No en­tien­de có­mo el su­je­to que atro­pe­lló al­coho­li­za­do a su so­brino no es­tá pre­so

San­dro Lu­na es­tá gra­ve, in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Pen­na, lue­go de ser atro­pe­lla­do en Tres Arro­yos por un au­to­mo­vi­lis­ta al­coho­li­za­do. “Lo ope­ra­ron y es­tá en co­ma”, di­jo su tía.

La Nueva - - PORTADA - EL ACU­SA­DO SE NE­GÓ A DE­CLA­RAR

San­dro Ale­jan­dro Lu­na (28) vi­ve en Tres Arro­yos, per­dió a su ma­dre ha­ce tre­ce años, tie­ne cua­tro her­ma­nos, y ha­cía un tiem­po que ha­bía con­se­gui­do “una chan­gui­ta” co­mo ayu­dan­te de al­ba­ñil.

An­te­ayer es­ta­ba es­pe­ran­do que lo pa­sen a bus­car pa­ra ir a tra­ba­jar cuan­do su vi­da cam­bió en un se­gun­do al ser atro­pe­lla­do por un au­to­mó­vil, el que era con­du­ci­do por un jo­ven que apa­ren­te­men­te se en­con­tra­ba al­coho­li­za­do.

Po­co des­pués fue de­ri­va­do al Hos­pi­tal Pen­na de nues­tra ciu­dad, don­de de­bió ser in­ter­ve­ni­do por el trau­ma­tis­mo de crá­neo que su­frió. Se en­cuen­tra con asis­ten­cia res­pi­ra­to­ria y su es­ta­do es muy gra­ve.

“Es­ta­ba es­pe­ran­do que lo pa­sen a bus­car pa­ra ir a tra­ba­jar cuan­do es­te in­cons­cien­te lo lle­vó por de­lan­te. Es­ta­mos des­tro­za­dos”, di­jo Ana De la To­rre, tía de Lu­na.

La mu­jer se re­fie­re a Leandro Cho­que (25), quien ma­ne­ja­ba el ro­da­do que em­bis­tió a su so­brino.

“Lo ope­ra­ron y es­tá en co­ma. No se sa­be cuán­do va a des­per­tar. Tie­ne frac­tu­ra de crá­neo, tam­bién tie­ne cor­ta­dos los ten­do­nes de un bra­zo y per­dió los dien­tes, pe­ro por esas co­sas lo van a tra­tar en los pró­xi­mos días”.

El he­cho se pro­du­jo en la ru­ta 3 y Saa­di Car­not, don­de se en­cuen­tra una es­ta­ción de ser­vi­cio, a la que ha­bría pre­ten­di­do in­gre­sar el au­to­mo­vi­lis­ta cuan­do per­dió el con­trol de la uni­dad e im­pac­tó a Lu­na, quien por el gol­pe ter­mi­nó ca­yen­do den­tro de una pa­rri­lla ubi­ca­da en el lu­gar.

De la to­rre reite­ró que Lu­na “es­pe­ra­ba que el pa­trón y unos ami­gos lo pa­sen a bus­car en la ca­mio­ne­ta”.

“En el au­to iban tres per­so­nas. Dos de ellas dis­pa­ra­ron des­pués de lo ocu­rri­do y que­dó el que ma­ne­ja­ba. Uno de los acom­pa­ñan­tes fue en­con­tra­do des­pués en la Clí­ni­ca His­pano”.

Fuen­tes ofi­cia­les in­di­ca­ron que el test de al­coho­le­mia rea­li­za­do a Cho­que lue­go del ac­ci­den­te ha­bría arro­ja­do un re­sul­ta­do de 2,3 gra­mos de al­cohol en san­gre, ca­si cin­co ve­ces más que el lí­mi­te per­mi­ti­do.

“Te­ne­mos tes­ti­gos que di­cen que es­tu­vie­ron en el Par­que Ca­ba­ñas to­man­do des­de las 3 de la ma­ña­na has­ta que pa­só es­to”.

El con­duc­tor, quien se en­cuen­tra impu­tado del de­li­to de “le­sio­nes gra­ves cul­po­sas”, re­cu­pe­ró la li­ber­tad tras ne­gar­se a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria an­te la fis­cal Na­ta­lia Ra­mos. Esta si­tua­ción in­dig­nó a De la To­rre.

“Tra­ba­jo en la sa­lud des­de ha­ce 23 años y de es­tos ca­sos he vis­to mi­les. Es­tas per­so­nas si­guen su vi­da co­mo si na­da, mien­tras mi so­brino pe­lea por se­guir vi­vo y no­so­tros des­tro­za­dos por to­do es­to”.

Ex­pli­có que, en ca­so de evo­lu­cio­nar, los mé­di­cos no sa­ben si el jo­ven ten­drá se­cue­las per­ma­nen­te a par­tir de lo su­ce­di­do.

Del mis­mo mo­do, afir­mó es­tar mo­les­ta por­que nin­gún fa­mi­liar o el pro­pio con­duc­tor del au­to se in­tere­só por la sa­lud de su so­brino.

“Nun­ca se acer­có o lla­mó al­guien pa­ra ver si ne­ce­si­ta­mos al­go o pre­gun­tar có­mo es­tá. Yo vi­ne has­ta acá (por Bahía) y no me pien­so ir has­ta que se des­pier­te”.

Del mis­mo mo­do, sos­tu­vo que es­pe­ra que el he­cho se in­ves­ti­gue y el res­pon­sa­ble sea con­de­na­do.

“Quie­ro que pa­gue con la cár­cel, pe­ro veo que ya lo sol­ta­ron. Uno cree en la jus­ti­cia, pe­ro con es­tas co­sas es di­fí­cil”, fi­na­li­zó di­cien­do.

En las úl­ti­mas ho­ras un mo­to­ci­clis­ta per­dió la vi­da en la lo­ca­li­dad de San Ca­ye­tano, pro­duc­to de las he­ri­das que pa­de­ció tras cho­car con una ca­mio­ne­ta.

EMMANUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Ana De la To­rre des­cri­bió que la víc­ti­ma es­ta­ba es­pe­ran­do que lo fue­ran a bus­car pa­ra ir a tra­ba­jar cuan­do fue em­bes­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.