Sa­lud. Con la de­tec­ción de la He­pa­ti­tis C a tiem­po cre­ce la po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción.

Es­ta­mos fren­te a una en­fer­me­dad de ti­po crónica que afec­ta a cer­ca de 400 mil ar­gen­ti­nos. Lo im­por­tan­te es que pue­de te­ner cu­ra, pe­ro no hay que per­der tiem­po.

La Nueva - - SÁBADO. - Da­vid Roldán drol­dan@la­nue­va.com

La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na pa­ra el Es­tu­dio de las En­fer­me­da­des del Hí­ga­do co­men­zó su cam­pa­ña por el Día Mun­dial de las He­pa­ti­tis Vi­ra­les ba­jo el le­ma "He­pa­ti­tis C: de­tec­tar pa­ra cu­rar".

El ob­je­ti­vo es ge­ne­rar con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de rea­li­zar­se el test de la He­pa­ti­tis C, al me­nos una vez en la vi­da.

Por eso in­vi­ta a to­da la po­bla­ción a su­mar­se a la cam­pa­ña a tra­vés de las re­des so­cia­les con hash­tag #ha­ce­tel­test o bien a tra­vés de la cuen­ca de Twit­ter @AAEEHS o del Fa­ce­book de la ins­ti­tu­ción.

Mu­chos pa­cien­tes ya es­tán sien­do cu­ra­dos con los tra­ta­mien­tos nue­vos.

En el Fa­ce­book de la Aso­cia­ción han ido com­par­tien­do vi­deos tes­ti­mo­nia­les con los ca­sos de per­so­na que lu­cha­ron mu­chos con­tra el vi­rus y hoy son "las ca­ras de la cu­ra".

El jue­ves úl­ti­mo se ce­le­bró en to­do el pla­ne­ta el Día Mun­dial de las He­pa­ti­tis Vi­ra­les. Se cal­cu­la que en Ar­gen­ti­na hay en­tre 300 y 400 mil per­so­nas in­fec­ta­das con He­pa­ti­tis C, una en­fer­me­dad si­len­cio­sa que avan­za y afec­ta en­tre el 1 y el 2 por cien­to de la po­bla­ción. Más de la mi­tad no lo sa­be. El vi­rus de la He­pa­ti­tis C se con­ta­gia a tra­vés de la san­gre y da­ña pro­gre­si­va­men­te al hí­ga­do has­ta pro­vo­car ci­rro­sis y cán­cer de hí­ga­do.

Es la prin­ci­pal cau­sa de tras­plan­te de hí­ga­do en nues­tro país. Sin em­bar­go, de­tec­ta­da y tra­ta­da a tiem­po, se pue­de cu­rar.

Es una en­fer­me­dad sin sín­to­mas y el pa­cien­te pue­de con­vi­vir con ellas du­ran­te años sin sa­ber­lo.

"El de­sa­fío ac­tual es de­tec­tar la He­pa­ti­tis C en aque­llos pa­cien­tes aún no diag­nos­ti­ca­dos. Por eso es cla­ve tes­tear­se al me­nos una vez en la vi­da", se­ña­la el doc­tor Adrián Ga­dano, pre­si­den­te de la en- ti­dad cien­tí­fi­ca.

La He­pa­ti­tis C, a di­fe­ren­cia de la A o la B, no tie­ne va­cu- nas, por lo que se ha­ce el fo­co en la con­cien­ti­za­ción, la pre­ven­ción y en su de­tec­ción.

Só­lo te­ne­mos que pe­dir­le al mé­di­co que in­clu­ya el test de la He­pa­ti­tis C en un aná­li­sis de san­gre de ru­ti­na.

"Hoy po­de­mos ofre­cer a los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos la po­si­bi­li­dad de cu­rar­se con las nue­vas dro­gas dis­po­ni­bles en nues­tro país, que son de al­ta efi­ca­cia y se to­le­ran muy bien", des­ta­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Has­ta un 90 por cien­to de aque­llos in­fec­ta­dos con He­pa­ti­tis C no eli­mi­nan es­pon­tá­nea­men­te el vi­rus, per­ma­ne­cien­do in­fec­ta­dos de por vi­da, a me­nos que reali­cen un tra­ta­mien­to.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), del 20 al 30 por cien­to de las per­so­nas con He­pa­ti­tis C crónica pue­den desa­rro­llar ci­rro­sis y pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes po­ten­cial­men­te mor­ta­les.

Ar­gen­ti­na cuen­ta con op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas ora­les que han de­mos­tra­do una ta­sa de efec­ti­vi­dad pa­ra cu­rar su­pe­rior al 95 por cien­to.

Es­tos tra­ta­mien­tos son de me­nor du­ra­ción (--12 o 24 se­ma­nas-- y tie­nen una me­jor to­le­ra­bi­li­dad que las te­ra­pias an­te­rio­res.

La en­fer­me­dad se con­ta­gia a tra­vés del con­tac­to con la san­gre de una per­so­na in­fec­ta­da.

Se con­si­de­ran en si­tua­ción de ries­go aque­llas per­so­nas que re­ci­bie­ron una donación de san­gre an­tes de 1995, rea­li­za­ron he­mo­diá­li­sis, uti­li­za­ron dro­gas in­yec­ta­bles o in­ha­la­das o es­tu­vie­ron ex­pues­tas a san­gre in­fec­ta­da.

Tam­bién aque­llos ca­sos en los que la madre le pu­do ha­ber trans­mi­ti­do el vi­rus al hi­jo o don­de se com­par­tie­ron ele­men­tos per­so­na­les co­mo afei­ta­do­ras o ce­pi­llos de dien­tes con una per­so­na in­fec­ta­da, se reali­zó pier­cing o se uti­li­za­ron agu­jas de ta­tua­jes no de­bi­da­men­te es­te­ri­li­za­das.

Tam­bién, cuan­do se rea­li­za­ron pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos con ma­te­ria­les inade­cua­da­men­te tra­ta­dos.

A ni­vel mun­dial, cer­ca de 150 mi­llo­nes de per­so­nas se en­cuen­tran in­fec­ta­das por el vi­rus de la He­pa­ti­tis C.

En Eu­ro­pa, la He­pa­ti­tis C pro­vo­ca cua­tro ve­ces más muer­tes que el vi­rus del VIH y su­pera el número de fa­lle­ci­mien­tos por ac­ci­den­tes de trán­si­to.

Apro­xi­ma­da­men­te del 70 al 80 por cien­to de las per­so­nas con in­fec­ción agu­da con VHC no pre­sen­ta sín­to­mas.

La He­pa­ti­tis C es tam­bién la prin­ci­pal cau­sa de tras­plan­tes de hí­ga­do en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.