Am­ne­sia en la cla­se po­lí­ti­ca

La Nueva - - OPINIÓN. - OTRAS VO­CES por Car­los R. Bae­za

a de­ci­sión gu­ber­na­men­tal adop­ta­da en el DNU 52/17 me­dian­te el cual se mo­di­fi­có el ca­rác­ter de fe­ria­do fi­jo, en­tre otros, del 24 de mar­zo, pro­vo­có co­mo era de es­pe­rar, una fuer­te reac­ción de dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les que lle­va­ron a la rec­ti­fi­ca­ción de esa nor­ma­ti­va me­dian­te el nue­vo DNU 80/17. Así y una vez más, el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo dio mar­cha atrás en una de­ci­sión le­gis­la­ti­va que le com­pe­te, re­ve­lan­do una preo­cu­pan­te fal­ta de aná­li­sis ju­rí­di­co y po­lí­ti­co por par­te de quie­nes de­ben ase­so­rar­lo en esa ma­te­ria.

La fi­ja­ción de los fe­ria­dos na­cio­na­les es re­sor­te le­gis­la­ti­vo, re­gu­la­do a tra­vés del tiem­po por dis­tin­tas nor­mas, en tan­to com­pe­te al Po­der Eje­cu­ti­vo cuan­do las fe­chas de los fe­ria­dos na­cio­na­les coin­ci­dan con los días mar­tes o jue­ves, fi­jar dos fe­ria­dos por año con fi­nes tu­rís­ti­cos que de­be­rán coin­ci­dir con los días lu­nes o vier­nes in­me­dia­tos res­pec­ti­vos (art. 3° DNU 1584/10). En es­te sen­ti­do, ca­be re­cor­dar que le ley 25.633 del año 2002 de­cla­ró el día 24 de mar­zo co­mo el Día Na­cio­nal de la Me­mo­ria por la Ver­dad y la Jus­ti­cia, en tan­to la ley 26.085 del año 2006 in­clu­yó a di­cha jor­na­da en el lis­ta­do de fe­ria­dos na­cio­na­les ina­mo­vi­bles

La ins­ti­tu­ción de los De­cre­tos de Ne­ce­si­dad y Ur­gen­cia se in­tro­du­jo en la Cons­ti­tu­ción a tra­vés de la re­for­ma de 1994 en el art. 99 inc. 3° que fi­jó las si­guien­tes pau­tas pa­ra su pro­ce­den­cia: a) no es via­ble en ma­te­ria pe­nal; tri­bu­ta­ria; elec­to­ral o de par­ti­dos po­lí­ti­cos; b) re­quie­re que exis­tan cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les que im­pi­dan el pro­ce­so fi­ja­do pa­ra la san­ción de le­yes por el Con­gre­so; c) el je­fe de ga­bi­ne­te, quien de­be fir­mar el DNU en acuer­do de mi­nis­tros, de­be ele­var­lo a la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral Per­ma­nen­te la cual ex­pi­de un des­pa­cho a ca­da Cá­ma­ra la que de­be­rá dar­le o no su apro­ba­ción. Ello re­que­ría, por tan­to, la san­ción de una ley re­gla­men­ta­ria y la con­for­ma­ción de la ci­ta­da Co­mi­sión, pe­ro re­cién 12 años des­pués -año 2006- se cum­plie­ron am­bos ex­tre­mos.

En con­se­cuen­cia, y si bien el dic­ta­do de DNU por par­te del Po­der Eje­cu­ti­vo es una atri­bu­ción cons­ti­tu­cio­nal, su ejer­ci­cio de­be ser res­tric­ti­vo y su­je­to al re­qui­si­to se­ña­la­do en el pun­to b) pre­ce­den­te, que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia ha de­fi­to ni­do cla­ra­men­te en el ca­so “Ve­rro­chi” al de­cir que só­lo es po­si­ble re­cu­rrir a es­tas nor­mas en 2 ca­sos: a) cuan­do el Con­gre­so no pue­da re­unir­se por cau­sas de fuer­za ma­yor, co­mo se­ría un desas­tre na­tu­ral y b) cuan­do la ur­gen­cia de la me­di­da no sea com­pa­ti­ble con el tiem­po que de­man­de el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo or­di­na­rio.

Ob­via­men­te que tal ti­po de le­gis­la­ción de­be ser ejer­ci­da só­lo en ca­sos ex­tra­or­di­na­rios no pu­dien­do con­ver­tir­se en una prác­ti­ca que sos­la­ye o usur­pe la fun­ción atri­bui­da al Con­gre­so, lo cual se ha con­ver­ti­do, mu­chas ve­ces, en un cla­ro abu­so.

No ca­be du­da que el DNU 52/17 no era via­ble, y de allí las crí­ti­cas y su pos­te­rior mo­di­fi­ca­ción. Pe­ro lo que re­sul­ta pa­té­ti­co son las crí­ti­cas que la nor­ma cues­tio­na­da me­re­cie­ra, no so­lo por par­te de la opo­si­ción sino igual­men­te por uno de los par­ti­dos in­te­gran­tes de Cam­bie­mos.

En cuan­to al kirch­ne­ris­mo, cau­sa es­tu­por que quie­nes se ras­gan las ves­ti­du­ras por el avan­ce que sig­ni­fi­ca­ría ese DNU so­bre las atri­bu­cio­nes del Con­gre­so, sean la run­fla de ob­se­cuen­tes aplau­di­do­res del atril de la dia­tri­ba cha­ba­ca­na, quie­nes con su ac­tuar ge­nu­fle­xo po­si­bi­li­ta­ron el ha­bi­tual dic­ta­do de DNU es­tan­do el Con­gre­so reuni­do y sin que exis­tie­ra ni “ne­ce­si­dad” ni “ur­gen­cia”, en una pa­té­ti­ca au­to­fu­yi­mo­ri­za­ción le­gis­la­ti­va. Es que pa­re­cen ol­vi­dar que la en­ton­ces pre­si­den­te Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner el 3 de no­viem­bre de 2010 -es- es, en pleno pe­rio­do de se­sio­nes or­di­na­riasy ha­bien­do re­mi­ti­do el P.E al Con­gre­so un pro­yec­to mo­di­fi­ca­to­rio del ré­gi­men de fe­ria­dos, ale­gan­do que ese cuer­po no po­dría san­cio­nar la nor­ma­ti­va con la pre­mu­ra re­que­ri­da “obs­ta­cu­li­zan­do una de las fi­na­li­da­des del en­vío, cual era dar pre­vi­si­bi­li­dad con un tiem­po de an­te­la­ción su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­si­bi­li­tar a los ciu­da­da­nos la pla­ni­fi­ca­ción de sus ac­ti­vi­da­des” pro­ce­dió a san­cio­nar el DNU 1.584/10 sin re­ci­bir cues­tio­na­mien­to al­guno.

Pe­ro quie­nes igual­men­te pa­de­cen una agu­da am­ne­sia son los in­te­gran­tes del ra­di­ca­lis­mo -hoy en el po­der- que sa­lie­ron a cri­ti­car el co­rri­mien­to del fe­ria­do del 24 de mar­zo. Así, el pre­si­den­te de ese par­ti­do, Jo­sé Co­rral, sos­tu­vo que esa de­ci­sión po­día con­tri­buir a ol­vi­dar la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar, en tan­to Ricardo Al­fon­sín ex­pre­só que la mis­ma im­pli­ca­ba “una in­com­pren­si­ble ba­na­li­za­ción de una de las ma­yo­res tra­ge­dias de la his­to­ria ar­gen­ti­na”. El ra­di­ca­lis­mo pa­re­ce ig­no­rar que ellos fue­ron quie­nes pre­sen­ta­ron un pro­yec­to de ley en la Cá­ma­ra de Dipu­tados so­li­ci­tan­do, no el co­rri­mien­to del fe­ria­do del 24 de mar­zo co­mo lo hi­cie­ra Ma­cri, sino li­sa y lla­na­men­te su su­pre­sión. Por si no lo re­cuer­dan, en los fun­da­men­tos se sos­te­nía que “el ca­rác­ter de ina­mo­vi­ble, no al­te­ra la fuer­te opo­si­ción que se ex­pre­sa­ra en el mo­men­to de la vo­ta­ción, tan­to en el re­cin­to co­mo de di­ri­gen­tes de los Or­ga­nis­mos de De­re­chos Hu­ma­nos. Lue­go de seis años, sur­ge cla­ro que con el es­ta­ble­ci­mien­to del fe­ria­do na­cio­nal se ha con­tri­bui­do al mi­ni­tu­ris­mo y no a la re­fle­xión y cons­tric­ción, mo­ti­vos cen­tra­les del dic­ta­do de la Ley de Me­mo­ria Ver­dad y Jus­ti­cia. Es por ello que trans­cu­rri­do el tiem­po que mues­tra el error de la ley, es que hoy in­sis­ti­mos con su de­ro­ga­ción” ¿Quié­nes fir­ma­ban el pro­yec­to? Los dipu­tados Ma­rio Raúl Ne­gri; Juan Pe­dro Tu­nes­si; Ma­ría Lau­ra Sto­ra­ni; Lin­da Cris­ti­na Ya­güe; Ma­ria­na Ju­ri; Manuel Garrido; Uli­ses Um­ber­to For­te; El­sa Ma­ría Ál­va­rez; En­ri­que An­drés Va­quié; Pe­dro Omar Mo­las; Pa­tri­cia De Fe­rra­ri Rue­da; Eduar­do San­tín y Jorge Luis Al­ba­rra­cín. (Ex­pte.7925-D-2012-Trá­mi­te Par­la­men­ta­rio n° 161 del 7/11/2012).

“El ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo dio mar­cha atrás en una de­ci­sión le­gis­la­ti­va que le com­pe­te, re­ve­lan­do una preo­cu­pan­te fal­ta de aná­li­sis ju­rí­di­co y po­lí­ti­co por par­te de quie­nes de­ben ase­so­rar­lo en esa ma­te­ria.”

Car­los R. Bae­za es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Vi­ve en Bahía Blanca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.