Ti­ne­lli y Ma­cri

La Nueva - - EL PAÍS. - Por Vi­cen­te Mas­sot in­fo@la­nue­va.com

Con­vie­ne en­ten­der que, a su ma­ne­ra, Ti­ne­lli es tam­bién, al mar­gen del pa­pel que ocu­pa en el mun­do del es­pec­tácu­lo, un per­so­na­je po­lí­ti­co. Los dos le ba­ja­ron los de­ci­be­les a la po­lé­mi­ca cuan­do se reunie­ron en la Ca­sa Ro­sa­da. La pe­lea no le con­ve­nía a nin­guno y los dos lo sa­bían.

Mar­ce­lo Ti­ne­lli es un show­man co­mo po­cas ve­ces se ha vis­to otro en es­tas tie­rras. El éxi­to que ha ge­ne­ra­do lo ha con­ver­ti­do, por mé­ri­to pro­pio, en una mar­ca re­gis­tra­da. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de que, con los pi­cos de au­dien­cia que tie­ne acre­di­ta­dos des­de ha­ce dos dé­ca­das, po­co más o me­nos, su in­fluen­cia ex­ce­de con cre­ces el uni­ver­so te­le­vi­si­vo. El he­cho de que su pro­gra­ma re­sul­te vis­to dia­ria­men­te por mi­llo­nes de per­so­nas lo ha trans­for­ma­do en un ver­da­de­ro fac­tor de po­der. Es en es­te con­tex­to, pues, don­de con­vie­ne ubi­car la dispu­ta o di­fe­ren­cia –co­mo pre­fie­ra lla­már­se­la- es­ta­lla­da en­tre el ani­ma­dor, hin­cha fa­ná­ti­co de San Lorenzo de Al­ma­gro, y el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, se­gui­dor apa­sio­na­do de Bo­ca Ju­niors.

Traer a co­men­to se­me­jan­te ren­ci­lla po­dría pa­re­cer una de­ci­sión en­tre frí­vo­la y desa­ti­na­da, si no fue­ra por el ca­la­do que arras­tran los dos per­so­na­jes en su de­ri­va. Con­vie­ne en­ten­der que, a su ma­ne­ra, Ti­ne­lli es tam­bién, al mar­gen del pa­pel que ocu­pa en el mun­do del es­pec­tácu­lo, un per­so­na­je po­lí­ti­co, aun cuan­do, a pri­me­ra vis­ta, no lo pa­rez­ca.

No por na­da fue tan­tea­do en su mo­men­to por el kirch­ne­ris­mo, con el cual, tras un idi­lio, ter­mi­nó a las pa­ta­das. Ce­rra­do ese ca­pí­tu­lo, Mar­ce­lo –co­mo le di­cen to­dos, los ín­ti­mos y los re­cién lle­ga­dos a su en­torno por igual – abra­zó la idea de pre­si­dir la AFA y allí cho­có con Mau­ri­cio Ma­cri. Has­ta ese mo­men­to en­tre los dos no ha­bía exis­ti­do ni un sí ni un no. To­do era miel so­bre ho­jue­las. Pe­ro la con­duc­ción de una en­ti­dad fut­bo­lís­ti­ca de ta­ma­ña im­por­tan­cia trans­for­ma­ría una re­la­ción de bue­na ve­cin­dad en con­flic­ti­va, sin es­ca­las in­ter­me­dias.

Al go­bierno ac­tual, co­mo a cual­quie­ra de sus an­te­ce­so­do las crí­ti­cas de pe­rio­dis­tas de re­nom­bre con un ra­ting es­cuá­li­do, le im­por­tan po­co o na­da. En cam­bio, que mi­llo­nes de per­so­nas ha­yan vis­to al so­sias de Ma­cri en cal­zon­ci­llos tra­tan­do de ex­pli­car, con tono bal­bu­cean­te e in­cohe­ren­te, los au­men­tos ta­ri­fa­rios, no le pa­só des­aper­ci­bi­do. En la Ca­sa Ro­sa­da su­po­nen que el tono an­ti­ma­cris­ta del pro­gra­ma di­ri­gi­do por Mar­ce­lo Ti­ne­lli fue un pa­se de fac­tu­ras por la opo­si­ción que, se­gún es­te úl­ti­mo, le hi­zo el pre­si­den­te a su fa­lli­da can­di­da­tu­ra en la AFA.

En nin­gún país me­dia­na­men­te se­rio su­ce­de­rían es­tas co­sas, y no por­que no exis­tan en el pri­mer mun­do con­duc­to­res te­le­vi­si­vos enor­me­men­te exi­to­sos, crí­ti­cos, a un mis­mo tiem­po, de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos. El mo­ti­vo es otro, bien dis­tin­to, y ra­di­ca en la ín­do­le de la so­cie­dad. En los Es­ta­dos Uni­dos , Ale­ma­nia, Fran­cia o Ja­pón se pue­de per­der una elec­ción pre­si­den­cial en un de­ba­te que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es pre­sen­cia­do por mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Nun­ca los can­di­da­tos en dispu­ta, en cam­bio, po­drían ver clau­su­ra­das sus po­si­bi­li­da­des por efec­to de un pro­gra­ma co­mo

EShow­match. n es­tos pa­gos sin ins­ti­tu­cio­nes só­li­das y con una cla­se po­lí­ti­ca des­pres­ti­gia­da has­ta lí­mi­tes in­de­ci­bles, el mun­do del es­pec­tácu­lo, en sen­ti­do am­plio, ha pro­ba­do ser una tram­po­lín ex­tra­or­di­na­rio pa­ra es­ca­lar po­si­cio­nes don­de lo que se jue­ga es el po­der. Carlos Reu­te­mann, Daniel Scio­li, Pa­li­to Or­te­ga, Pinky, Ni­to Ar­ta­za, Mi­guel del Sel y Héc­tor Bal­das­si, en­tre otros, son la prue­ba más evi­den­te de lo ex­pre­sa­do. Has­ta el mis­mo Mau­ri­cio Ma­cri ca­bría en es­ta ga­le­ría ¿O al­guien cree que sin su ex­tra­or­di­na­rio éxi­to co­mo pre­si­den­te de Bo­ca Ju­niors po­dría ha­ber­se lan­za­do a na­ve­gar las pro­ce­lo­sas aguas de la po­lí­ti­ca crio­lla con al­gu­na po­si­bi­li­dad, si­quie­ra re­mo­ta, de sen­tar­se al­gún día en el si­llón de Ri­va­da­via?

El de Ma­cri y Ti­ne­lli fue -¿es?- un con­flic­to po­lí­ti­co de ba­ja in­ten­si­dad pe­ro no de im­por­tan­cia me­nor. Hoy Ti­ne­lli, aun­que qui­sie­se, no es­tá en con­di­cio­nes de en­de­re­zar, en con­tra de su ad­ver­sa­rio, un torpe­do ca­paz de im­pac­tar en la lí­nea de flo­ta­ción de la ad­mi­nis­tra­ción de Cam­bie­mos. Pe­ro, eso sí, se ha­lla a su al­can­ce la po­si­bi­li­dad de es­me­ri­rar­lo de a po­co. Su­po­ner que po­dría po­ner en ja­que al go­bierno, re­pre­sen­ta un sin sen­ti­do. Al me­nos, no por aho­ra. En dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, re­cor­de­mos cuan­to su­ce­dió con Fer­nan­do De la Rúa.

Ti­ne­lli no pue­de he­rir­lo a Ma­cri de la mis­ma ma­ne­ra que Ma­cri, aun con to­do su po­der, ca­re­ce de los re­sor­tes pa­ra po­ner­le un bo­zal a Ti­ne­lli. Si fue­se Nés­tor Kirch­ner, la si­tua­ción se­ría dis­tin­ta. En los años que ma­ne­jó el país a gus­to y ga­na, ni una so­la vez el san­ta­cru­ce­ño fue ob­je­to de bur­las en Show­match. Por el con­tra­rio, en la mis­ma opor­tu­ni­dad que se mon­tó una pa­ro­dia al res­pec­to, el en­ton­ces pre­si­den­te fue pre­sen­ta­res, co­mo un jo­dón di­ver­ti­do. Ni por aso­mo pa­re­ci­do a la imi­ta­ción que Freddy Vi­lla­rreal mon­tó res­pec­to de De la Rúa.

Ha­bía un mo­ti­vo que aho­ra no exis­te: con Kirch­ner no se ju­ga­ba y quien osa­ra rom­per unas re­glas de jue­go no es­cri­tas, pe­ro por to­dos sa­bi­das, su­fría las consecuencias. A Ma­cri, in­ver­sa­men­te, se le pue­de ri­di­cu­li­zar sin pro­ble­ma. Tie­ne có­di­gos dis­tin­tos y una con­cep­ción de la li­ber­tad de pren­sa aje­na al pen­sa­mien­to kirch­ne­ris­ta.

La san­gre, de­más es­tá de­cir­lo, no lle­gó al río. Los dos con­ten­dien­tes le ba­ja­ron los de­ci­be­les a la po­lé­mi­ca en­ta­bla­da cuan­do se reunie­ron, en la Ca­sa Ro­sa­da, con el pro­pó­si­to de acla­rar los tan­tos. La pe­lea no le con­ve­nía a nin­guno y los dos lo sa­bían. Só­lo que, más allá de la dispu­ta pa­sa­je­ra, que­dó la sen­sa­ción –na­da agra­da­ble pa­ra el ofi­cia­lis­mo- de que Ma­cri ha­bía ce­di­do por mie­do a re­sul­tar, él o su mu­jer, ri­di­cu­li­za­dos. Ana­li­za­da la cues­tión des­de es­ta pers­pec­ti­va, que el show­man fue­ra re­ci­bi­do en Bal­car­ce 50 y que el due­ño de ca­sa se pres­ta­ra a las mo­ris­que­tas de to­dos co­no­ci­das, re­ve­lan cla­ra­men­te que no hu­bo em­pa­te. Ma­cri ro­zó el ri­dícu­lo.

DYN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.