Des­pués de la po­lé­mi­ca, lle­ga al ci­ne “La ra­zón de es­tar con­ti­go”

La Nueva - - SÁBADO. APLAUSOS - PA­RA REÍR Y LLO­RAR EN FA­MI­LIA

Aun­que por un mo­men­to esta cin­ta so­bre pe­rros, el me­jor ami­go del hom­bre, po­dría lle­gar a in­ter­pre­tar­se co­mo al­go su­per­fi­cial con te­má­ti­cas ya an­tes to­ca­das por pe­lí­cu­las del mis­mo gé­ne­ro, un guión bur­do y que no lle­va a na­da y ac­tua­cio­nes exageradas que aña­den só­lo la voz so­bre las ac­cio­nes de los ani­ma­les mos­tra­dos, en reali­dad ma­ne­ja un te­ma un tan­to más ma­du­ro so­bre la vi­da y la muer­te. La ra­zón de es­tar con­ti­go, se­gún pu­bli­ca el por­tal Ko­po­do, tie­ne una te­má­ti­ca con­mo­ve­do­ra que pue­de lle­gar a mo­ver­nos cier­tas sen­si­bi­li­da­des, co­mo por ejem­plo, to­ca pun­tos so­bre el amor que los pe­rros tie­ne so­bre sus due­ños y la in­creí­ble fi­de­li­dad que nos otor­gan, seas aman­te de los pe­rros o no, la cin­ta lle­ga­rá a ha­cer­te sen­tir al­go, al me­nos que seas un in­sen­si­ble ha­cia to­da vi­da so­bre es­te pla­ne­ta, co­sa di­fí­cil. La ra­zón de es­tar con­ti­go (en in­glés, A Dog’s Pur­po­se) es una cin­ta ba­sa­da en la no­ve­la del 2010, crea­da por W. Bru­ce Ca­me­ron, la cual lle­ga a la pan­ta­lla gran­de di­ri­gi­da por Las­se Halls­tröm que a su vez di­ri­gió cin­tas co­mo

Siem­pre a tu la­do, otra cin­ta so­bre pe­rros, en es­te ca­so una his­to­ria real de un pe­rro de ra­za Aki­ta Inu lla­ma­do

"Ha­chi­ko" y su enor­me fi­de­li­dad a su amo.

En una de sus his­to­rias (ver des­ta­ca­do) pro­ta­go­ni­za­da por Ke­nit Ja­mes Apa co­mo el jo­ven Et­han -es­te ac­tor no tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to del ci­ne, pues tie­ne más tra­ba­jo en se­ries te­le­vi­si­vas co­mo Ri­ver­da­le- cum­ple dan­do una ac­tua­ción bue­na a se­cas.

Pa­ra in­ter­pre­tar a un Et­han más adul­to se en­car­ga Den­nis Quaid, a di­fe­ren­cia de Ke­nit, Quaid tie­ne mu­cha más ex­pe­rien­cia en es­te ám- bi­to con tra­ba­jo en pe­lí­cu­las co­mo Traf­fic, Van­ta­ge Point, o Truth. Tam­bién sa­le a es­ce­na Han­nah que da­rá vi­da la ac­triz Britt Ro­ber­tson con tra­ba­jos pre­vios co­mo To­mo­rrow­land y Scream 4; sin em­bar­go la cin­ta es­tá di­ri­gi­da pa­ra que las es­tre­llas sean la va­rie­dad de ca­ni­nos que apa­re­cen a lo lar­go del film.

"Bai­ley" es la es­tre­lla aquí, un pe­rro bas­tan­te ami­ga­ble y lleno de ca­ri­ño ha­cia su due­ño o lí­der que es Et­han un pe­que­ño de una fa­mi­lia bas­tan­te tra­di­cio­nal de los años 50. Et­han pa­sa por bas­tan­tes al­tas y ba­jas a lo lar­go de su ni­ñez y ado­les­cen­cia, pe­ro

"Bai­ley" es­ta­rá en to­do mo­men­to a su la­do pa­ra apo­yar­lo y ha­cer­lo sen­tir mu­cho me­jor so­lo con su sim­ple pre­sen­cia. ¿Por qué de­ci­mos sim­ple? Por­que el na­rra­dor que da vi­da a "Bai­ley" en to­do mo­men­to de­ja cla­ro la sim­pli­ci­dad plas­ma­da en el al­ma y co­ra­zón de es­tos ani­ma­les tan no­bles. "Bai­ley" en to­do mo­men­to se pre­gun­ta por qué él exis­te, a qué vino a esta vi­da y por qué es que Et­han y su fa­mi­lia son sus due­ños, así que in­ten­ta­rá dar­le sen­ti­do a su exis­ten­cia con­for­me pa­san los días a la­do de su due­ño, con jue­gos, fe­li­ci­da­des, pro­ble­mas y ri­sas.

La te­má­ti­ca es un tan­to dra­má­ti­ca y có­mi­ca, am­bas com­bi­nán­do­se de muy bue­na ma­ne­ra, por mo­men­tos la cin­ta te ha­rá reír con si­tua­cio­nes bas­tan­te hi­la­ran­tes en­tre los pe­rros y sus due­ños de­pen­dien­do de la vi­da que le to­que a "Bai­ley" en cier­to mo­men­to, pe­ro tam­bién nos ha­rá sen­tir una cier­ta tris­te­za al pre­sen­ciar có­mo es que esas tan ama­das mas­co­tas nos de­jan o có­mo son tra­ta­das por cier­tas per­so­nas sin co­ra­zón al de­jar­los to­do el día en la ca­lle, en­ca­de­na­dos y con ham­bre.

El di­rec­tor in­ten­ta mos­trar que, el que ha te­ni­do un pe­rro co­mo mas­co­ta en­ten­de­rá me­jor que "los ani­ma­les se lle­gan a con­ver­tir en una par­te muy im­por­tan­te de nues­tras vi­das". La for­ma en

En me­dio de las de­nun­cias por mal­tra­to ani­mal que sur­gie­ron des­de el set de fil­ma­ción y la can­ce­la­ción de la pre­mier, el jue­ves se es­tre­nó en nues­tra ciu­dad esta pe­lí­cu­la fa­mi­liar, na­rra­da des­de la pers­pec­ti­va de un pe­rro.

co­mo es con­ta­da la his­to­ria, ya se ha vis­to an­tes, des­de pe­lí­cu­las co­mo Ba­be el chan­chi­to

va­lien­te, en don­de la na­rra­ción es­tá por de­cir­lo de una for­ma so­bre­pues­ta dan­do se­gui­mien­to a las ac­cio­nes del ani­mal, pe­ro cla­ro siem­pre si­guien­do la his­to­ria y el guión en cues­tión, aquí Bai­ley y los de­más pe­rros, com­bi­nan bas­tan­te bien con su na­rra­dor, en nin­gún mo­men­to se ve al­gu­na ac­ción por par­te del ani­mal for­za­da, to­do flu­ye con­for­me al guión y lí­neas de su na­rra­dor.

La his­to­ria es sim­ple, no bus­ca to­car pun­tos muy com­ple­jos en cuan­to a psi­co­lo­gía ani­mal y có­mo es que se com­bi­na con los se­res hu­ma­nos, la pe­lí­cu­la lo úni­co que bus­ca, es re­cal­car ese lazo tan fuer­te que se lle­ga a crear en­tre pe­rro y due­ño, tan­to bueno co­mo ma­lo, ya que así co­mo tra­ta te­mas ami­ga­bles tam­bién lo ha­ce con cier­tas si­tua­cio­nes tris­tes de có­mo es que cier­tas per­so­nas tra­tan a es­tos ani­ma­les de for­mas tan crue­les, pe­ro aun así de­jan­do muy cla­ro que el ani­mal y su no­ble­za no lle­ga a en­ten­der mal­da­des hu­ma­nas.

AZ­TE­CA NO­TI­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.