Her­nias ab­do­mi­na­les: son co­mu­nes pe­ro no siem­pre pe­li­gro­sas

Lo que sí de­be que­dar bien cla­ro es que, ge­ne­ral­men­te, no des­apa­re­cen por sí so­las. Cuan­do due­len o cre­cen, lo me­jor es ope­rar.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

EN LOS HOM­BRES SON MÁS HA­BI­TUA­LES

La her­nia ab­do­mi­nal se pre­sen­ta cuan­do par­te de al­gún ór­gano o te­ji­do pro­tru­ye (so­bre­sa­le) a tra­vés de un pun­to de­bi­li­ta­do en la pa­red mus­cu­lar al­re­de­dor del ab­do­men.

Al­gu­nas her­nias no pro­vo­can nin­gún sín­to­ma y la gen­te, in­clu­so, pue­de no sa­ber que tie­ne una has­ta que el mé­di­co la des­cu­bre en un exa­men de ru­ti­na.

No obs­tan­te, lo más co­mún es que los pa­cien­tes vean y sien­tan el bul­to de la her­nia, el cual, ge­ne­ral­men­te, se vuel­ve más ob­vio al po­ner­se de pie o pu­jar.

Ade­más, se pue­de sen­tir do­lor, de­bi­li­dad o pre­sión en la zo­na afec­ta­da.

Exis­ten dos ti­pos di­fe­ren­tes de her­nias de la zo­na in­gui­nal: las in­gui­na­les y las fe­mo­ra­les.

Las her­nias in­gui­na­les per­te­ne­cen al ti­po más co­mún de her­nia y se pre­sen­tan con más fre­cuen­cia en­tre los hom­bres.

El pun­to dé­bil es el ca­nal in­gui­nal que en los hom­bres se en­cuen­tran don­de el cor­dón es­per­má­ti­co sa­le del ab­do­men y en­tra en el es­cro­to.

En las mu­je­res, el ca­nal in­gui­nal alo­ja a un li­ga­men­to que ayu­da a sos­te­ner al úte­ro en su si­tio.

Las her­nias in­gui­na­les con fre­cuen­cia es­tán pre­sen­tes al na­ci­mien­to, so­bre to­do en los ni­ños.

De to­das for­mas, pro­ba­ble­men­te no se desa­rro­llen sino has­ta más ade­lan­te en la vi­da y de­bi­do a fac­to­res co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de los múscu­los, las ac­ti­vi­da­des for­za­das o a la tos cró­ni­ca.

Las her­nias fe­mo­ra­les son mu­cho me­nos co­mu­nes y se pre­sen­tan con más fre­cuen­cia en­tre las mu­je­res ma­yo­res.

Se for­man a lo lar­go del ca­nal que lle­va los prin­ci­pa­les va­sos san­guí­neos (la ar­te­ria y la ve­na fe­mo­ra­les) has­ta el mus­lo.

Es­tas her­nias sue­len pro­du­cir un bul­to que se ubi­ca li­ge­ra­men­te más aba­jo que el de las her­nias in­gui­na­les.

A pe­sar de que su her­nia no le oca­sio­ne nin­gún sín­to­ma, es im­por­tan­te que acu­da re­gu­lar­men­te al mé­di­co pa­ra eva­luar­la.

Ese pro­fe­sio­nal desea­rá man­te­ner­la vi­gi­la­da y va­lo­rar nue­va­men­te la si­tua­ción, aun­que la her­nia ape­nas le cau­se in­co­mo­di­dad.

Al­gu­nas per­so­nas usan un cin­tu­rón de sos­tén o ro­pa in­te­rior pa­ra su­je­tar la her­nia, pe­ro esa no es una so­lu­ción a lar­go pla­zo.

El te­ji­do gra­so del ab­do­men sue­le ser el pri­me­ro por el que pro­tru­ye la her­nia, lo cual es ven­ta­jo­so por­que ta­po­na el ori­fi­cio, pues­to que pue­den sur­gir pro­ble­mas cuan­do par­te de un ór­gano (nor­mal­men­te el in­tes­tino) em­pu­ja al múscu­lo de­bi­li­ta­do y que­da atra­pa­do afue­ra (in­car­ce­ra­mien­to).

Se sa­be que eso ha ocu­rri­do cuan­do no se pue­de ha­cer re­tro­ce­der la her­nia ha­cia el ab­do­men con so­la­men­te ejer­cer pre­sión sua­ve.

Ade­más, es­to sue­le oca­sio­nar mo­les­tias cons­tan­tes.

La her­nia ab­do­mi­nal que que­da en­car­ce­la­da pue­de im­pe­dir el trán­si­to del con- te­ni­do por el in­tes­tino (obs­truc­ción in­tes­ti­nal).

La her­nia tam­bién pue­de des­co­nec­tar­se de la pro­vi­sión san­guí­nea del cuer­po, ries­go que au­men­ta con la edad y que pue­de con­du­cir a gan­gre­na (es­tran­gu­lar­se), afec­ción mor­tal que ame­ri­ta rá­pi­da aten­ción qui­rúr­gi­ca.

Por lo tan­to, se acon­se­ja acu­dir pron­to al mé­di­co si no se lo­gra ha­cer re­tro­ce­der la her­nia pe­se a ejer­cer pre­sión sua­ve o si se pre­sen­ta más do­lor, náu­sea, fie­bre, hin­cha­zón u os­cu­re­ci­mien­to de la piel que re­cu­bre her­nia.

El me­jor tra­ta­mien­to pa­ra la her­nia que oca­sio­na mo­les­tias es una ope­ra­ción pa­ra re­ver­tir la pro­tru­sión del ór­gano o del te­ji­do ha­cia el ab­do­men y for­ta­le­cer los múscu­los de­bi­li­ta­dos.

A ve­ces, eso im­pli­ca co­lo­car una ma­lla sin­té­ti­ca o bio­ló­gi­ca en la zo­na de­bi­li­ta­da pa­ra re­for­zar­la.

Si us­ted ne­ce­si­ta una ope­ra­ción pa­ra arre­glar la her­nia, se­gu­ra­men­te el mé­di­co po­drá ayu­dar­le a de­ter­mi­nar el me­jor ti­po pa­ra su si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca.

Por Dr. Jorge Mar­chet­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.