La ce­ba­da pre­sen­ta li­mi­ta­cio­nes pa­ra man­te­ner­se en un al­to ni­vel de pro­duc­ción.

En 2012 se su­peró el me­dio mi­llón de hec­tá­reas en la re­gión. Pa­ra la siem­bra de es­ta cam­pa­ña, se pre­vén las 300.000 Has., ubi­cán­do­se por de­ba­jo de las pro­yec­cio­nes iniciales. Pa­ra el fu­tu­ro, el pre­cio tam­po­co es fa­vo­ra­ble.

La Nueva - - ECONOMÍA Y CAMPO - Her­nán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com

Una to­ne­la­da de ce­ba­da de ca­li­dad cer­ve­ce­ra hoy cues­ta lo mis­mo que un tri­go de Con­di­ción Cá­ma­ra. Por es­ta ra­zón, el pro­duc­tor ha pre­fe­ri­do ir a lo seguro.

De so­lu­ción eco­nó­mi­ca ha­ce unos años a pro­ta­go­nis­ta de una caí­da ca­si anun­cia­da.

Aun­que la qui­ta de las re­ten­cio­nes al tri­go ha­cía pre­ver la vuel­ta de va­rios pro­duc­to­res al más tra­di­cio­nal de los cul­ti­vos del sud­oes­te bo­nae­ren­se, res­tán­do­le en con­se­cuen­cia un es­pa­cio a la ce­ba­da, el ac­tual con­tex­to in­ter­na­cio­nal, la com­pa­ra­ti­va en los pre­cios de gra­nos fi­nos y las llu­vias de los úl­ti­mos me­ses ter­mi­na­ron de po­ner­le el pie en­ci­ma.

La si­tua­ción es tal que, de las 390 mil hec­tá­reas im­plan­ta­das en la tem­po­ra­da pa­sa­da, en es­ta opor­tu­ni­dad la su­per­fi­cie al­can­za­ría -de acuer­do con es­ti­ma­cio­nes de la Bol­sa de Ce­rea­les y Pro­duc­tos de Bahía Blan­ca- unas 300 mil hec­tá­reas en el sud­oes­te bo­nae­ren­se y el sud­es­te de la pro­vin­cia de La Pam­pa.

Le­jos pa­re­cen que­dar los nú­me­ros de la cam­pa­ña 2012/2013, cuan­do en nues­tra re­gión se su­peró el me­dio mi­llón de hec­tá­reas, y en el país se al­can­za­ron las 1.400.000 Has. Hoy, a ni­vel na­cio­nal, los pro­nós­ti­cos más po­si­ti­vos es­ti­man unas 1,1 mi­llo­nes de hec­tá­reas; los más pesimistas, de só­lo 800 mil.

En los úl­ti­mos años del kirch­ne­ris­mo, la ce­ba­da se ha­bía con­ver­ti­do en una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llos cha­ca­re­ros que se en­con­tra­ban con tra­bas al in­ten­tar ven­der su pro­duc­ción de tri­go, gra­cias a la fal­ta to­tal de res­tric­cio­nes y los bue­nos pre­cios in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, hoy la si­tua­ción es dia­me­tral­men­te opues­ta.

Una to­ne­la­da de ce­ba­da ac­tual­men­te se pa­ga 130 dó­la­res en ca­li­dad fo­rra­je­ra; 160 dó­la­res si es cer­ve­ce­ra; y has­ta 165 dó­la­res pa­ra mal­te­ría, te­nien­do en cuen­ta los va­lo­res de los con­tra­tos he­chos al co­men­zar la tem­po­ra­da. En com­pa­ra­ti­va, un tri­go de con­di­ción cá­ma­ra, el que me­nos res­tric­cio­nes tie­ne al mo­men­to de co­mer­cia­li­zar­se, se pa­ga 170 dó­la­res por to­ne­la­da.

Por su­pues­to, a to­do es­to hay que res­tar­le los cos­tos de im­plan­ta­ción y sa­ni­dad, que si bien son si­mi­la­res pa­ra am­bos cul­ti­vos, pue­den in­fluir ne­ga­ti­va­men­te -con una caí­da de 40 dó­la­res por to­ne­la­da- en ca­so de que la ce­ba­da no al­can­ce la ca­li­dad desea­da y so­lo pue­da des­ti­nar­se a fo­rra­je.

Ese es el pun­to don­de el con­tex­to pro­duc­ti­vo in­ter­na­cio­nal tam­bién in­flu­ye ne­ga­ti­va­men­te: en los Es­ta­dos Uni­dos, el prin­ci­pal pro­duc­tor mun­dial de maíz del mun­do, se es­pe­ra una co­se­cha en­tre muy bue­na y ex­ce­len­te. Lo mis­mo ocu­rre en los paí­ses pro­duc­ti­vos de Eu­ro­pa del es­te; y en Aus­tra­lia, que in­gre­sa al mer­ca­do en el mis­mo mo­men­to que la Ar­gen­ti­na, los lo­tes de ce­ba­da tam­bién pre­sen­tan un muy buen es­ta­do. Es de­cir, el pre­cio de ce­rea­les fo­rra­je­ros no ten­drá una va­ria­ción po­si­ti­va en un fu­tu­ro cer­cano.

Se­gún Iván Ull­mann, eco­no­mis­ta de la Di­rec­ción de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de la Bol­sa de Ce­rea­les y Pro­duc­tos de Bahía Blan­ca, “cues­ta creer que los pre­cios, que se ma­ne­jan hoy, suban 40 o 50 dó­la­res pa­ra enero”.

“Ori­gi­nal­men­te, se es­pe­ra­ba un cre­ci­mien­to del área del tri­go por so­bre el 25% y una caí­da de la su­per­fi­cie de ce­ba­da del 10%, res­pec­to del año pa­sa­do. Así, que­da­ba un in­cre­men­to muy bueno del área de fi­na pa­ra to­da la re­gión”, ex­pli­có.

Si bien to­da­vía nos en­con­tra­mos den­tro de las ven­ta­nas de siem­bra pa­ra gra­nos fi­nos, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de los úl­ti­mos me­ses ter­mi­na­ron dic­ta­mi­nan­do que el in­cre­men­to del tri­go -con suerte- al­can­ce el 20%, y la caí­da de la ce­ba­da tam­bién sea de ese por­cen­ta­je.

“Las con­di­cio­nes co­mer­cia­les no le gus­ta­ron al pro­duc­tor; y a eso se su­ma­ron las llu­vias del úl­ti­mo tri­mes­tre. Hoy, en­trar a un lo­te a sem­brar es muy com­pli­ca­do”, re­fle­xio­nó.

“Por ello, la ce­ba­da sa­le per­dien­do cuan­do uno la com­pa­ra con la fac­ti­bi­li­dad de lo­grar un tri­go (Con­di­ción) Cá­ma­ra, que se pue­de ce­rrar hoy a 170 en di­ciem­bre/enero, y que va a per­mi­tir te­ner li­qui­dez en un mo­men­to cla­ve del año”, aña­dió.

Se­gún Ull­mann, la cues­tión del ma­ne­jo del cul­ti­vo tam­po­co la fa­vo­re­ce.

“El ma­ne­jo de una ce­ba­da cer­ve­ce­ra es mu­cho más com­pli­ca­do en com­pa­ra­ción con un tri­go Con­di­ción Cá­ma­ra; y cuan­do uno se po­ne a ha­cer los nú­me­ros, ter­mi­na de­ci­dién­do­se por el tri­go. Por­que el di­ne­ro que le iba a po­ner a la ce­ba­da pa­ra tra­tar de al­can­zar una ca­li­dad cer­ve­ce­ra, se lo po­ne al tri­go don­de, se­gu­ra­men­te, se va a ver re­fle­ja­do en ca­li­dad o ren­di­mien­to”, ana­li­zó.

“Es de­cir, una ce­ba­da a 160/165 dó­la­res por to­ne­la­da fren­te a un tri­go Cá­ma­ra a

igual pre­cio, no com­pi­te; por­que el tri­go se­gu­ra­men­te se va a ven­der, y la ce­ba­da co­rre ries­go de per­der mu­cho por ca­li­dad”, agre­gó.

Al res­pec­to, re­cor­dó que los con­tra­tos con mal­te­rías se cie­rran por un de­ter­mi­na­do ni­vel de pro­teí­na; y que cuan­do es­tos már­ge­nes no se al­can­zan, o bien la pro­duc­ción no es re­ci­bi­da o co­mien­zan los des­cuen­tos.

“Cuan­do es­to ocu­rre, mu­chas ve­ces hay que ter­mi­nar yen­do al mer­ca­do fo­rra­je­ro, per­dien­do unos 40 dó­la­res por to­ne­la­da, cuan­do la pro­yec­ción y la in­ver­sión se hi­cie­ron pa­ra otra ca­li­dad”, ar­gu­men­tó.

De cual­quier mo­do, Ull­mann des­ta­có que mu­chos pro­duc­to­res tam­bién han op­ta­do no ce­rrar con­tra­tos ni con la ex­por­ta­ción ni con la mal­te­ría.

“Así, pro­du­cen sin es­tar ata­dos y pue­den es­pe­rar un me­jor pre­cio a fu­tu­ro. Pe­ro eso lo pue­den ha­cer só­lo los que tie­nen es­pal­da”, re­co­no­ció el eco­no­mis­ta, quien tam­bién afir­mó que las mal- te­rías no me­jo­ra­ron las con­di­cio­nes con­trac­tua­les a prin­ci­pios de tem­po­ra­da, cuan­do se avi­zo­ra­ba que iba a dar­se una re­trac­ción en el área de ce­ba­da.

La in­ver­sión

El in­ge­nie­ro agró­no­mo Fe­de­ri­co Mo­rey­ra, per­te­ne­cien­te al gru­po de Me­jo­ra­mien­to y Ca­li­dad Ve­ge­tal del INTA Bor­de­na­ve, ma­ni­fes­tó que si bien hay va­rios lo­tes que se es­tán im­plan­tan­do con ce­ba­da en la re­gión, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas re­tra­sa­ron los tra­ba­jos.

“Ha llo­vi­do mu­cho en los úl­ti­mos me­ses. Y una zo­na co­mo la nues­tra, que tie­ne sue­los con po­ca ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je, no so­por­ta una pre­ci­pi­ta­ción de en­tre 15 y 20 mi­lí­me­tros, por lo que se com­pli­ca la en­tra­da a los lo­tes”, di­jo.

Pa­ra Mo­rey­ra, el ma­yor de­sa­fío de es­ta tem­po­ra­da pa­ra la ce­ba­da, es con­se­guir un cul­ti­vo que cum­pla con la ca­li­dad cer­ve­ce­ra.

“En la zo­na de Bor­de­na­ve ve­ni­mos de dos años con mil mi­lí­me­tros anua­les -una can­ti­dad de agua muy im­por­tan­te-, con pi­cos de 200 mi­lí­me­tros con­cen­tra­dos en po­co tiem­po. Eso pro­vo­có que se la­ve el ni­tró­geno que hay en el sue­lo.

“Por eso, la idea es que el pro­duc­tor apor­te más in­su­mos, pa­ra lle­gar a un ni­vel de pro­teí­na de en­tre el 10% y 12%”, re­mar­có.

Al res­pec­to, Mo­rey­ra re­co­no­ció que en ca­so de ba­ja pro­teí­na, las mal­te­rías a ve­ces pue­den fle­xi­bi­li­zar­se.

“En la ac­tua­li­dad, hay una si­tua­ción más fa­vo­ra­ble pa­ra in­cor­po­rar tec­no­lo­gía, jun­to a una ten­den­cia pa­ra au­men­tar el ni­vel de su uso, per­mi­tien­do así al­can­zar la ca­li­dad desea­da y po­der co­mer­cia­li­zar al me­jor pre­cio. Por ello, el pro­duc­tor va a te­ner que es­tar muy aten­to al mo­men­to de fer­ti­li­zar, tan­to en la siem­bra co­mo du­ran­te el ma­co­lla­je de la plan­ta”, ma­ni­fes­tó.

El pro­fe­sio­nal tam­bién re­cor­dó que se es­pe­ra que es­te año se nor­ma­li­cen las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas.

“Se ha­bla de una mi­gra­ción al fe­nó­meno La Ni­ña, lo que im­pli­ca que po­dría em­pe­zar a es­ca­sear el agua. Pe­ro co­mo he­mos te­ni­do años llu­vio­so, las re­ser­vas per­mi­ti­rán un ini­cio y desa­rro­llo ini­cial óp­ti­mo. Por su­pues­to, hay que ver qué pa­sa en pri­ma­ve­ra, que es cuan­do el cul­ti­vo de­man­da más hu­me­dad”, acla­ró.

A la grue­sa

Se­gún Ull­mann, de­bi­do a las llu­vias de los úl­ti­mos me­ses y a la im­po­si­bi­li­dad de in­gre­sar a los lo­tes, es una po­si­bi­li­dad muy cier­ta que mu­chos pro­duc­to­res que pre­veían sem­brar en la ven­ta­na de in­vierno, pre­fie­ran no ha­cer­lo y es­pe­rar a la pri­ma­ve­ra pa­ra lan­zar­se de lleno a la co­se­cha grue­sa, im­plan­tan­do con un per­fil con buen ni­vel de hu­me­dad.

“Hoy, el cli­ma es el prin­ci­pal fac­tor que ha­ce que el cálcu­lo ini­cial de 700 mil hec­tá­reas sem­bra­das de tri­go en la zo­na, ter­mi­ne re­tra­yén­do­se; y ha­ce que mu­chos piensen en pa­sar­se de fi­na a grue­sa”, ex­pli­có.

A ma­ne­ra de ejem­plo, re­cor­dó que un pro­duc­tor prin­glen­se que iba a sem­brar unas 650 Has. de tri­go, pre­fi­rió guar­dar­las pa­ra gi­ra­sol.

“Tie­ne un per­fil lleno de hu­me­dad y es­pe­ra que la pri­ma­ve­ra lo acom­pa­ñe pa­ra em­pe­zar a sem­brar. Y a eso se su­ma que el gi­ra­sol no ne­ce­si­ta gran can­ti­dad de agua pa­ra que brin­de un mar­gen acep­ta­ble”, ma­ni­fes­tó.

En ese sen­ti­do, re­mar­có que pa­ra la pró­xi­ma grue­sa se pue­de es­pe­rar un cre­ci­mien­to en maíz y en gi­ra­sol en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, y una le­ve caí­da en la so­ja.

“Así co­mo a los Es­ta­dos Uni­dos le irá bien en maíz, lo mis­mo le pa­sa­rá con la so­ja. En­ton­ces, ha­brá una ba­ja abrup­ta en los pre­cios, que igual de­ja­rá un va­lor in­tere­san­te”, di­jo.

“Da­das es­tas con­di­cio­nes, cuan­do ve­mos có­mo se vie­ne con­fi­gu­ran­do el mer­ca­do, po­de­mos ob­ser­var que en la zo­na ten­drán un cre­ci­mien­to el gi­ra­sol y el maíz, y se­gu­ra­men­te se dé una caí­da en la so­ja”, aña­dió.

Es­ta si­tua­ción, re­mar­có Ull­man, es po­si­ti­va des­de el pun­to de vis­ta del ma­ne­jo de sue­los y en cuan­to a la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos, ya que ha­brá al­go más de tri­go, más de maíz, de gi­ra­sol, y al­go me­nos de so­ja.

“Si no hay un gi­ro en lo cli­má­ti­co, to­do lo que hoy no se lo­gre im­plan­tar en fi­na, se irá a la grue­sa”, ase­gu­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.