­tir de aho­ra con la co­se­cha de maíz y tri­go. En de­fi­ni­ti­va, el se­gun­do tri­mes­tre fue mu­cho peor que el pri­me­ro y peor que las es­ti­ma­cio­nes que ha­bía efec­tua­do el mer­ca­do y sin lu­gar a du­das el go­bierno na­cio­nal.

La in­fla­ción tam­po­co dio se­ña­les muy cla­ras de es­ta­bi­li­dad en el fi­nal del pri­mer se­mes­tre y re­cién en ju­lio se di­vul­ga­rán va­lo­res que es­ta­rían le­ve­men­te por de­ba­jo del 2,5%.

Tam­po­co la lu­cha pa­ra do­mar los pre­cios re­sul­tó co­mo la es­pe­ra­ba la ad­mi­nis­tra­ción de Mau­ri­cio Ma­cri, por­que los ín­di­ces men­sua­les de la pri­me­ra par­te del año re­sul­ta­ron más al­tos que lo es­pe­ra­do y la ten­den­cia a la ba­ja tam­bién se­rá len­ta.

El ob­je­ti­vo del Cen­tral de lle­gar a ni­ve­les de 1,5% men­sual en el úl­ti­mo tri­mes­tre es hoy por lo me­nos du­do­so.

La caí­da en ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ran mu­cha mano de obra tam­bién es­tá pro­vo­can­do la des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor for­mal de la eco­no­mía.

La si­tua­ción se vuel­ve más com­ple­ja pa­ra aque­llos que si­guen en la in­for­ma­li­dad. El do­ble de­sa­fío es aho­ra no só­lo con­se­guir la reac­ti­va­ción sino em­pe­zar cuan­to me­nos a re­cu­pe­rar los pues­tos de tra­ba­jo que se per­die­ron en los úl­ti­mos me­ses.

Pe­ro las bue­nas noticias aún tar­da­rán en lle­gar. El ter­cer tri­mes­tre “pin­ta” tan ma­lo co­mo el se­gun­do, por lo que “pa­sar el in­vierno”, una fra­se fa­mo­sa que ya tie­ne más de 50 años en la Ar­gen­ti­na, se vuel­ve más vi­gen­te que nun­ca.

Los bue­nos re­sul­ta­dos re­cién em­pe­za­rían a apa­re­cer en el úl­ti­mo tri­mes­tre. Hay dos fac­to­res que per­mi­ten abo­nar cier­to op­ti­mis­mo. En pri­mer lu­gar, la com­pa­ra­ción se ha­rá con­tra fi­nes de 2015 que ya fue un pe­río­do re­ce­si­vo pa­ra la eco­no­mía, por lo que la com­pa­ra­ción in­ter­anual ya se­ría fa­vo­ra­ble, aun­que no más allá del 2%.

La ba­ja de ta­sas que re­to­ma­ría el Cen­tral en agos­to, una vez que se con­fir­men da­tos más con­cre­tos de dis­mi­nu­ción den la in­fla­ción tam­po­co al­can­za­ría pa­ra reac­ti­var.

El ta­ma­ño del cré­di­to for­mal en re­la­ción al PBI es uno de los más ba­jos de la re­gión, no lle­ga al 15%, por lo que el im­pac­to de me­no­res ta­sas no re­sul­ta de­ma­sia­do re­le­van­te. En cam­bio, me­no­res rendimientos en pe­sos sí po­drían alen­tar a cier­ta es­ca­la­da del ti­po de cam­bio, evi­tan­do que se acen­túe el in­ci­pien­te pro­ce­so de atra­so cam­bia­rio.

Tam­po­co el blan­queo se­rá de­ci­si­vo pa­ra re­cu­pe­rar los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad, aun­que cla­ra­men­te brin­da­rá un ali­vio al fis­co en mo­men­tos en que hay que en­fren­tar el pa­go de los jui­cios a los ju­bi­la­dos.

Esa ma­yor trans­fe­ren­cia de re­cur­sos des­de el Es­ta­do re­sul­ta­ría cla­ve pa­ra em­pe­zar a di­na­mi­zar el mer­ca­do in­terno, muy gol­pea­do por la ele­va­da in­fla­ción acu­mu­la­da y la con­si­guien­te pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo. Con una eco­no­mía muy ce­rra­da al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal co­mo es la Ar­gen­ti­na, lo que su­ce­da con el con­su­mo ter­mi­na sien­do de­ci­si­vo pa­ra la reac­ti­va­ción.

El eterno pro­ble­ma

Pe­ro si bien se da ca­si co­mo un he­cho que la eco­no­mía re­pun­ta­rá cer­ca de 3% el año que vie­ne, la in­cóg­ni­ta que sub­sis­te es si se­rá po­si­ble man­te­ner esa me­jo­ra en los pró­xi­mos años. La in­ver­sión se­rá in­du­da­ble­men­te el da­to a mo­ni­to­rear: en la me­di­da que re­pun­te per­mi­ti­rá que la reac­ti­va­ción que se avi­zo­ra pue­da con­so­li­dar­se. Las pro­yec­cio­nes op­ti­mis­tas in­di­can que los ac­tua­les ni­ve­les de 19% en re­la­ción al PBI (muy ba­jo en tér­mi­nos his­tó­ri­cos) po­drían sal­tar en los pró­xi­mos años a 24%, por en­ci­ma de la me­dia de los úl­ti­mos años de la Ar­gen­ti­na e in­clu­so re­gio­nal. Es­to in­clui­ría no só­lo in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, sino de los pro­pios ar­gen­ti­nos.

La vi­si­ta del emir de Qa­tar o del pre­si­den­te me­xi­cano a la Ar­gen­ti­na mues­tran que exis­te un in­ci­pien­te in­te­rés in­ter­na­cio­nal, que la Ar­gen­ti­na pue­de uti­li­zar en va­rias di­rec­cio­nes: au­men­tar los la­zos co­mer­cia­les con el mun­do lue­go de mu­chos años de en­cie­rro, pe­ro al mis­mo tiem­po con­ven­cer al mun­do que em­pie­ce a mi­rar al país co­mo des­tino de in­ver­sión.

De he­cho, el úl­ti­mo in­for­me de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal) re­fle­jan que nues­tro país la In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta (IED) dis­mi­nu­yó un 7,5% en­tre el año pa­sa­do y 2014, re­le­gan­do a Ar­gen­ti­na, la ter­cer eco­no­mía la­ti­noa­me- ri­ca­na, a uno de los úl­ti­mos lu­ga­res en cuen­to a pre­fe­ren­cias de los gran­des ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les, in­clu­so, por de­ba­jo de paí­ses más pe­que­ños, co­mo Pe­rú o Co­lom­bia.

Así, la ca­pa­ci­dad que ten­ga el país, en de­fi­ni­ti­va, de atraer ca­pi­tal fres­co y de lar­go pla­zo se­rá fi­nal­men­te lo que de­fi­ni­rá si la eco­no­mía pue­de con­so­li­dar un pro­ce­so de cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos años y lo que se­lla­rá la suerte del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri. Más allá de al­gu­nas me­di­das de cor­to pla­zo que ape­nas per­mi­ti­rían que la eco­no­mía sal­ga de su ac­tual es­tan­ca­mien­to.

Tam­po­co el blan­queo se­rá de­ci­si­vo pa­ra re­cu­pe­rar los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad, aun­que cla­ra­men­te brin­da­rá un ali­vio al fis­co". Si bien la eco­no­mía re­pun­ta­rá cer­ca de 3% el año que vie­ne, la in­cóg­ni­ta que sub­sis­te es si se­rá po­si­ble man­te­ner esa me­jo­ra".

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

La cons­truc­ción, una de las ac­ti­vi­da­des con mano de obra más in­ten­si­va, se des­plo­mó ca­si un 20%, se­gún ci­fras ofi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.