Na­da de sub­es­ti­mar­la

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

La her­nia ab­do­mi­nal, en ge­ne­ral, y la in­gui­nal, en par­ti­cu­lar, que por su fre­cuen­cia es la más co­mún, es una pa­to­lo­gía que no de­be ser me­nos­pre­cia­da en nin­gún mo­men­to por el pa­cien­te.

Por lo tan­to, és­te de­be con­cu­rrir a su mé­di­co in­me­dia­ta­men­te pa­ra per­ma­ne­cer ba­jo con­trol y se­guir sus in­di­ca­cio­nes.

El pa­cien­te de­be te­ner muy cla­ro al­gu­nos con­cep­tos im­por­tan­tes que lo ayu­dan a me­jo­rar la evo­lu­ción de esta en­fer­me­dad.

Pri­me­ro, sa­ber que el ta­ma­ño de la her­nia no se co­rres­pon­de con su im­por­tan­cia.

Sue­le su­ce­der que pe­que­ñas her­nias traen com­pli­ca­cio­nes tan fre­cuen­te­men­te co­mo las de ma­yor vo­lu­men.

Se­gun­do, que el úni­co tra­ta­mien­to de­fi­ni­ti­vo de la her­nia es qui­rúr­gi­co y, por lo tan­to (co­mo en to­do ac­to qui­rúr­gi­co), re­sul­ta im­por­tan­tí­si­mo in­ter­ve­nir al pa­cien­te an­tes de que sur­jan las di­fi­cul­ta­des.

De esa for­ma se ha­brán de evi­tar las ope­ra­cio­nes com­ple­jas y los post­ope­ra­to­rios tór­pi­dos.

Por úl­ti­mo, se de­be te­ner bien cla­ro que nin­gu­na her­nia per­ma­ne­ce igual con el pa­so del tiem­po.

Los es­fuer­zos inad­ver­ti­dos, la tos, los deportes, et­cé­te­ra, lle­van al au­men­to de vo­lu­men y la acer­can, inexo­ra­ble­men­te, a los pro­ble­mas.

(*) Es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ge­ne­ral - Co­le­gio de Mé­di­cos, Dis­tri­to X.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.