Dis­tor­si­vo. El im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos, un mal tri­bu­to que cues­ta re­em­pla­zar.

Su im­por­tan­cia fue cre­cien­do en el tiem­po da­do su ele­va­do po­ten­cial pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos fis­ca­les, so­bre to­do pro­duc­to del cen­tra­lis­mo de la úl­ti­ma dé­ca­da.

La Nueva - - ECONOMÍA. -

Dis­mi­nuir el cen­tra­lis­mo fis­cal que mues­tra la eco­no­mía ar­gen­ti­na y ha­cer más efi­cien­te el gas­to pú­bli­co pro­vin­cial son dos de los com­po­nen­tes cen­tra­les pa­ra me­jo­rar los re­gre­si­vos sis­te­mas tri­bu­ta­rios que mues­tran las ju­ris­dic­cio­nes sub­na­cio­na­les, con­clu­yó un in­for­me del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Aná­li­sis Fis­cal (IARAF).

Es que el Im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos (IIBB), un tri­bu­to co­no­ci­do por sus enor­mes dis­tor­sio­nes, lle­gó a ex­pli­ca has­ta el 75,7 por cien­to de las re­cau­da­cio­nes de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas al año 2015, unos 14 pun­tos por­cen­tua­les más con re­la­ción a 2003 y muy por en­ci­ma del 56,2% de la dé­ca­da del 90.

La si­tua­ción se per­pe­tua has­ta la ac­tua­li­dad, ya que el tri­bu­to si­gue sien­do la gran es­tre­lla de los sis­te­mas im­po­si­ti­vos pro­vin­cia­les.

"El im­pues­to a los IIBB es un im­pues­to de ti­po plu­ri­fá­si­co y acu­mu­la­ti­vo, que se ca­rac­te­ri­za por ser al­ta­men­te in­efi­cien­te des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pues ge­ne­ra los co­no­ci­dos efec­tos de acu­mu­la­ción y pi­ra­mi­da­ción que in­cen­ti­van de­ci­sio­nes dis­tor­si­vas en la asig­na­ción de los re­cur­sos", se­ña­lan los téc­ni­cos del IARAF.

En con­cre­to, co­mo el im­pues­to gra­va to­das las fa­ses de una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca (pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y ven­ta fi­nal) se acu­mu­la en ca­da una de es­tas, ori­gi­nan­do enor­mes dis­tor­sio­nes de pre­cios en­tre fa­ses, que, al fi- nal, ter­mi­na pa­gan­do el pro­pio con­su­mi­dor.

Ade­más, es muy di­fí­cil de iden­ti­fi­car (por­que se "me­te" en el pre­cio de ven­ta) lo que di­fi­cul­ta pa­ra quien adquiere un pro­duc­to -sea un clien­te fi­nal o un em­pre­sa­rio- co­no­cer cuan­to es­tá pa­gan­do del va­lor real de la mer­ca­de­ría y cuan­to de im­pues­to.

Por las cau­sas men­cio­na­das, "a fi­nes del si­glo pa­sa­do se co­men­za­ron a dar pa­sos ten­dien­tes a su gra­dual re­em­pla­zo por la vía in­di­rec­ta de re­du­cir o eli­mi­nar las alí­cuo­tas en las ac­ti­vi­da­des pri­ma­rias e in­dus­tria­les, lo que en la prác­ti­ca im­pli­ca­ba ir trans­for­mán­do­lo pau­la­ti­na­men­te en un im­pues­to al con­su­mo", ex­pli­ca­ron des­de el cen­tro con se­de en Cór­do­ba ca­pi­tal.

Sin em­bar­go a par­tir de la cri­sis de la con­ver­ti­bi­li­dad (año 2001-2002) se ha re­co­rri­do rá­pi­da­men­te un ca­mino in­ver­so en el cual la to­ta­li­dad de las ju­ris­dic­cio­nes pro­du­jo au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las alí­cuo­tas le­ga­les del im­pues­to y un fuer­te re­tro­ce­so de la can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des al­can­za­das con la alí­cuo­ta ce­ro.

Así las co­sas, en la úl­ti­ma dé­ca­da se ha­brían pro­fun­di­za­do las dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas ori­gi­na­das en IIBB.

Adi­cio­nal­men­te, a las ya co­no­ci­dos pro­ble­mas del Im­pues­to, se le su­mó un nue­vo ele­men­to an­te la ge­ne­ra­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes in­ter­ju­ris­dic­cio­na­les, fun­da­men­tal­men­te, aque­llas en las que el clien­te es un con­su­mi­dor fi­nal.

"El IIBB iem­pre ha te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra el tra­ta­mien­to de es­tas ope­ra­cio­nes, y en con­se­cuen­cia los fis­cos han apli­ca­do pre­sun­cio­nes pa­ra cap­tar es­tas ope­ra­cio­nes a tra­vés de los múl­ti­ples me­ca­nis­mos de re­cau­da­ción an­ti­ci­pa­da exis­ten­tes, que en mu­chos ca­sos han lle­va­do a si­tua­cio­nes de do­ble im­po­si­ción, su­man­do así una nue­va dis­tor­sión", ad­vier­ten des­de el IARAF.

La his­té­re­sis

Los eco­no­mis­tas Ariel Ba­rraud y Flo­ren­cia Mal­do­na­do, am­bos del IARAF, se­ña­lan en su es­tu­dio so­bre el im­pues­to a los IIBB que "en su afán de afian­zar­se co­mo cien­cia, la eco­no­mía to­mó pres­ta­do de otras cien­cias “du­ras” con­cep­tos co­mo el de his­té­re­sis, que es la ten­den­cia de un ma­te­rial a con­ser­var una de sus pro­pie­da­des, en au­sen­cia del es­tí­mu­lo que la ha ge­ne­ra­do".

El con­cep­to fue ex­tra­po­la­do a la cien­cia eco­nó­mi­ca pa­ra ex­pli­car por qué al­gu­nos fe­nó­me­nos co­mo el ele­va­do des­em­pleo de un pe­rio­do de cri­sis pue­de man­te­ner­se al­to, aún lue­go de que la cri­sis fue re­suel­ta.

"En el ca­so ac­tual, pue­de em­plear­se el con­cep­to de his­té­re­sis pa­ra in­vo­car la ra­zón por la cual un im­pues­to que el con­sen­so ge­ne­ral iden­ti­fi­ca co­mo ma­lo, ha pre­va­le­ci­do y ga­na­do im­por­tan­cia en pe­rio­dos en los que no ha­bía otra ra­zón pa­ra que ello ocu­rra que no fue­ra que era un im­pues­to “ma­lo co­no­ci­do” que re­cau­da­ba mu­cho di­ne­ro y de ma­ne­ra po­co vi­si­ble pa­ra los con­tri­bu­yen­tes lo­ca­les", agre­gan los pro­fe­sio­na­les del Ins­ti­tu­to.

En un idio­ma más pe­des­tre, es la apli­ca­ción de la fra­se “pro­vi­so­rio pa­ra siem­pre” tan ca­rac­te­rís­ti­ca in­clu­so de otros tri­bu­tos co­mo el im­pues­to al che­que y las re­ten­cio­nes a la ex­por­ta­ción que na­cie­ron co­mo tem­po­ra­les y ex­tra­or­di­na­rios du­ran­te la cri­sis de 2001 y 2002; y hoy si­guen for­man­do par­te es­ta­ble de la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ar­gen­ti­na.

Un po­co de his­to­ria

El im­pues­to a los IIBB ex­pe­ri­men­tó a ni­vel agre­ga­do un no­ta­ble cre­ci­mien­to en su vo­lu­men re­cau­da­to­rio, tan­to

El im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos ex­pe­ri­men­tó a ni­vel agre­ga­do un no­ta­ble cre­ci­mien­to en su vo­lu­men re­cau­da­to­rio, en tér­mi­nos ab­so­lu­tos.

La pre­emi­nen­cia de es­te tri­bu­to so­bre otros me­jo­res des­de el pun­to de vis­ta de la equi­dad dio lu­gar a sis­te­mas tri­bu­ta­rios sub­na­cio­na­les al­ta­men­te re­gre­si­vos.

en tér­mi­nos ab­so­lu­tos co­mo re­la­ti­vos, den­tro de la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria de los dis­tin­tos es­ta­dos pro­vin­cia­les.

Esta ma­yor pre­sión fis­cal ejer­ci­da tie­ne su co­rre­la­to en el he­cho de que la in­fluen­cia del im­pues­to a los IIBB co­mo com­po­nen­te ex­pli­ca­ti­vo del pre­cio al pú­bli­co de bie­nes y ser­vi­cios ha ex­pe­ri­men­ta­do un no­ta­ble cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años.

En el año 1993 el con­so­li­da­do pro­vin­cial ob­te­nía más de la mi­tad de sus re­cur­sos tri­bu­ta­rios pro­pios de es­te im­pues­to, aun­que la im­por­tan­cia re­la­ti­va era cla­ra­men­te dis­par en­tre pro­vin­cias.

La re­cau­da­ción só­lo de IIBB es­ta­ba con­te­ni­da 1,2 ve­ces en la ob­te­ni­da por la su­ma del res­to de tri­bu­tos en Bue­nos Ai­res (es de­cir, en cuan­to ex­ce­día el pro­du­ci­do por el im­pues­to a los IIBB con re­la­ción a la re­cau­da­ción del res­to de los tri­bu­tos pro­vin­cia­les), pe­ro do­ce años más tar­de di­cha ci­fra se ex­pan­dió ca­si tres ve­ces, por so­lo ci­tar un ejem­plo.

El pro­me­dio sim­ple pa­ra to­das las pro­vin­cias mues­tra que, en 2015, la re­cau­da­ción del im­pues­to a los IIBB es­ta­ba con­te­ni­da en ca­si 4 re­cau­da­cio­nes del res­to de los tri­bu­tos pro­vin­cia­les, un 63% más que en 2003 y un 125% más que en 1993, lo que mues­tra a las cla­ras la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción del tri­bu­to en las es­truc­tu­ras de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas.

Ma­yor re­gre­si­vi­dad

La ca­da vez ma­yor imo­por­tan­cia re­cau­da­to­ria del im­pues­to que gra­va los IIBB con­tras­ta con una pér­di­da de par­ti­ci­pa­ción de los tri­bu­tos In­mo­bi­lia­rio y Au­to­mo­tor, que, en opo­si­ción, mos­tra­ron caí­das en su apor­te a los ni­ve­les de re­cau­da­ción in­clu­so en la ac­tua­li­dad, pro­fun­di­zan­do la re­gre­si­vi­dad del sis­te­ma tri­bu­ta­rio sub­na­cio­nal.

Es­to se de­bió a que, prin­ci­pal­men­te en el ca­so del Im­pues­to In­mo­bi­lia­rio, no fue has­ta el año 2007 que se co­men­zó a ac­tua­li­zar el va­lor de las pro­pie­da­des a los efec­tos de re­co­no­cer la va­lo­ra­ción no­mi­nal (y tam­bién real) del va­lor de las mis­mas, fru­to del pro­ce­so in­fla­cio­na­rio.

Si bien a par­tir de ese año co­men­zó una ge­ne­ra­li­za­da po­lí­ti­ca de ajus­tes de ba­se im­po­ni­ble de los in­mue­bles, el mis­mo sir­vió pa­ra que es­te tri­bu­to fre­na­ra su de­cli­na­ción, pe­ro no pa­ra re­cu­pe­rar sus ni­ve­les his­tó­ri­cos de apor­te a los re­cur­sos pro­vin­cia­les.

La ten­den­cia des­ta­ca­da se pro­fun­di­zó a par­tir del años 2008 co­mo con­se­cuen­cia de los ge­ne­ra­li­za­dos in­cre­men­tos de alí­cuo­tas le­ga­les del im­pues­to a los IIBB.

Una opor­tu­ni­dad

La pre­emi­nen­cia de IIBB so­bre otros tri­bu­tos con­si­de­ra­dos me­jo­res des­de el pun­to de la equi­dad , (co­mo los im­pues­tos pa­tri­mo­nia­les In­mo­bi­lia­rio y Au­to­mo­tor), dio lu­gar a sis­te­mas tri­bu­ta­rios sub­na­cio­na­les al­ta­men­te re­gre­si­vos e in­efi­cien­tes.

Por en­de, la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da de­be­ría ser que IIBB re­sig­ne par­ti­ci­pa­ción en la re­cau­da­ción men­sual de las pro­vin­cias, pa­ra, en for­ma pau­la­ti­na, de­vol­ver­le lu­gar a los pa­tri­mo­nia­les.

Sin em­bar­go, des­de el IARAF ad­vier­ten "la re­duc­ción en la im­por­tan­cia re­la­ti­va de otras fuen­tes tri­bu­ta­rias pro­vin­cia­les abre la po­si­bi­li­dad que, en el mar­co de una dis­cu­sión se­ria y pro­fun­da de la re­for­mu­la­ción del sis­te­ma tri­bu­ta­rio sub­na­cio­nal, la sus­ti­tu­ción del im­pues­to a los IIBB no se li­mi­te so­la­men­te a su re­em­pla­zo di­rec­to por otro tri­bu­to, sino que se va­ya a una mo­di­fi­ca­ción más in­te­gral".

En ese mar­co, bre­ga­ron por la po­si­bi­li­dad de tras­pa­sos de po­tes­ta­des tri­bu­ta­rias en­tre Na­ción y Pro­vin­cias e in­clu­so la mo­di­fi­ca­ción del sis­te­ma de co­par­ti­ci­pa­ción.

ARCHIVO LA NUE­VA.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.